Las mujeres latinas más admiradas por los rusos

Muchos hombres rusos expresaron su admiración por las mujeres latinas. Por ejemplo, el presidente ruso Vladímir Putin nunca ocultó la simpatía que sentía por la expresidenta argentina Cristina Kirchner.

1. Cristina Kirchner

Kristina Kichner y Vladímir Putin. Fuente: RIA NovostiKristina Kichner y Vladímir Putin. Fuente: RIA Novosti

Durante un encuentro oficial con Cristina Fernández de Kirchner durante su visita a Moscú en abril de 2015, Vladímir Putin mostró su caballerosidad y le sirvió agua a la entonces presidenta argentina dejando sorprendidos a los demás participantes del encuentro. El gesto del político ruso no pudo pasar desapercibido por los medios.

En octubre de 2015 durante una videoconferencia que mantuvieron ambos presidentes, Putin elogió el baile que Cristina Kirchner hizo durante un acto político por su "gracia, elegancia y estilo argentino".

"Podríamos observar cómo baila usted en un evento político... A mí me pareció que era una verdadera descripción del paisaje político de su país. Tenía tanta gracia, tanta elegancia, tanto estilo argentino", subrayó el mandatario ruso.

2. Frida Kahlo

Mujer vestida como Frida Kahlo en exposición de la pintora mexicana celebrada en San Pertersburgo, 2016. Fuente: APMujer vestida como Frida Kahlo en exposición de la pintora mexicana celebrada en San Pertersburgo, 2016. Fuente: AP

Perseguidos por Stalin, Trotski y su esposa, Natalia Sedova, llegaron a México como exiliados (en 1937 Diego Rivera pidió a las autoridades mexicanas que se le permitiera a Trotski vivir en el país). El presidente mexicano puso la condición a Diego Rivera de que se encargase de encontrar un lugar seguro donde Trotski estuviera protegido. Frida Kahlo inmediatamente propuso su hogar, la “Casa Azul” en Coyoacán (México).

Pero la paz con la que soñó el revolucionario ruso se vio perturbada por la belleza y la extravagancia de su anfitriona, Frida Kahlo. 

En noviembre de 1937, con motivo de su cumpleaños, Frida regaló a Trotski su autorretrato, que éste colocó en su despacho. Según los historiadores, así empezó su relación. Ambos dejaron testimonios (cartas y diarios) que confirman el romance que vivieron juntos.

3. Verónica Castro

Verónica Castro. Fuente: Kinopoisk.ruVerónica Castro. Fuente: Kinopoisk.ru

El éxito de la primera telenovela mexicana Los ricos también lloran, que llegó a la URSS en 1991, fue tal que medio país lloraba junto con la protagonista, cuyo papel interpretó Verónica Castro.

En 1992 Castro visitó Moscú. Como recuerdan los agentes de la actriz que la recibieron en la capital, hubo 5.000 personas en el aeropuerto esperando a la estrella de televisión.

Lo más destacado y sorprendente de aquella visita fue, según los medios de comunicación, su encuentro con el presidente ruso, Borís Yeltsin, quien la condecoró como la mejor actriz de Rusia.

4. Natalia Oreiro

Natalia Oreiro en Moscú. Fuente: Servicio de prensaNatalia Oreiro en Moscú. Fuente: Servicio de prensa

Desde el año 1999 cuando se emitieron los primeros capítulos de la serie Muñeca brava, Natalia Oreiro es adorada tanto por los hombres como por las mujeres rusas. Para ambos es un símbolo de belleza, simpatía y sencillez.

Durante su primera visita a Rusia en 2000, Oreiro causó furor. Luego volvió al país euroasiático en más de una ocasión e incluso grabó el documental Nasha Natasha sobre sus viajes a Rusia, donde millones de sus fans siempre están locos por verla.

5. Shakira

Shakira. Fuente: Kinopoisk.ruShakira. Fuente: Kinopoisk.ru

No hay un solo hombre en Rusia que no conozca y no admire a Shakira. Cuando la cantante colombiana visitó Moscú en 2006, la Plaza Roja se llenó a tope. Después de una recepción tan cálida, Shakira volvió de nuevo en 2011.

En 2012 la cantante colombiana abrió su cuenta en la red social rusa Vkontakte, lo que facilitó su comunicación con sus fans rusos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.