Esta fue la primera arma creada por Kaláshnikov

Kalashnikov media
Antes del AK-47, Mijaíl Kaláshnikov creó una subametralladora que acabó siendo usada por, prácticamente, todos los tanquistas de la Unión Soviética.

En 1942, el futuro diseñador de armas de fama mundial y entonces sargento de tanque Mijaíl Kaláshnikov fue herido y hospitalizado, tras lo cual no pudo volver al frente para luchar contra la Alemania nazi.

Tumbado en su cama de hospital, Kaláshnikov comenzó a trabajar en un arma, que (él creía) necesitaba el ejército soviético: una nueva subametralladora compacta para las tripulaciones de tanques.

La metralleta Kaláshnikov

Subametralladora alemana MP40

El joven ingeniero llevó sus bocetos y planos a una fábrica de armas en Tashkent (Uzbekistán), donde pudo desarrollar el primer prototipo de un arma de pequeño tamaño con culata plegable, similar a la subametralladora alemana MP38-40.

El arma de Kaláshnikov tomó prestado el cargador de 25 cartuchos de pequeña capacidad de la ametralladora más utilizada en ese momento, la ligera Degtiarev, y se le añadió una empuñadura frontal para mejorar su ergonomía.

Kaláshnikov estaba convencido de que las tripulaciones de los tanques necesitaban una subametralladora así porque quedaban completamente a merced de los rifles automáticos del enemigo cuando sus blindados eran inmovilizados o destruidos. Armados con una nueva arma compacta, los equipos de tanques se sentirían más seguros enfrentándose a los invasores alemanes a distancias de 50 metros”, explica Vadim Koziulin, profesor de la Academia Rusa de Ciencias Militares.

El destino del arma queda decidido

Ak47

Después de las pruebas en Tashkent, en febrero de 1943 Kaláshnikov se dirigió a Moscú para los ensayos estatales de su invento por el Ministerio de Defensa ruso.

“El arma mostró resultados mediocres: dejó de disparar y se atascó varias veces durante las pruebas de combate. Al final, perdió frente a las ametralladoras Shagin y Sudaev, dos armas automáticas de alta tecnología (para la época) fabricadas por eminentes diseñadores con los que los militares habían trabajado durante muchos años”, añadió Koziulin.

Como resultado, la metralleta Sudayev fue seleccionada como arma de guerra del ejército, pero Kaláshnikov al menos empezó a ser conocido en los círculos del ejército.

Después de 1943, el inventor fue enviado a una fábrica de armas en Izheisk, donde comenzó a trabajar en un nuevo rifle de asalto para el ejército soviético, que pasaría a la historia como el AK-47.

Para más detalles sobre el AK-47 y la colaboración de Kaláshnikov con los ingenieros alemanes en Izhevsk, vea nuestro artículo separado. 

Especificaciones técnicas de la subametralladora Kaláshnikov:

Peso: 2.9 / 3.233 kg

Longitud: 750 / 535 mm

Longitud del cañón: 250 mm

Cartucho: 7.62x25 mm TT

Calibre: 7,62 mm

Acción: retroceso retardado por tornillo

Velocidad de disparo: 824 rondas/min

Campo de visión: 500 m

Municiones: Cargador de caja desmontable de 30 disparos

Tipo de mira: rampa

Pincha aquí si quieres saber cuáles son los países que tienen un AK-47 en su bandera. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies