Cuando el tamaño importa: así fueron los aviones más gigantescos de la URSS y Rusia (Fotos)

Rusia ha sido el lugar de nacimiento de algunos aviones increíblemente grandes. Te los mostramos en esta galería.

El Iliá Múromets fue un avión ruso pionero diseñado y construido por Ígor Sikorski justo antes de la Primera Guerra Mundial, en 1913. Bautizado con el nombre de un personaje de la mitología eslava, fue el primer avión cuatrimotor del mundo. También se convirtió en el primer avión de pasajeros. A diferencia de su predecesor, contaba con una cómoda cabina de pasajeros separada de la zona de pilotaje, algunas camas y un baño. Uno podía disfrutar de las vistas desde los soportes del ala inferior.

Desde el comienzo de sus vuelos a finales de 1913, el Iliá Múromets estableció varios récords mundiales. En febrero de 1914, llevó al cielo a 16 personas y a un perro, que en total pesaban casi 1.300 kilos, dos veces más de lo que un avión podía poner en vuelo hasta entonces. Sin duda, esto ayudó cuando, al empezar la guerra, el aparato se convirtió en un avión militar. En diciembre, varios aviones Iliá Múromets formaron el primer escuadrón de bombarderos de la historia.

Diseñado en 1930, el bombardero TB-3 (Bombardero Pesado-3) era un enorme avión cuatrimotor. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue utilizado como bombardero y  avión de carga. Sin embargo, también participó en un proyecto muy especial: el proyecto Zvenó. El TB-3 se utilizó como una nave nodriza que debía trasportar algunos aviones de combate que se convertían a menudo en bombarderos. Llevaba de dos a cinco de esos aviones. El concepto tuvo éxito en el primer período de guerra cuando el Zvenó fue utilizado para bombardear algunos objetos estratégicos en Rumania, aliado de Hitler en ese momento.

El avión más grande del mundo de los años 30 fue el Maxim Gorki. El aparato, diseñado por la oficina Túpolev tenía ocho motores y una envergadura de 63 metros. Podría haber acomodado hasta 70 pasajeros. El avión, que llevaba el nombre del escritor ruso Maxim Gorki, estableció algunos récords mundiales de capacidad de carga. También fue empleado con fines propagandísticos y estaba equipado con un potente aparato de radio, “la voz del cielo”. Despegó por primera vez en 1934, pero ya al año siguiente fue destruido en un accidente aéreo acaecido durante un vuelo de demostración. La gigantesca aeronave fue impactada por un avión de combate que le acompañaba, muriendo 49 personas en el accidente.

El Antónov An-22 Antéi es el avión turbopropulsado más grande del mundo diseñado hasta nuestros días. Fue desarrollado por la Oficina de Diseño de Antónov a mediados de la década de los 60 y fue fabricado hasta mediados de los 70. El avión fue desarrollado para el transporte militar de las tropas aerotransportadas soviéticas, pero también fue ampliamente utilizado para llevar a cabo misiones humanitarias. A pesar de su gran tamaño (fue el primer avión soviético de fuselaje ancho), es capaz de despegar desde pistas de aterrizaje cortas y sin pavimentar. El An-22 asombró a los visitantes del Salón Aeronáutico de París de 1965, ya que no habían visto nunca un avión capaz de transportar 60 toneladas a una distancia de 5.000 kilómetros.

Otro aparato de Antónov, el An-124 Ruslán es el avión de transporte militar más grande del mundo. En la década de los 1980, era el avión de carga de peso bruto más pesado del mundo. Fue diseñado para ser capaz de transportar piezas de lanzamisiles balísticos y artículos extraordinariamente grandes y necesarios para proyectos de construcción civil. De este modelo fueron los aviones rusos que se utilizaron para transportar 140 toneladas de equipo de música para el primer espectáculo de Pink Floyd en Moscú en 1989 y aún más, 310 toneladas, para el concierto de Michael Jackson en Rusia a principios de la década de los 90. De vez en cuando, aparecen informes en Rusia sobre la posibilidad de reanudar la producción de los Ruslán (detenida a mediados de la década de 2000), pero el hecho de que la Oficina de Diseño de Antónov esté situada en Ucrania hace que sea difícil de que esta idea se haga realidad.

El Túpolev Tu-160 es el avión militar supersónico más grande y poderoso. También es el bombardero estratégico más rápido. Tiene alas de geometría variable. En Rusia, se le llama “Cisne Blanco” y las fuerzas de la OTAN le bautizaron como “Blackjack”. Diseñado en la década de los 80, el Tu-160 constituye la columna vertebral de la fuerza aérea estratégica rusa.

Construido a mediados de los años 80, el Antónov An-225 Mriya sigue siendo el avión más grande del mundo. Posee el récord mundial de transporte aéreo de mercancías con un peso de 253 toneladas. La aeronave fue diseñada para transportar los propulsores de los cohetes y la nave espacial Burán del programa espacial soviético. Sólo se ha construido un avión de este tipo. Ahora se encuentra en Ucrania, país sede de la Oficina de Antónov.

Pincha aquí para conocer 10 aviones soviéticos que ganaron la Segunda Guerra Mundial.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies