¿Qué supone para Rusia el colapso del Tratado INF?

Dibujado por Konstantín Máler

Dibujado por Konstantín Máler

La Administración de Obama está elaborando un plan para el despliegue de misiles balísticos y de crucero en Europa como respuesta al incumplimiento por parte de Rusia de las condiciones del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (Tratado INF). Las agencias informativas occidentales han recobrado rápidamente el interés por este tratado firmado hace casi 30 años, además de provocar una reacción por parte de las autoridades rusas.

El Tratado INF, constituido en 1987, preveía la eliminación de todos los misiles con un radio de acción entre 500 y 5500 km. Este documento se convirtió en el símbolo de una época en la que el territorio de Europa se consideraba el escenario principal de un posible conflicto militar entre EE UU y la URSS. Este tipo de misiles, cuyo tiempo de vuelo es reducido, tuvo un papel decisivo en el transcurso de las acciones militares, pues se les asignó una de las misiones principales: la destrucción de los sistemas de mando de las tropas. La decisión de acabar con este tipo armamento no solo rebajó el clima de inestabilidad en Europa, sino que además sentó las bases para una posterior reducción del armamento convencional existente en la región.

Hoy en día cuesta imaginar Europa como el escenario directo de un enfrentamiento militar entre EE UU y Rusia, a pesar incluso de los acontecimientos sucedidos en Ucrania. Por otra parte, al tratarse de un acuerdo bilateral, el Tratado INF no limita el desarrollo de sistemas de ataque de medio y corto alcance por parte de otros países.

En los últimos años, EE UU ha protagonizado la mayor parte de las noticias relacionadas con el Tratado INF. A finales de 2013, los medios de comunicación norteamericanos anunciaron que Washington sospechaba que Rusia estaba incumpliendo las condiciones del acuerdo. Aunque se desconocen los detalles de la reclamación de norteamericana, los expertos creen que se referían a dos imponentes armas desarrolladas por los rusos: el misil balístico RS-26 Rubezh y el de crucero R-500.

En términos formales, el Rubezh no está contemplado en el tratado, ya que su alcance máximo supera el límite establecido. Sin embargo, del programa de pruebas (el misil se probó con éxito en distancias de menos de 5.500 km) se extrae que el propósito principal de estos misiles es la destrucción de objetivos situados a una distancia mediana. En cuanto al R-500, lo que despierta más dudas es su alcance máximo, ya que hay razones para creer que el misil supera el límite mínimo del INF, fijado en 500 km.

Serguéi Lavrov ha vuelto a acusar a los norteamericanos de falta de concreción. El hecho de que Washington no haya presentado aún unas pruebas convincentes demuestra que EE UU carece de datos telemétricos que respalden sus acusaciones.

La cancelación del Tratado INF supondría, ante todo, un duro golpe para la seguridad rusa. Teóricamente, Washington no solo desplegará los misiles en los países de Europa del Este, como ya ocurrió durante la guerra fría, sino también en el territorio de los nuevos miembros de la OTAN.

Este tipo de comportamiento reduciría a unos pocos minutos el tiempo de vuelo de los misiles hasta objetivos estratégicos rusos, lo que prepara el terreno para un potencial ataque preventivo. Moscú no dispone de recursos suficientes para responder a este tipo de desafíos, por lo que tendrá que dedicar una importante cantidad de esfuerzo y dinero a la creación de un sistema que contrarreste la potencial amenaza.

Quizás Washington solo esté tratando de atraer a Moscú al diálogo a través de los canales del ‘desarme’, que siempre se han distinguido por su alto grado de confianza.

En cualquier caso, el destino del Tratado INF depende de si Rusia tomó o no la decisión recuperar las clases de misil eliminadas en el marco del tratado. De ser así, EE UU abandonará el tratado previa presentación de las pruebas pertinentes. Pero si no fue así, el intento de establecer una relación de confianza a través del diálogo sobre el control del desarrollo armamentístico constituye otra prueba del esfuerzo de EE UU por recuperar la normalidad en su relación con Rusia.

Alexander Chekov es profesor del departamento de Relaciones Internacionales y Política Exterior de Rusia de la MGIMO, además es analista de la agencia Política Exterior.

Lea más: EE UU amenaza con cambiar la agenda de seguridad de Europa>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies