El hashtag que reabre el debate sobre las agresiones sexuales en Rusia

#NoTengoMiedoADecirlo sacude las redes sociales.

#NoTengoMiedoADecirlo sacude las redes sociales.

Vostock-Photo
La semana pasada miles de personas en Facebook hablaron sobre las agresiones sexuales a mujeres tras una campaña que ha tenido un éxito inesperado. Las propias mujeres confesaban lo que les había ocurrido. En Rusia no hay un debate público abierto sobre este tema, que se considera algo vinculado a la vida íntima y privada.

"Quiero que nosotras, las mujeres, hablemos hoy. Que hablemos de la violencia que la mayoría de nosotras experimentamos. [...] No somos culpables, la culpa es siempre del agresor. No tengo miedo a decirlo", escribía la periodista ucraniana Anastasia Melnichenko en su página de Facebook, el pasado 5 de julio.

Melnichenko creó el hastag #yaNeBoyusSkazati (No tengo miedo a decirlo) y compartió su historia de abusos sexuales, que ocurrió cuando tenía seis años. Su confesión provocó una oleada de historias de mujeres que habían sufrido violencia sexual. Cientos de mujeres ucranianas confesaron públicamente-muchas de ellas por primera vez- lo que les había ocurrido. Posteriormente comenzaron a hacer uso del hashtag las mujeres rusas.

"Estuve callada tanto tiempo"

"Cuando tenía 19 años me violó el amigo de un amigo de la familia", escribe Julia Lapitski. "No puedo hablar de los detalles, pero nunca olvidaré su cara encima de mí. [...] Estoy muy orgullosa de todas las que hablan sobre esto ahora y estoy orgullosa de mí. Estuve callada tanto tiempo".

“Era verano, un día claro”, escribe Aliona Vladimírskaia, fundadora de la agencia de contratación Pruffi.

"Estaba embarazada y volvía a casa de una tienda. No me sentía bien. Estaba algo enferma. Un hombre entró en el edificio de casa detrás de mí. Sabes, nunca pensé que tendría que tener cuidado de los hombre en este estado.. En la escalera me empujó contra la pared y sacó un cuchillo. Tenía mucho miedo de perder el niño cuando me quitó la chaqueta”.

Las historias implican a profesores, amigos de los padres, entrenadores, amigos, compañeros de clase... No todas terminan en violencia física, algunas son agresiones menos brutales, otras dicen que no entendían del todo lo que estaba pasando y que no les afectó a su vida posterior. A muchas de ellas no las creían, incluso las personas más cercanas. "Me decían que estaba mintiendo", "mis padres empujaron la historia a un lugar distante, al compartimento más oscuro de la memoria, y nunca, nunca, lo volvieron a recordar".

Reacción masculina

Entre los hombres hubo una fuerte reacción. Mayoritariamente había sorpresa y muestras de apoyo. Aunque no faltaron los escépticos y el sarcasmo. Pasha Komnov escribió que lo más importante en Facebook es conseguir algo popular y el apoyo de los simpatizantes.

Otros admitían que habían sido agredidos sexualmente por otros hombres. "Salimos a un balcón de salida de emergencias entre el primer y el segundo piso. Entonces el hombre me dio un golpe en el pecho. Caí a sus pies y empezó a a soltarme el cinturón", decalra Alexéi Ametov, CEO de la editorial Look At Media. Durante unos segundos me quedé helado, tratano de saber qué hacer en una situación como esa.

La salida del infierno

Actualmente se habla de la campaña #NoTengoMiedoADecirlo  como algo cercano a lo heroico y una importante acción para luchar contra el miedo. Fue inesperado encontrar tal cantidad de confesiones en las redes sociales . "Hablas con un amigo, tomas café. Todo está bien", escribe Bogdan Zrobok. Luego llegas a casa y ves #NoTengoMiedoADecirlo y te das cuenta de que la violencia está mucho más cerca de lo que antes pensabas".

En la sociedad rusa no se ha abierto un debate público sobre esta cuestión porque se percibe como algo "indecoroso". “La gente tiene miedo de hablar de ello porque es algo de la esfera íntima”, explica a RBTH María Mojova, que dirige Hermanas, un centro de apoyo a las víctimas de violencia sexual.

"Todavía hay muchos países en los que se considera a los que sobreviven como alguien 'corrompido", explica Mosjova. "También había muchos prejuicios en la URSS. La gente solía esconderlo, si es que era posible, y se vivía con ese dolor dentro".

La crítica teatral Alla Shenderova escribió.

"Oí en la radio que si hacia click en ese hashtag iba a ver lo que era el infierno. Lo hice y me parece que es al contrario. Esta campaña no es un camino al infierno sino que es el camino para SALIR DEL INFIERNO".

Mojova cree que la compaña tendrá un verdadero efecto si es capaz de abrir un debate público real.

"Pero tengo serias dudas porque el Parlamento está de vacaciones y todo el mundo disfruta del verano", explica. "Cuando vuelvan habrá elecciones y este tema volverá a  quedar enterrado".

Lea más:

Por qué las mujeres rusas suelen rechazar el feminismo

Los roles de género están muy marcados en la sociedad rusa, pero al contrario que en otras partes del mundo, no hay un movimiento feminista importante. Quizá la razón de que sea así esté en el comunismo soviético.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies