Los líderes latinoamericanos más populares en Rusia a lo largo de la historia

Fidel Castro y Che Guevara, Hugo Chávez y Cristina Kirchner… Russia Beyond ofrece su propio ránking de las personalidades de Latinoamérica más queridas en el país eslavo.

1. Fidel Castro, un símbolo de la amistad entre Cuba y Rusia

Fidel Castro con Nikita Jrushchov en el Teatro Bolshói en Moscú, el 1 mayo de 1963.

En Rusia, un país con el que Castro siempre ha tenido unas relaciones muy cálidas, la gente sentía un afecto incondicional por la imponente figura del líder cubano. Según Vladímir Putin, era “símbolo de toda una época en la historia reciente del mundo”. El expresidente de la URSS Mijaíl Gorbachov también comentó que Fidel Castro “dejó una profunda huella en la historia de toda la humanidad”.

El 27 de abril de 1963 el comandante empezó su primera e histórica visita a la URSS, que fue recordada durante muchos años por los habitantes de Rusia. Durante los 38 días del viaje, Fidel hizo el recorrido Severodvinsk-Samarcanda, que nunca había hecho ningún dirigente extranjero, ni tampoco soviético. En cada ciudad, en cada pueblo le recibían con los brazos abiertos y lágrimas en los ojos. La gente se emocionaba y se quedaba hipnotizada al ver a Fidel.

Durante su estancia en Moscú, Fidel se escapó del Kremlin, donde estaba alojado, para dar un paseo nocturno por el centro de la capital, acompañado solo por su traductor y un guardia. Así lo recordaba después el traductor Nikolái Leónov: “Es casi medianoche. Pasamos la primera parada del trolebús. La gente mira estupefacta, nadie cree que ve a Fidel, convertido en una leyenda viva. Minutos después se escuchan gritos de alegría en la calle y cada vez nos rodea más gente...

Cuando llegamos a la Plaza Manézhnaia (junto al Kremlin), ya son cientos de personas y la muchedumbre sigue creciendo, todos están exaltados y alegres... Cuando llegamos al hotel Moskvá, ya son miles de personas las que nos rodean y cada vez hay más gente corriendo hacia nosotros. El oficial de guardia está horrorizado. Parecía que el público estaba dispuesto a despedazar a Fidel... a causa de la felicidad. El oficial consiguió entrar en el hotel por la ventana y pidió refuerzos por teléfono. Finalmente conseguimos romper el cerco y escondernos de la muchedumbre, exaltada y feliz”.

Medio año después de su primera visita a la URSS, Fidel Castro volvió a Moscú el 13 de enero de 1964, esta vez para disfrutar del duro invierno ruso.

Hace un año, en Moscú se inauguró la plaza Fidel Castro. Se ubica en el distrito Sókol (al noroeste de la capital), cerca de la calle Salvador Allende, el presidente de Chile y amigo de Fidel.

2. Che Guevara, un héroe que firmaba sus cartas como “Stalin II”

Yuri Gagarin y Ernesto Che Guevara, 11 de noviembre de 1964.

En los años 1960, durante la época del deshielo, el revolucionario Che Guevara junto con Hemingway y Remarque se convirtieron en los ídolos de la juventud soviética. Los poetas y compositores contemporáneos rusos le dedicaron canciones y versos. Muchos rusos recitaban de memoria el poema Las manos de Guevara de Evgueni Dolmatovski y Mayor de Yaroslav Smeliakov y si cogían una guitarra cantaban la Balada al Che Guevara o En recuerdo del Che Guevara.

El 5 de noviembre de 1963 (justo entre la primera y segunda visitas de Fidel Castro a la URSS), el revolucionario cubano que firmaba en broma sus cartas como “Stalin II”, también realizó un memorable viaje al país de los soviets donde fue recibido como un héroe. Che Guevara estuvo en Moscú y Leningrado, visitó el mausoleo de Lenin y Stalin, se reunió con multitudes de gente: obreros, soldados; incluso fue a ver el ballet en el Teatro Bolshói. Presenció el desfile militar del 7 de noviembre desde la tribuna de la Plaza Roja.

Un momento memorable de aquel viaje del revolucionario fue la creación de la Sociedad de Amistad Soviético-Cubana, cuyo presidente fue el cosmonauta soviético Yuri Gagarin, ocupando Che Guevara el cargo de co-presidente.

Ahora, en el centro de Moscú hay un bar de culto al Che donde el visitante se sumerge en la atmósfera de la capital cubana de los tiempos de la revolución. En sus paredes desgastadas hay pinturas revolucionarias y una serie de banderas cubanas agujereadas por disparos de bala. En sus sillones de mimbre se beben ‘Mojitos’ de ron con hierbabuena fresca, entre el humo de los puros cubanos. Los camareros, vestidos de camuflaje, llevan hábilmente platos de carne entre la alegre multitud, que baila al son de las maracas.

3. Hugo Chávez, el hombre que abrió a Rusia las puertas de Latinoamérica

Los rusos le tenían cariño al expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, por ser un “viejo amigo de Rusia”, y uno de los más importantes aliados en la región. En la década de 2000 Chávez impulsó un activo acercamiento entre Caracas y Moscú en todos los ámbitos. “Venezuela ha abierto a Rusia las puertas de Latinoamérica”, comentó a Russia Beyond el director adjunto del Instituto de Latinoamérica de la Academia Rusa de Ciencias, Vladímir Súdarev.

En 2013 en la parte noroeste de Moscú se inauguró la calle Hugo Chávez. Según la ley rusa, una calle puede adquirir el nombre de una persona difunta solo diez años después de su fallecimiento, pero esta limitación puede ser suprimida en caso de que así lo decida el alcalde de Moscú o el presidente de Rusia. Así que, por iniciativa de Vladímir Putin en junio de 2013 esa calle capitalina cambió de nombre.

En 2014 en Sabaneta de Barinas, a 487 kilómetros al suroeste de Caracas, fue inaugurada una plaza en honor de Hugo Chávez. La edificación, realizada en la población natal del expresidente venezolano, costó más de un millón de dólares y fue financiada por Rusia.

4. Eva Perón llegó a Rusia gracias a Madonna

Curiosamente, el interés hacia Eva Perón en Rusia surgió gracias al estreno del musical Evita, en el que Madonna interpretó el papel de la protagonista. Evita enseguida conquistó los corazones de los millones de rusos que en aquel entonces (año 1996) pasaban penurias, ya que su país estaba destrozado económicamente y a los rusos no les quedaba nada más que soñar con los héroes y las heroínas.

Evita se convirtió, a ojos de los rusos, y sobre todo de las rusas, en la Cenicienta del siglo XX. La aman por su carisma, su carácter fuerte, por llegar a la cumbre del poder desde lo más bajo y también por su destino trágico y su muerte prematura.

No es de extrañar que, en abril de 2015, el Año de la cultura argentina en Rusia fuera inaugurado con una exposición dedicada precisamente a Eva Perón. “Eva Perón ocupa un lugar especial en la cultura rusa y también en nuestra vida... Cada ruso que se interese por la cultura puede cantar el emotivo de Don´t cry for me Argentina”, dijo el entonces ministro de Cultura, Vladímir Medinski durante la inauguración.

Un dato curioso: Para uno de sus cumpleaños, Eva Perón recibió como regalo una pelerina de armiño. El presente llegó desde la URSS y fue enviado por el mismísimo Stalin. Dicen que ni antes ni después, Iósif Stalin nunca agasajó a nadie más en el mundo con un regalo de este tipo.

5. Cristina Kirchner, “la reina”

Kristina Kichner y Vladímir Putin.

Los rusos aman a Cristina Fernández de Kirchner por su belleza, su gracia y elegancia femenina, por su amistad con Rusia y personalmente con Vladímir Putin, que fue hecha patente en público en varias ocasiones. El propio presidente ruso no ocultó la simpatía que sentía por la expresidenta argentina.

Durante un encuentro oficial con Cristina Fernández de Kirchner, durante su visita a Moscú en abril de 2015, Vladímir Putin mostró su caballerosidad y le sirvió agua a la entonces presidenta argentina dejando sorprendidos a los demás participantes del encuentro. El gesto del político ruso no pudo pasar desapercibido por los medios.

En octubre de 2015 durante una videoconferencia que mantuvieron ambos presidentes, Putin elogió el baile que Cristina Kirchner hizo durante un acto político por su “gracia, elegancia y estilo argentino”. “Podríamos observar cómo baila usted en un evento político... A mí me pareció que era una verdadera descripción del paisaje político de su país. Tenía tanta gracia, tanta elegancia, tanto estilo argentino”, subrayó el mandatario ruso.

Los medios rusos cuando se refieren a Cristina Kirchner la llaman “reina”, “la mujer más impactante de la política internacional”. Cuando surgió la polémica en torno a unos poco amables comentarios del expresidente uruguayo José Mujica, que dijo “esta vieja es peor que el tuerto”, los medios rusos enseguida defendieron a Kirchner, subrayando que una mujer no debe ser sometida a este tipo de humillaciones. 

Además de Cristian Kirchner, ¿quieres saber qué otras mujeres latinas han sido muy populares en Rusia? Pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies