Así se evitaba realizar el servicio militar en la Rusia imperial

Recluta, 1879.

Iliá Repin
Los jóvenes rusos de hoy que desean evitar el servicio militar obligatorio no tienen derecho a comprar su salida del mismo y encontrar sustitutos que lo cumplan por ellos. Pero esto era posible en la Rusia imperial, donde el servicio militar era algo que duraba de por vida.

El reclutamiento de jóvenes rusos para el servicio militar permanente comenzó en 1699, durante el gobierno de Pedro el Grande. El objetivo era crear un ejército permanente y aumentar su tamaño para alimentar las numerosas campañas militares del emperador. Durante el reinado de Nicolás I, en el segundo cuarto del siglo XIX, se legalizó la posibilidad de pagar a un sustituto del servicio militar para dar “nueva vida” al sistema de reclutamiento.

Esquivar el reclutamiento a la manera aristocrática

El reclutamiento difería significativamente entre los ricos y las clases bajas. Los nobles tenían que servir en el ejército, pero los habitantes de la ciudad y los campesinos, que a diferencia de la aristocracia pagaban un impuesto electoral directo, se enfrentaban a una forma específica de reclutamiento. Cada municipio seleccionaba sólo algunos hombres de entre 20 y 35 años que pasarían el resto de sus vidas en el ejército.

El estado estaba interesado principalmente en un número específico de futuros soldados y en sus habilidades físicas. No le importaba cómo los seleccionaba cada ayuntamiento. El reclutamiento se anunciaba por decreto especial casi todos los años, pero si Rusia estaba librando una guerra seria, el reclutamiento se realizaba varias veces al año.

Soldados de regimientos de infantería, 1720-1732.

No era una situación muy privilegiada para la aristocracia, ¿verdad? Sin embargo, la aristocracia pudo simplificar rápidamente sus condiciones de reclutamiento. Primero, uno de cada dos hermanos de una familia aristocrática fue eximido de prestar el servicio militar, luego los años de servicio les fueron limitados a 25, y en 1762 la aristocracia fue totalmente eximida del servicio militar. El emperador Pedro III tomó esa decisión poco después de acceder al trono, para obtener el apoyo de la aristocracia.

Para las clases contribuyentes, es decir, para los que pagaban el impuesto electoral, el servicio militar también se redujo a 25 años, pero sólo a finales del siglo XVIII. En la década de 1830, los inminentes soldados comenzaron a cumplir 20 años. Después, sin embargo, se instituyó un permiso de cinco años, aunque se les podía volver a llamar al ejército. Sólo después de haber cumplido 20 años de servicio se consideraba cumplido el deber militar del soldado. 

Soldados bajitos con buenos dientes

Entre las clases bajas, los reclutas eran principalmente hombres de familias numerosas. La idea detrás de esto era no perturbar las economías de los habitantes de las ciudades y de los campesinos, que constituían el segmento más numeroso de la población. Los médicos examinaban a los reclutas en puntos especiales preparados para esta tarea. Un posible soldado debía tener al menos un metro y medio de altura, sin defectos físicos evidentes y con buena dentadura, algo que se consideraba uno de los principales indicadores de buena salud.

Reclutas, 1816-1825.

A los reclutas del ejército se les afeitaba la frente para que, en caso de deserción, les resultara difícil esconderse. A los no seleccionados se les afeitaba la nuca para que no fueran enviados por error al ejército en lugar de otra persona.

Los soldados podían casarse, pero sólo con el consentimiento del comandante del regimiento. El Estado ayudaba a los hijos y viudas de los soldados y muy a menudo, estos últimos, al alcanzar la edad necesaria, se ofrecían como voluntarios para el ejército.

Soldados suplentes

Todo esto, sin embargo, no popularizó el largo servicio militar, y muchos trataron de evitar el reclutamiento, especialmente porque existían oportunidades para ello. Se podía pagar para enviar a otra persona a servir en tu lugar, lo que se hizo legal mediante la Carta del Reclutador de 1831.

Según este documento, el “cazador”, que era como se llamaba al que aceptaba servir en lugar de otra persona, podría ir al ejército como voluntario. Su salida de una población, sin embargo, no podía influir en sus deberes ante los miembros de la misma y ante el Estado.

Para evitar ser reclutado, uno tenía que pagar entre 500 y600 rublos de plata, que era una cantidad importante en aquellos días. El “cazador” no recibía todo el importe, aunque con el tiempo su recompensa se convertía en casi dos tercios de lo que el “arrendatario” pagaba.

Estas condiciones no se consideraban atractivas y había pocos “cazadores” dispuestos a servir en el ejército durante décadas. A mediados del siglo XIX, sólo unos 10.000 “cazadores” entraron en el ejército ruso, que contaba con más de un millón de soldados.

Regreso del soldado a su patria, 1869

Sin embargo, los “arrendatarios” no eran los únicos que podían evitar el servicio militar. A mediados del siglo XIX, de los casi 30 millones de personas de las clases contribuyentes, seis millones estaban exentas del servicio militar obligatorio.

Entre ellos se encontraban los mercaderes, habitantes honorarios de las ciudades y residentes de regiones lejanas (por lo general, los pertenecientes a aquellas que habían sido absorbidas recientemente por el Imperio y que estaban exentos del servicio militar como privilegio). Así, a mediados del siglo XIX, Rusia se había alejado de la idea de servicio universal de Pedro el Grande.

Necesitada de un gran ejército que pudiera reponerse fácilmente en tiempos de guerra, Rusia cambió en 1874 al alistamiento, basándose en otros países, como Francia y Prusia. La noción tradicional de ejército permanente se desvaneció en el pasado junto con el concepto de “cazador” contratado, que había sido una figura común en la Europa medieval.

Pincha aquí para ver una fotogalería sobre el servicio militar en Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies