Guía básica para sobrevivir al volante en Rusia

Getty Images
"¿A qué ruso no le gusta conducir rápido?" Esta pregunta retórica la hizo el gran escritor ruso del siglo XIX, Nikolái Gógol. Desde entonces, no ha cambiado nada, incluso hay carreteras que en muchos sitios siguen siendo iguales.

Relga № 1: El límite de velocidad no es lo que parece

Los rusos son muy buenos en las matemáticas. Siempre cuando ven una señal que marca un límite de velocidad, le añaden 20 km/h más. Ese es el umbral para ser multado en Rusia. En algunas regiones le pueden detener por un exceso de velocidad de 10-15 km/h, pero generalmente es una excepción. En las grandes ciudades la regla más común es: "el límite de velocidad + 20".

"El límite de velocidad + 20". Fuente: Artiom Zhiténev/RIA Novosti"El límite de velocidad + 20". Fuente: Artiom Zhiténev/RIA Novosti

Si usted sigue los límites de velocidad al pie de la letra, o va más lento, entonces algunos conductores pensarán que usted es un principiante, le tratarán mal y le mirarán con desprecio. Si usted conduce demasiado lentamente incluso puede ser parado por la policía. Según su lógica, usted debe de estar borracho y trata de evitar un accidente conduciendo con demasiada precaución.

Regla № 2: No mire a los ojos de otros conductores

Si le corta a alguien el paso, o simplemente hace un movimiento tonto en la carretera, no mire a los ojos del otro conductor. Si lo hace, él también le mirará muy fijamente a usted, y si usted le quita la mirada puede surgir un conflicto.

La mejor opción es tener los cristales tintados. De todas formas, no le gustaría conducir en un acuario,¿verdad? Así piensan muchos conductores rusos. Incluso la multa de 500 rublos (unos 9 dólares) no les impide teñir sus parabrisas y ventanas laterales.

Regla № 3: El intermitente no sirve para nada

Lo bueno es que estos automóviles todavía no saben volar. En las carreteras rusas hay que estar preparado a que cualquiera se mueva en cualquier dirección y en cualquier momento. Algunos conductores piensan que solo los principiantes, las mujeres o las personas que tienen demasiado tiempo libre se molestan en usar el intermitente.

En cambio, las luces de emergencia se utilizan mucho. Aquellos conductores que no saben dónde está el intermitente tienden a usar las luces de emergencia. Por ejemplo, cuando se desvían delante de usted, las encienden de inmediato. Tal vez, con esto quieren decir ”lo siento”, o que ”le falta un tornillo”. Nunca puedes estar seguro.

En general, poner las luces de emergencia equivale a dar las gracias o decir: “Ten cuidado, voy a retroceder hacia este sitio estrecho en el parking, así que pítame si quieres que me pare”.

Regla № 4: Aléjese de los coches cuando el semáforo se pone en verde

Un clásico de la mentalidad de algunos conductores rusos: cuando el semáforo se pone en verde o amarillo, pisa el gas tan fuerte como puedas. Tiene que estar preparado para ello. No arranque demasiado pronto, en cuanto se encienda la luz. Es mejor escuchar durante un segundo o dos los pitidos de atrás que tratar de competir con estos “Schumachers”.

Regla № 5: Prepárese para los atascos

Si se encuentra conduciendo por una carretera vacía en Moscú (o cualquier otra gran ciudad rusa), asegúrese de que va por el camino correcto. Tal vez esta carretera le lleve al fin del mundo... Es difícil encontrar el momento y el lugar en el que no haya atascos en las grandes ciudades rusas.

Fuente: Vladímir Serguéiev/RIA NovostiFuente: Vladímir Serguéiev/RIA Novosti

Puede intentar ahorrar tiempo utilizando las aplicaciones como Yandex.Maps o Google Maps, que muestran el tráfico en tiempo real. Yandex incluso es capaz de predecir el tráfico para las próximas horas.

Como en otros lugares del mundo cuando hay un atasco aparecen mendigos pidiendo dinero,  vendedores que ofrecen cargadores de coche para los móviles, ramos de flores e incluso los spinners, folletos publicitarios y periódicos gratuitos.

Otra observación interesante es esa gente lista que intenta utilizar el borde de la carretera con eficacia. Dejan atrás enorme nubes de polvo y empeoran aun más la situación cuando tratan de fusionarse con el tráfico antes de que el borde de la carretera se convierta en una valla, o haya una cámara de tráfico delante.

Regla № 6: El tamaño importa

Hay dos reglas principales sobre quién tiene que ceder el paso en las carreteras rusas. La primera regla es universal: ceda el paso a eso que siempre tienen prisa y no les importa superar los límites de velocidad, conducir por el borde de la carretera o no usar el intermitente. Estará mejor si les deja pasar.

Otra regla: ante la duda, los grandes coches tienen la prioridad. Es probable que esto suene a algo poco inteligente o medieval, pero sea indulgente. Déjeles jugar con sus grandes VUDs de color negro. Dejarles pasar es una forma de mirarles por encima del hombro.

***

Ya está. Conduzca de forma segura, diviértase en las carreteras rusas y no olvide de usar la dashcam: nunca se sabe cuándo le tocará grabar una gran película.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.