Este es el pastel de requesón perfecto y está hecho con tvorog ruso

Daria Sokolova
¿Quieres un postre sano y ligero? Prepara el tvorózhnik. Pero primero, encuentra su verdadero ingrediente principal.

Rusia es un paraíso para los amantes de los productos lácteos, con eltvorog disfrutando de una inmensa popularidad. Algunos traducen esta palabra como “cuajada”, mientras que otros se refieren a ella como requesón. Entonces, ¿cuál es el verdadero tvorog ruso? Veámoslo.

Las múltiples caras del tvorog

Si deseas encontrar un análogo en el extranjero para el tvorog ruso, sólo será posible en una tienda rusa donde el tvorog esté hecho sin azúcar ni sal y tenga una estructura granular. Los dos tipos más comunes de tvorog se venden en bloques sólidos o desmigado en paquetes. El formato clásico debe consistir sólo en leche y fermento. La palabra en sí tiene una raíz común con el verbo ruso crear (tvorit); significando lácteo creado.

Normalmente traducido como requesón, el tvorog se parece al queso casero ruso, una masa granular desmenuzable con un sabor salado. También hay un requesón en bloques sin sal, con crema o mermelada, por lo general añadida. El tvorog suave, que es similar al quark o a la cuajada, también se hace con crema, pero no es granulado ni desmenuzado. Si se añaden pasas y azúcar, se obtiene una masa de cuajada que se utiliza para rellenos de pastelería, o se come con cucharada. Los rusos también hacen trozos glaseados con esta esta masa, uno de los dulces favoritos de los niños.

El tvorog es muy saludable y contiene calcio, magnesio, hierro, vitaminas y no tiene lactosa. La cocina rusa disfruta de muchas recetas con tvorog, debido  especialmente a su corta vida útil. El tvorog casero se conserva sólo 72 horas, mientras que el que se compra en las tiendas se conserva no más de dos semanas.

¡Simplemente, prepáralo!

El tvorog clásico es a menudo un ingrediente principal en la repostería, y hay dos platos muy populares que lo utilizan: 1) sírniki, que deriva de sir (queso); y 2) zapekanka, que deriva de la palabra horneado.

Hay una teoría interesante sobre por qué el tvorog se conoce como queso. En los idiomas eslavos antiguos, la palabra queso era la misma tanto para el queso como para el tvorog. Estrictamente hablando, el tvorog es una "preparación para el queso, y si se deja bajo presión se convierte en queso en el sentido moderno de la palabra. En la lengua rusa de hoy en día, estos productos, por supuesto, tienen palabras diferentes, pero en otras lenguas eslavas, como el serbio y el ucraniano, la palabra antigua permanece. En realidad, los nombres de algunos platos rusos hechos con tvorog todavía se entienden como quesos, como es el caso de los sírniki.

El tvorog es también la base de rellenos dulces y coberturas, por ejemplo, las populares sochen o sóchnik, que son galletas con tvorog dulce en su interior. También están las empanadas redondas vatrushki, en las que se agrega tvorog a la masa y a la crema. Además, este requesón rusose puede utilizar para hornear deliciosos y delicados pasteles.

Tvorózhnik: tarta de queso al estilo ruso

La tarta conocida como tvorózhnik consiste en tvorog y una delgada masa de pastelería (en algunas recetas se hornea sin ella). Recetas similares se pueden encontrar en la cocina alemana (Käsekuchen), francesa (gâteau au fromage blanc) y estadounidense (cheesecake). Un hecho interesante: En Alemania existe un pastel de requesón a base de chocolate y decorado con trozos de masa que se llama, por alguna razón, ruso". La versión rusa utiliza el clásico tvorog, mientras que en las recetas extranjeras se utiliza el queso blando (quark, o Philadelphia). La receta del pastel requiere de una pequeña fuente para hornear de 20-24 cm de diámetro.

Ingredientes

Para la masa:

  • 80 g de mantequilla
  • 160 g de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de azúcar
  • levadura en polvo

Para el relleno:

  • 400 g de tvorog
  • 160 g de nata con 20% de grasa
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de almidón 

Preparación:

1. Mezcla la mantequilla fría y la harina, amasando la mantequilla con las manos. Añade la levadura en polvo, el azúcar, el huevo y amásalo todo. Debe ser elástica y no deshacerse. Deja la masa en un lugar fresco, bajo un trapo, durante 30 minutos.

2. Deja reposar la masa y haz un delicioso relleno de tvorog. Separa las yemas de las claras y añade el azúcar. Y aquí está la parte más difícil: agrega el tvorog presionado a través de un tamiz. Esto lo hace más esponjoso, para que se derrita en la boca. Por separado, bate las claras de huevo con una batidora hasta que estén bien mezcladas y añádelas suavemente a la masa. Pon el almidón y la nata al relleno y mezcla de arriba abajo hasta que todo quede homogéneo.

3. La masa está lista, así que toma tu bandeja de hornear, extiende el fondo y forma lados altos. Lo ideal es que los laterales estén  al nivel del relleno. Agrega el relleno y coloca la tarta en un horno precalentado a 180 grados durante 1 hora. Durante los primeros 45 minutos no abras el horno. Luego, cuando el pastel está casi listo, apaga el horno y déjalo por un rato en su interior. Se recomienda no hornear durante más de una hora porque la masa quedaría demasiado seca.

Hay que dejar al tvorózhnik enfriar ligeramente, luego córtalo y sírvelo con mermelada, bayas y salsa dulce. Dicen que está especialmente delicioso al día siguiente, pero no tuvimos oportunidad de averiguarlo porque rápidamente devoramos el pastel. Sin embargo, si tienes éxito, escríbenos en la sección de comentarios a continuación.

¡Priátnogo appetita!

Si te gustó este texto, mira de vez en cuando en nuestra sección de cocina. ¡Tenemos deliciosas recetas de todo tipo!

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies