Así sería la respuesta de Rusia en caso de ataque nuclear

Getty Images
Evacuar al presidente, proteger a la población y activar una respuesta. Y todo esto en tan solo 30 minutos.

Advertencia: El Gobierno cuenta con un plan específico sobre cómo actuar en caso de que se produzca un ataque nuclear. El Ministerio de Emergencias de Rusia cree que es poco probable que se produzca un ataque de este tipo contra las principales ciudades rusas.

Desde el primer ataque con armas nucleares, en agosto de 1945, los gobiernos de todo el mundo han elaborado planes de contingencia sobre qué hacer si se tuvieran que enfrentar a este escenario.

Rusia, obviamente, cuenta con su propio proyecto de respuesta. Basándonos en fuentes abiertas, informes de los medios de comunicación y documentos oficiales, intentamos reconstruir cómo sería minuto a minuto.

18:00

Durante la Guerra Fría, el principal adversario nuclear de Rusia era EE UU. Actualmente, mucho después de que haya terminado impasse nuclear, los expertos estiman que el momento de un posible ataque nuclear contra Rusia sería alrededor de las 18:00 horas. A esta hora es por la mañana en EE UU y por la tarde en Moscú, donde una gran parte de la población estaría en un atasco de regreso a casa.

18:01

Inmediatamente después de detectar un ataque nuclear, el Sistema de Alerta Temprana de Rusia envía una señal al centro de comando de defensa antimisiles, y este sistema de radar y satélites informa sobre el origen del lanzamiento, así como de la velocidad y de la trayectoria. También estima el tiempo de impacto.

18:02

Si los militares confirman que Rusia ha sido realmente atacada por misiles nucleares (y que no es un fallo informático), el gobierno y la población sólo dispondrán de 30 minutos para prepararse para el impacto – en caso de que el lanzamiento se haya producido desde EE UU. En caso de que provenga de un submarino situado en el océano Ártico, habría todavía menos tiempo. Huelga decir que, en caso de que el ataque nuclear sea obra de los terroristas, solo habrá unos segundos.

18:05

Para ese momento es probable que los militares ya hayan comenzado la evacuación a lugares seguros del presidente y de otros funcionarios gubernamentales. Aunque la ubicación exacta es un secreto, sabemos que el presidente ruso cuenta a su disposición con varias rutas de escape. 

El más conocido es el llamado “Avión del Día del Juicio Final”, un Túpolev Tu-214SR con una función similar al Air Force One: mantener al comandante en jefe fuera de peligro y asegurar su comunicación ininterrumpida con las fuerzas militares.

Se dice que el Kremlin tiene a su disposición tres aparatos de estos, con un coste total de unos 130 millones de euros.

18:10

El presidente puede optar por habilitar el sistema conocido como Perímetro. Este sistema de inteligencia artificial está totalmente automatizado y también se conoce como “Mano Muerta”, debido a su macabro quehacer: asegurar una respuesta incluso si el país ha sido destruido, si las capacidades de mando y de control del gobierno han sido interrumpidas o si no hay nadie vivo para dar la orden de lanzar una represalia.

 18:11

El sistema Perímetro lanza un complejo proceso de vigilancia de la actividad sísmica, de la radiación y de la presión atmosférica, con el fin de detectar señales de explosiones nucleares en el territorio de Rusia. También se dedica a monitorear la intensidad de la comunicación militar en busca de señales de alerta máxima, que inevitablemente se activarían en caso de un ataque nuclear.

18:12

Es probable que el resto del gobierno se evacue junto con el presidente. Al igual que en EE UU, donde la continuidad del gobierno está garantizada por una serie de procedimientos establecidos, Rusia cuenta con su propia línea de sucesión de mando, en caso de que el presidente en funciones sea incapaz de cumplir con su deber.

La primera persona en tomar el poder en caso de que el presidente no esté disponible es el primer ministro. Muy probablemente sería evacuado junto con el resto de sus ministros y de otros funcionarios civiles y militares.

Las ubicaciones de estos escondites son secretas, pero es bien sabido que Moscú cuenta con muchos búnkeres construidos durante la época de Stalin.

Algunos, como el Búnker-42 de la estación de metro de Tagánskaia, han perdido su importancia y ahora son lugares que atraen a turistas y a aventureros. Hay otros muchos que permanecen intactos.

El misterioso proyecto, cuyo nombre en clave es D-6 (conocido popularmente como Metro-2), alimenta la especulación sobre las rutas secretas de evacuación para los funcionarios del gobierno.

18:15

La población también debería ser informada sobre el ataque. En Rusia, el encargado de gestionar la logística de este escenario apocalíptico es el Ministerio de Emergencias.

En caso de ataque nuclear, el Ministerio apuesta por la evacuación al campo de la población procedente de las grandes ciudades. Sin embargo, esta estrategia llevaría mucho tiempo y no podría ser ejecutada a corto plazo. El plan del Ministerio de utilizar refugios antiaéreos es más seguro.

El metro de Moscú quizá sea el mejor lugar para refugiarse: es lo suficientemente profundo como para protegerse de una explosión nuclear y muchas de las estaciones están equipadas con puertas selladas y filtros de aire.

Un plan gubernamental aprobado por el Ministerio de la Construcción establece la rapidez con la que la gente debe entrar al metro en caso de emergencia (incluyendo un ataque nuclear).

“El tiempo estimado para que la gente llene las estaciones y los túneles después de que se emitan las señales de alarma de defensa civil debería ser de 10 minutos”, se dice en el documento (enlace en ruso). En algunos casos, puede extenderse hasta 15 minutos, pero no más.

Obviamente, en caso de ataque nuclear se informará a la población lo antes posible y no se perderían esos valiosos 15 minutos. Sin embargo, las normas del gobierno permiten que haya refugios masivos incluso si la alarma llega con poca antelación.

18:30

Para este momento el presidente, el gobierno y el comando militar del país, así como la ciudadanía, deberían prepararse para el impacto, refugiándose en búnkeres o en el metro.

Después los supervivientes tendrían que vivir en un mundo que nadie ha visto antes, y ojalá que nadie tenga que verlo nunca.

Lee más sobre el sistema Perímetro de Rusia, también conocido como la “Mano Muerta” aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies