Los expertos rusos analizan la personalidad de Trump

Donald Trump con su esposa Melania.

Donald Trump con su esposa Melania.

Reuters
A escasas horas de la investidura del 45º presidente de EE UU, la comunidad de expertos rusos intenta dar sentido al fenómeno de la personalidad de Trump y prever cuál será su influencia en la situación política interna de EE UU y en las relaciones ruso-estadounidenses.

¿QuiénesTrump? ¿Cómo cambiarán las relaciones entre Rusia y EE UU gracias a este fenómeno? Estas son las preguntas que acaparan la atención de la comunidad de expertos rusos, que últimamente se ha dedicado a revisar los rasgos de la personalidad del 45º presidente de EE UU intentando distinguir su verdadero rostro entre la tempestad de tweets impulsivos y declaraciones escandalosas.

En vísperas de la investidura, que los expertos rusos en EE UU esperan con la misma impaciencia que los ciudadanos estadounidenses, un grupo de expertos se reunió el 18 de enero en el club Valdái de Moscú para intentar de nuevo dar sentido al “fenómeno Trump” en la manera de entender la vida política y social estadounidense en Rusia.

¿Qué significa Trump?

La cuestión principal que ocupa a los expertos rusos no consiste en averiguar quién es Trump, sino más bien qué significa Trump en el contexto del desarrollo sistemático de la vida política en EE UU y cómo este fenómeno político (y cultural) se reflejará en la política exterior de la mayor potencia del mundo.

“¿Es Trump el resultado de un patrón histórico o más bien de un fallo histórico? –se pregunta Iván Safranchuk, profesor del departamento de procesos políticos mundiales del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. A diferencia de los oponentes de Trump en EE UU y de sus protestas, los expertos rusos se inclinan a pensar que Trump no ganó por culpa de los errores del equipo de Hillary Clinton, ni como resultado de la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de EE UU, ampliamente ridiculizada en Rusia. Según ellos, este polémico candidato logró adivinar los cambios sistémicos que se están dando en la sociedad estadounidense, que expresa de este modo su deseo de que se produzcan cambios importantes.

“Trump es el hombre que supo dirigirse al pueblo estadounidense con la idea de que Estados Unidos está perdiendo” –declaraba Andréi Sushentsov, director de programas del Club de Debate Internacional Valdái y profesor del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. Según Sushentsov, para promover una idea que integra semejante fuerza, el candidato tuvo que echar mano de una “gran valentía”.

Para los expertos rusos, la gente que fue testigo de la URSS indestructible, las declaraciones de Trump sobre las derrotas de la política estadounidense de las últimas décadas no es solo un eslogan electoral vacío pensado para jugar con los sentimientos de los votantes descontentos. Para ellos se trata más bien de una cuestión de gran importancia capaz de salvar a EE UU de su pérdida de influencia mundial. “Imaginen, por ejemplo, los problemas que podría haber evitado esta idea a la Unión Soviética” –declaraba Sushentsov.

La capacidad de Trump para adivinar las cuestiones incómodas para el gobierno de EE UU consiste en que él representa a la otra élite: la industrial, opina Andréi Bezrukov, antiguo agente ruso expulsado de EE UU, actualmente consejero del presidente de Rosneft.

“Sea como sea la presidencia de Trump, las puertas están abiertas al diálogo nacional sobre qué significa EE UU, cómo debe competir con sus principales oponentes del mundo y qué deben hacer las élites para volver a llevar al país a una posición de liderazgo mundial. En este sentido, Trump ya ha conseguido su objetivo” –declaraba Bezrukov, que opina que la contribución del fenómeno Trump al desarrollo de la política interna de EE UU es más importante que las olas que su candidatura ya levantó en la escena internacional.

Según el experto, la misión central de Trump consiste precisamente en el resurgimiento de EE UU como potencia económica.

“Escuadrón de superhéroes”

La influencia de Trump en el futuro de las relaciones ruso-estadounidenses preocupa a los expertos rusos tanto como los problemas de la política interna de EE UU.

“Trump podría formar un equipo de superhéroes que de otro modo nunca habría llegado a la Casa Blanca: personas altamente productivas capaces de obtener resultados y con currículums excelentes que hasta ahora no habían tenido ambiciones políticas” –declara Sushentsov, provocando una asociación involuntaria con la película “Escuadrón suicida”, en el que un grupo de supervillanos son enviados a cumplir una misión imposible.

Los expertos se muestran precavidos a la hora de valorar hasta qué punto es imposible la misión de reanimar las relaciones ruso-estadounidenses. “Debemos partir del hecho de que Trump dejará de lado la retórica exclusivamente complementaria respecto a Rusia y a Putin para pasar a una agenda más realista y pragmática” –declaraba Maksim Suchkov, experto del Consejo Ruso para los Asuntos Internacionales y redactor del periódico Al-Monitor. Hay que mostrar cautela respecto a los cambios previsibles en la retórica de Trump, opina el experto, ya que así lo exigen la multilateralidad y la complejidad de las relaciones entre Rusia y EE UU.

“Lo más importante es no confiar en que se establezcan unas buenas relaciones personales entre los dos líderes. Nos sucedió lo mismo entre los amigos Borís y Bill, los amigos George y Vladímir y los amigos Dmitri y Barack. Esto crea la ilusión de estar viviendo una luna de miel durante un tiempo y después se produce una crisis que afecta a las relaciones y las abandona a la deriva” –concluye el experto.

Anteriormente, el canal de televisión CNN mostró en uno de sus programas el escenario de un posible desarrollo de los acontecimientos en caso de que Trump fuera asesinado en la ceremonia de investidura, y el New York Times informó sobre una inspección sorpresa del FBI a tres compañeros de Trump por presuntos vínculos con el Kremlin.