Increíbles tallas de madera del artista ruso Kronid Gogóliov (Fotos)

Ruslan Shamukov/TASS
Este profesor en una escuela de arte decidió “tocar” la madera y desde que lo hizo no pudo hacer otra cosa. Talló cuadros sobre el tema de la vida rusa, inspirados en la naturaleza y en temas bíblicos.

Kronid Gogolev trabajando, 1987

En 1926 nació en Nóvgorod, provincia del norte de Rusia, un niño en el seno de una familia de un antiguo sacerdote al que pusieron el inusual nombre griego de Kronid. Kronid Gogóliov tenía 16 años cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial. Fue como voluntario al frente, pasó toda la guerra y recibió una medalla por la victoria.

Tras la desmovilización, decidió ser artista. En la década de 1950, se graduó en la Escuela de Artes Gráficas de Leningrado y fue a trabajar como profesor en una escuela de arte en la república de Carelia, al norte de Rusia.

Gogóliov recordó que “sentía un cierto techo” como artista de la pintura. Fue en el norte de Carelia, la tierra de los bosques de coníferas, la arquitectura de madera y las antiguas iglesias talladas, donde Gogóliov “tocó" por primera vez la madera y perdió la paz durante unas décadas”.

Su material favorito del artista era el tilo. Corta sus obras de una sola pieza de madera, sin utilizar el encolado ni otras técnicas de composición. Su hija María recordaba que Gogóliov pasaba gran parte de su tiempo en el estudio y que mucha gente iba a verle. Los aficionados incluso acudían especialmente a la ciudad para ver cómo trabajaba el maestro y creaba sus obras maestras.

Los temas de los lienzos de Gogóliov se basaban en la naturaleza de Carelia, los bosques y los lagos, y también la forma de vida y el estilo de vida de los habitantes locales. Además, talló y escenas religiosas, una de las más famosas de sus obras es “La Última Cena”.

En Moscú se celebraron exposiciones personales de Gogóliov y en la ciudad carelia de Sortavala, donde vivía el artista, se convirtió en una auténtica celebridad. Los medios de comunicación locales incluyeron a Gogóliov en la lista de los 100 símbolos de Carelia.

En 1980 las autoridades locales le asignaron un edificio para exponer su colección. Ahora el Museo Kronid Gogóliov es un elemento indispensable en el programa turístico de Sortavala. También acudió Vladimir Putin, a quien Gogolev presentó una de sus obras.

LEE MÁS: obras maestras de marfil de morsa y mamut manufacturadas en el siglo XVIII

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies