Cómo hacer creer a tus amigos y familiares que viajaste a Rusia sin poner un pie en el país eslavo

Konstantín Kokoshkin/Global Look Press
Descubre por qué Moscú se parece a un fin de semana salvaje y San Petersburgo a una película, y cuenta todo con detalle.

Imagínate que todo el mundo sabía que ibas a Rusia para la Copa Mundial de la FIFA 2018 Rusia™ (o por cualquier otra razón), pero de repente tu vuelo sufrió overbooking, se canceló, o te diste cuenta de que no podías solicitar un visado ruso… ¡todos sus planes de viaje, de pronto, arruinados!

Admitir que te has perdido el mayor evento deportivo del mundo es un poco embarazoso. En vez de sufrir por ello, mantén la calma: sí, no has estado en Rusia, pero sabes cómo hacer que parezca que si.

Describir y elaborar

En la mayoría de los casos, sólo necesitarás unos segundos para transmitir una firme impresión de que ha visitado Rusia y ni siquiera tendrás que inventarte demasiadas cosas.

Tu mejor forma de proceder es encogerse de hombros ante las preguntas demasiado concretas, definiendo a Rusia con un solo concepto. Comenta que hace frío, es enorme o salvaje y sigue caminando, porque nuevas preguntas serían más difíciles de esquivar.

Si el curioso te acorrala, no tienes otra opción que inventarte las respuestas. Aquí hay algunas líneas de apertura que pueden ser útiles.

“Moscú es como despertarse por la mañana después de un fin de semana salvaje con la cabeza pesada y encontrar un vaso de leche y Alka-Seltzer junto a la cama”, dice Galina Safrónova, que ha vivido en Moscú toda su vida.

Tras soltar esta elaborada metáfora, complétala con una explicación práctica: Moscú es un lugar muy movido y no se puede evitar caer en su fuerte apretón de manos, pero con el tiempo se llega a amar por los regalos inesperados que deja en su camino.

En un extraño contraste, los terribles atascos de tráfico son tranquilos, gracias a que cuenta con uno de los mejores sistemas de metro del mundo, las obras maestras de la arquitectura eclipsan a los feos bloques de apartamentos, y las fiestas salvajes son mecidas por una suave transición a los mejores desayunos o parques asombrosamente hermosos justo en el centro de la ciudad.

San Petersburgo, la antigua capital de Rusia, es diferente. Tu percepción dependerá en gran medida del caprichoso clima. Durante las noches blancas, San Petersburgo es la mejor ciudad del mundo. Sin embargo, unos 300 días al año no hay nada de sol, en esos días la ciudad se parece a una película de cine en blanco y negro que quiere terminar lo antes posible, dijo Alexéi Diachenko, nacido en la capital del norte.

No importa cómo describas Moscú y San Petersburgo a tus amigos, toma una postura inflexible sobre qué ciudad es la mejor. Hay una larga tradición de tomar partido y discutir sobre cuál es mejor, el frenético Moscú o el soñoliento San Petersburgo.

Use metáforas para describir otras ciudades también. Por ejemplo, Anastasia Sótnikova, una rusa nacida en Kaliningrado, dice que su ciudad natal es como haber ganado la lotería sólo para darse cuenta de que la mitad del dinero del premio son impuestos a pagar. Lo que quiere decir es que su ciudad natal se parece mucho a Baviera, una ciudad de carácter europeo, sólo que está en Rusia.

Sochi, la capital olímpica de Rusia, es como enamorarse durante las vacaciones de verano: el enamoramiento inicial se transforma en un afecto estable a medida que los largos días de verano disminuyen y el invierno entra en juego.

Cuando digas cualquier cosa sobre las ciudades rusas, aspira a ser lo más poético posible en tu explicación. Visitar Rusia es realmente una experiencia única en la vida.

Alabar, condenar y comparar

Oponte al “orden de las cosas” en Rusia. Digamos que la sensibilidad rusa te ha dejado sin palabras: protestan cada vez que se menciona su tristeza omnipresente y el mal estado de las carreteras. Odian a los ricos y los guardias de seguridad y apenas pueden mantener su hábito de beber. Añade algunos detalles jugosos sobre una fiesta con rusos que nunca tuviste.

Sorprende a tu audiencia dando un giro de 180 grados y elogia las cosas que te sorprendieron en Rusia. Menciona que su metro se parece más a un museo y funciona impecablemente, que sus hombres son bestias intrépidas pero quijotescos en el fondo, y que sus mujeres son insuperables.

Siempre describe lugares desconocidos con nociones familiares. Es útil comparar una tierra que nadie ha visitado con tu país de origen. Supongamos que el acceso a Internet en Rusia es mucho más barato que en tu patria y que las etiquetas de precios en las tiendas ya incluyen el IVA, pero menciona que estabas cansado de su forma suicida de conducir, festejar y celebrar  las cosas más inusuales, como el Día de las Tropas Aerotransportadas, por ejemplo.

Todas las preguntas cesarán cuando les entregues a tus amigos recuerdos de alta clasecomprados en Rusia”. Pero tendrás que negociar la entrega, claro.

Si te gustó este texto, lee aquí 10 razones por las que no viajar nunca a Rusia 

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pulsa aquí y recibe cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies