5 razones por las que los latinoamericanos quieren a Rusia

El líder soviético (1964-1982) Leonid Brézhev y Fidel Castro en Cuba

El líder soviético (1964-1982) Leonid Brézhev y Fidel Castro en Cuba

Eduard Pesov/RIA Novosti
La belleza de la Plaza Roja y la de las mujeres rusas, el frío invernal y el vodka, los tanques y el Kaláshnikov, ¿qué más llama la atención de los latinoamericanos en Rusia?

1. La Plaza Roja

La catedral de San Basilio en la Plaza Roja / Panthermedia/Vostock-photoLa catedral de San Basilio en la Plaza Roja / Panthermedia/Vostock-photo

“Moscú y San Petersburgo son simplemente impresionantes, son dos ciudades majestuosas que hay que conocer”, cuenta a RBTH el periodista Federico de Uruguay. “Me impactaron ambas ciudades, me las imaginaba grandes y bellas pero no tanto. Ha sido una gran sorpresa. Podría decir que me enamoré de Rusia”, concluye.

Su paisano Juan, también periodista, cuenta que aparte de las grandes ciudades le sorprendieron los pueblos rusos. “Esas iglesias con las cúpulas doradas, las antiguas casas de madera, los kremlins… no lo he visto en ninguna parte del mundo. Me quedo con este gran recuerdo”.

“Creo que cada latinoamericano sueña con pasar por lo menos una vez en su vida por la Plaza Roja. Todos mis amigos argentinos me han preguntado si realmente es roja y cómo es en realidad. La Plaza Roja es todo un mito aquí”, nos cuenta Olga, una joven rusa que vive muchos años en Argentina.

2. La belleza de las mujeres rusas

 / Alexánder Cherniavski / Alexánder Cherniavski

“Aunque uno te diga que paseando por Moscú se fija en las maravillas de la arquitectura rusa, miente, seguro que está mirando a las chicas”, bromea Diego, un joven estudiante peruano en Rusia. “Es difícil no fijarse en ellas, son realmente muy guapas”, añade.

Y muchos latinoamericanos coinciden con él. Es más, un claro ejemplo de ello son las recomendaciones que el gobierno de Chile dio a sus hinchas que viajaron a Rusia para asistir a la Copa de Confederaciones en junio de este año. Sabiendo que la belleza de las mujeres rusas les va a llamar la atención, los funcionarios chilenos aconsejaron “no piropearlas” en la calle. 

3. Tanques y armamento ruso

El caza ruso Su-35 / ReutersEl caza ruso Su-35 / Reuters

Históricamente, los tanques, aviones y fusiles rusos despiertan un gran interés para América Latina. No solo porque Rusia suministra su armamento a los países de la región (y antes lo hacía la URSS), sino también porque para muchos el Kaláshnikov ya forma parte de la imagen de Rusia.

“Los tanques, misiles y fusiles rusos tienen la fama de ser los mejores del mundo, los más eficaces. Al menos en América Latina se perciben así”, comenta a RBTH Javier de Cuba.

4. Vínculos históricos

El líder soviético (1964-1982) Leonid Brézhev y Fidel Castro en Cuba / Eduard Pesov/RIA NovostiEl líder soviético (1964-1982) Leonid Brézhev y Fidel Castro en Cuba / Eduard Pesov/RIA Novosti

Según nuestros encuestados de América Latina, Rusia es el país con el que históricamente se llevan bien y se apoyan mutuamente. “En Argentina hay muchos inmigrantes rusos que llegaron después de la Revolución, siempre hemos tenido muchos vínculos con Rusia y le tenemos mucho cariño a este país”, cuenta el argentino Patricio.

“Los cubanos se sienten muy apoyados por Rusia. Yo estudié en la URSS, los rusos nos abrieron sus puertas mientras vivíamos el bloqueo por parte de EE UU”, comenta Caridad de Cuba.

5.  El frío y el vodka

Vodka / Legion MediaVodka / Legion Media

Aún así Rusia sigue siendo para la gran mayoría de los latinoamericanos un país lejano y exótico. Pero lo exótico a veces atrae más que lo cotidiano.

“Sinceramente yo no me imagino cómo esta pobre gente de Siberia puede vivir a -20ºC. Me parece un horror, pero me gustaría conocer esta sensación de estar a -20ºC. Quiero saber qué se siente en este momento. ¿Se te congelan los pies y la cara? ¿Qué cantidad de vodka hay que tomar al día para sobrevivir al frío?”, dice con entusiasmo Antonio, de Colombia.

“Creo que Rusia nos fascina porque es totalmente distinta, el frío asusta pero al mismo tiempo atrae. Quieres probarlo”, confiesa Lidia, de Cuba.