¿Qué vehículo ruso es el mejor para combatir incendios?

Algunos vehículos especiales rusos de extinción de incendios eran antes carros de combate. Sin embargo, en lugar de hacer fuego, ahora se encargan de sofocarlo.

Camión de bomberos Freze.

El primer camión de bomberos ruso, diseñado por Piotr Freze, debía sustituir a los vagones de trenes contra incendios. Sin embargo, sólo un ejemplar vería la luz, recorriendo las calles de San Petersburgo en 1904.

Ruso-Balt D-24/40.

El mejor camión de bomberos de la Rusia prerrevolucionaria fue el D-24/40, diseñado por Ruso-Balt, el principal fabricante de automóviles del país. Durante la Primera Guerra Mundial, fueron convertidos en ambulancias y enviados al frente de batalla.

Camión de bomberos ruso hecho a base vehículos extranjeros.

En los primeros años después de la Revolución, la lucha contra los incendios en la Unión Soviética se encontró sumida en una profunda crisis. Sólo se disponía de una docena de camiones de bomberos para el enorme país. Además, en la Unión Soviética no quedaba ninguna fábrica que produjera equipos contra incendios.

Sin embargo, el Gobierno comenzó a ocuparse del problema y en 1926 apareció el primer camión de bomberos soviético, capaz de transportar ocho efectivos. Su diseño fue basado en el primer camión soviético, el AMO-F-15.

YaG-10.

Modelos posteriores, basados en los camiones YaG-4 y YaG-10, podían transportar cuatro veces más agua que el AMO-F-15, mientras contaban con una tripulación de sólo cuatro bomberos.

ZiS-11.

En 1934 la Unión Soviética diseñó su primer camión de bomberos original, el ZiS-11, que no se basaba en otros modelos civiles, sino que estaba especialmente diseñado para transportar equipos de extinción de incendios. Los bomberos soviéticos adoraban este modelo por su potente motor, que permitía el funcionamiento simultáneo y efectivo de cuatro mangueras. Un vehículo con una tripulación de 12 personas podía controlar por si solo un fuego de tamaño mediano, de manera casi inmediata.

En los años 1950-1960 la Unión Soviética comenzó a producir varios tipos de vehículos especializados de extinción de incendios. Por ejemplo, un camión para bomberos de aeropuerto, especializado en la extinción de aeronaves en llamas. O vehículos de reconocimiento para la lucha contra incendios diseñados para atravesar terrenos radiactivos y altamente contaminados.

El fiable AC-40(130)-63B, basado en el ZiL-130, fue el camión de bomberos soviético más popular del país. Símbolo del servicio de bomberos soviético, se convirtió en el vehículo de este tipo más producido en la URSS (se fabricaron más de 1.000 ejemplares).

Giurzá.

El moderno complejo móvil ruso de extinción de incendios, conocido como Giurzá (víbora de Levante), no sólo extingue fuego, sino que cuenta con equipos para cortar fácilmente metal si esto es necesario.

SPM.

Desde los años 50, además de los camiones de bomberos tradicionales, Rusia utiliza vehículos especiales de extinción de incendios basados en carros de combate y vehículos blindados de transporte de tropas. Uno de los últimos modelos de estos vehículos especiales contra incendios (SPM, por sus siglas en ruso) está basado en el tanque T-80. Su cabina blindada protege a los bomberos de la metralla en caso de que el vehículo se despliegue en un depósito de municiones en llamas.

Pincha aquí para leer la historia de un niño de 9 años que se pasó un mes troleando a una estación de bomberos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies