Trump amenaza con dejar el Tratado INF sobre armas nucleares, ¿sabes lo que es ese acuerdo?

Getty Images
Hace poco más de 30 años Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firmaron un acuerdo entre la URSS y EE UU para acabar con una gran cantidad de armas nucleares, que permitió descartar la posibilidad de una devastadora guerra en Europa. Ahora, EE UU podría acabar con ello.

El presidente Donald Trump afirmó el 21 de octubre que EE UU planea retirarse del tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF), un acuerdo firmado en 1987 por el presidente estadounidense Ronald Reagan y el líder soviético Mijaíl Gorbachov.

“Vamos a terminar con el acuerdo y vamos a retirarnos”, dijo Trump a los periodistas durante un encuentro en Nevada.

Mientras los analistas políticos debaten acerca de las posibles consecuencias, es importante entender lo que significa el tratado original. El camino hacia la INF no fue fácil y Europa estaba al borde de la guerra nuclear. Para entender la importancia del tratado, hay que responder a un par de preguntas.

1. ¿Cuál era la situación con los misiles en la década de 1980?

En 1977 la URSS reveló que contaba con un nuevo misil que iba a desplegar en Europa del Este, el SS-20 Saber de alcance intermedio. Todo ello dentro del marco de renovación de su arsenal. La noticia tuvo un fuerte impacto en Europa Occidental: las tres ojivas nucleares de 150 kilotones no entraban dentro de las regulaciones de los tratados de armas existentes. Esos misiles eran capaces de reducir a ruinas cualquier ciudad de Europa Occidental antes de que la OTAN o EE UU pudieran reaccionar.

2. Un momento, ¿qué es un misil de alcance intermedio?

Según la clasificación internacional de fuerzas nucleares, los misiles nucleares con un alcance de 500 a 1.000 km son de corto alcance. Los de alcance intermedio son los que van de 1.000 a 5.500 km. Estos misiles pueden alcanzar sus objetivos más rápidamente que los misiles balísticos intercontinentales, y lo que es más importante, su comparativamente corto alcance implicaba que no estuvieran cubiertos por el Tratado de Limitación de Armas Estratégicas de 1982.

3. ¿Por qué la URSS amenazó a Europa?

El objetivo era reemplazar los viejos misiles SS-4 y SS-5 por misiles SS-20 y garantizar la superioridad soviética en Europa. Pero este paso provocó un rápido deterioro de las relaciones con Occidente.

“Tanto Occidente como China estaban seriamente preocupados por el despliegue de esa arma”, escribió el historiador Alexéi Bogatúrov. “Se vio como una prueba evidente de que los soviéticos se preparaban para una guerra nuclear limitada”.

Europa Occidental se sentía vulnerable por la posibilidad de que se produjera un ataque soviético capaz de acabar con toda la infraestructura militar de Europa, antes de que sus aliados estadounidenses pudieran reaccionar.

4. ¿Cuál fue la reacción de Occidente?

EE UU, líder de la OTAN, actuó con decisión. En 1983 desplegaron los nuevos misiles Pershing II en Alemania Occidental. Además de colocar otros misiles de crucero con base en tierra en Bélgica, Italia, los Países Bajos y Reino Unido. Estas armas tenían la capacidad de alcanzar objetivos en la mayoría de las zonas de Europa controladas por los soviéticos.

5. ¿Qué pasó después?

Tanto los políticos soviéticos como los occidentales entendieron que era necesario reducir la tensión. Europa era como un barril de pólvora a punto de explotar. Hubo varias rondas de negociaciones que fracasaron, en gran medida, a causa de la muerte de tres líderes soviéticos –Leonid Brézhnev, Yuri Andrópov y Konstantín Chernenko– que estaban implicados en las negociaciones. Finalmente, en 1987, Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan llegaron a un acuerdo y firmaron un tratado.

El Tratado INF exigía tanto a EE UU como a la URSS el desmantelamiento de todos sus misiles de corto y medio alcance (entre 500 y 5.500 km). Además, Moscú se comprometió a destruir sus misiles no solo en Europa, sino también en Asia.

Ambas partes cumplieron con los términos del tratado. La URSS destruyó 1.846 sistemas de misiles y EE UU, 846, que era todo lo que tenían.

“Fue un gran avance. Por primera vez en la historia, ambas partes lograron desmantelar toda una clase de armas nuevas y altamente eficaces, lo que provocó una clara mejora de la situación en Europa y en el Lejano Oriente”, afirmó Alexéi Bogatúrov.

El Tratado INF se convirtió en un hito para poner fin a la Guerra Fría, reducir las tensiones en las relaciones internacionales y hacer del mundo un lugar mejor y más seguro. Ahora ese logro podría esfumarse.

Así sería la respuesta de Rusia en caso de ataque nuclear.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies