Polémica propuesta de la Duma pretende restringir el derecho al aborto

Fuente: Shutterstock / Legion Media

Fuente: Shutterstock / Legion Media

Si se aprueba la propuesta de la Duma Estatal, las mujeres rusas que quieran abortar van a tener pronto más dificultades, ya que solamente se les permitirá hacerlo en los centros de salud estatales y los seguros de salud obligatorios dejarán de cubrirlo.

"La interrupción artificial del embarazo por parte de las agencias de seguro obligatorio solo será posible posible si hay determinadas razones médicas y sociales", dijo la autora de la medida, Elena Mizúlina, presidenta del Comité de la familia, las mujeres y los niños en la Duma, y que fue la misma que impulsó la polémica ley en contra de la "propaganda homosexual".

La propuesta de la Cámara Baja, presentada el pasado 19 de mayo, prohíbe abortar en una clínica privada y las que lo hagan tendrán multas entre 940 y 3.800 dólares. De modo que se restringirá la cobertura que ofrece el sistema obligatorio de seguros, que actualmente incluye la posibilidad de abortar. Según han explicado los impulsores de la medida este punto afecta, supuestamente, solamente a las mujeres con mayor poder adquisitivo. Aunque por ahora la propuesta es ambigua respecto al pago en los servicios públicos.

Varias políticas rusas ya se han pronunciado en contra de la propuesta. Valentina Matvienko, portavoz del Consejo de la Federación (Senado) ya ha declarado que el Consejo no apoyará la medida. La ministra de Sanidad, Olga Golodets, también ha hablado en contra.

En realidad no es una iniciativa nueva. En 1920 el gobierno bolchevique fue el primero en legalizar el aborto. Por temor a un débil crecimiento demográfico, Stalin lo prohibió en 1936 y no se volvió a despenalizar hasta 1955, dos años después de su muerte. La consecuencia de estas medidas fue el aumento considerable de la tasa de mortalidad femenina, ya que muchas decidían abortar de manera clandestina, la gran mayoría en casa. 

Posteriormente, el aborto era utilizado ampliamente como método de control de la natalidad. El Ministerio de Sanidad registró 5,5 millones de abortos en 1965, comparados con 2 millones de nacimientos. Un estudio realizado en San Petersburgo justo después de la caída de la URSS mostró que solo un 14 % de las mujeres entre 15 y 65 años nunca habían abortado.

En la actualidad, la percepción social respecto al aborto ha cambiado. Según una encuesta del centro de investigaciones sociológicas Levada, el 51% de los rusos no cree que el aborto sea un "asesinato", mientras que el 28% sostiene que lo contrario. 

Las razones de las mujeres para abortar son muy diversas. Según una investigación de la Fundación de Opinión Pública, la población rusa considera que las condiciones económicas son una de las causas principales. Los doctores también lo creen así. “En general son mujeres con poco arraigo social, que creen que no van a ser capaces de poder criar al hijo, también hay mujeres solteras y las que no están seguras respecto a su propia pareja”, explica Yulia Gorelova, directora de una clínica que opera en Moscú y San Petersburgo.

Otra encuesta de Levada muestra que hay más hombres opuestos al aborto que mujeres, un 68% frente a un 57%, respectivamente. Aunque Gorelova cree que en la práctica los hombres presionan a las mujeres para que aborten, y no entienden que "es un riesgo para la salud de las mujeres y muchos no entienden el dilema moral que supone para la mujer", puntualiza la doctora.

Pero si la mujer decide tener el bebé, en muchos casos se queda sola y forzada a quedarse en casa. Resulta difícil encontrar plazas en el jardín de infancia y una madre recibe 375 dólares mensuales para cuidar a su hijo hasta que cumple el año y medio.

"No creo que se deba prohibir el aborto", dice Gorelova. "Cada una tiene sus propias razones. Si queremos reducir el número de abortos es importante que se desarrollen los métodos anticonceptivos. Los bebés deben venir al mundo solo si lo quieren sus padres".

Por otro lado, la mayoría de la población (64%) cree que debe haber una educación sexual en las escuelas, algo que en Rusia no ha existido. Desde hace más de diez años se debate si debería impartirse o no y en qué forma, aunque nada parece indicar que las autoridades vayan a tomar una decisión a corto plazo. Los doctores aseguran que la gran mayoría de los abortos que tienen las menores se debe a la falta de educación sexual.

Lea más: Por qué las mujeres rusas suelen rechazar el feminismo>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies