Las 10 cosas más rusas... ¡según los propios rusos!

Kremlin Pool/Global Look Press; Pixabay
Hemos preguntado a los editores y periodistas de ‘Russia Beyond’ sobre las cosas que consideran ‘más rusas’, incluyendo rasgos de carácter, proverbios, ciudades, etc... Y aquí te ofrecemos nuestra lista.

1. La ciudad más rusa: Moscú (y Súzdal)

En Rusia, como en cualquier otro lugar del mundo, la capital no suele ser representativa de todo el país. Aun así, muchos de los encuestados mencionaron a Moscú como la ciudad más rusa. Sin embargo la de  Súzdal, menos conocida en el extranjero, quedó en segundo lugar. Esta pequeña y acogedora ciudad, con un monasterio y una iglesia en cada esquina y con casas de madera que tienen ventanas con marcos tallados... ¡es simplemente impresionante! Lee más sobre Súzdal, y si aún no has estado allí, es hora de planear tu viaje, ¡vale la pena!

2. La comida más rusa: ‘bliní’

Los crepes o panqueques rusos, que se llaman bliní son la comida rusa favorita de nuestros periodistas. A la mayoría de los rusos, les recuerda al desayuno hecho por sus abuela. Pueden estar rellenos con cualquier ingrediente, salado o dulce: desde caviar y salmón ahumado hasta crema agria, leche condensada, mermelada de bayas o incluso nueces. Si quieres hacer bliní con una receta rusa clásica, ¡prueba esta!

Te sorprendería no ver el borsch aquí. Bueno, se llevó un segundo lugar honorífico, seguido de la shchí, una sopa a base de col o chucrut, algo similar al borsch, pero sin remolacha. En realidad, los rusos comen a menudo sopa, y normalmente la extrañan cuando pasan mucho tiempo en el extranjero, porque, ya sabes... no consideramos la minestrone una sopa de verdad.

3. La palabra más rusa: ‘davái’ y ‘avós’

Tenemos un empate aquí. Avos'es una palabra rusa que es imposible de traducir al español. Es una metáfora para creer en la suerte y el destino. Decimos “confía en avós” y lo que queremos decir es que alguien puede conseguir algo sin mucho esfuerzo, sin preparativos, confiando en su destino. Algo que los rusos suelen hacer.

Davái es otra palabra difícil. Se traduce como “hagámoslo”, “venga” o “vamos”, pero en realidad se puede usar casi en cualquier situación de la vida.

4. El rasgo de carácter más ruso: la sinceridad (o franqueza)

Los rusos pueden parecer duros y hoscos a primera vista y además nunca sonríen a los extraños (aquí te revelamos las razones de esto), pero en realidad simplemente no pretenden ser algo que no son. Cuando conozcas a un ruso y tengas la suerte de hacerte amigo de él, da por hecho que te abrirá su corazón: tendrá conversaciones muy francas y compartirá pensamientos y sentimientos muy personales.

Además de la sinceridad, los periodistas de Russia Beyond piensan que otros rasgos del carácter nacional ruso son la perspicacia, el coraje, la honestidad, la apertura, la ternura, la capacidad de ayudar y regalar su última camisa, la paciencia, la hospitalidad, la cordialidad... Como puedes ver, la modestia no está en la lista.

Algunos también mencionaron la libertad, no en el sentido de ser abierto sobre tu sexualidad o protestar apasionadamente sobre algo frente al parlamento, sino, más bien como una libertad interior que te permite ser tú mismo y no sentir ninguna limitación.

5. La emoción más rusa: la desesperación

Mientras que la felicidad estaba al final de la lista, mencionada sólo por un miembro de nuestro personal, la desesperación, la tristeza, la melancolía y la intraducible toscá rusa se acapararon el podio. Podemos tener sufrimientos espirituales sin ninguna razón en particular... Sólo mira por la ventana... toská por todos lados. 

Te contamos un chiste. Si le dices: “¿Cómo estás?” a alguien de fuera de Rusia, esta persona normalmente responderá: “Bien, gracias, ¿y tú?”. Pero un ruso aprovechará la oportunidad para contarte todo lo que tiene en mente... Ya sabes, nos encanta quejarnos de la vida... Pero, para ser honestos, ¡nos encanta reírnos de la vida y de nosotros mismos también!

6. El hábito más ruso: no tirar las cosas a la basura

“¿Por qué no te deshaces de estos fragmentos rotos de espejo/caja vieja de caramelos/cualquier paquete de cartón de electrodomésticos?”. - “¡Porque tal vez lo necesite en el futuro!”.

Es una vieja costumbre que heredamos de la época soviética, pero tener miedo a tirar algo que podamos necesitar en el futuro es algo común entre los rusos. ¿Y sabes qué? Lo más probable es que nunca lo usemos, sino que sólo lo acaparemos en nuestros balcones junto con otras cosas raras.

Al mismo tiempo, nos preocupamos demasiado por las cosas nuevas. Algunos de nosotros mantenemos el mando de la TV metido en el envoltorio de plástico para que dure para siempre o cosemos una funda especial en el sofá para no mancharlo o dañar la tela original (¡Dios no lo quiera!).

Otra respuesta interesante fue “beber té las 24 horas del día”. Bueno, sí, el té es nuestro principal alimento, palabra, rasgo de carácter, emoción y hábito.

7. La película más rusa: ‘La ironía del destino’

Creer en el destino y en el avós es algo que realmente hacen los rusos. Nos gusta decir que pase lo que pase, es para bien. Cuando el personaje de la película La ironía del destino, Zhenia Lukashin, se emborrachó y sus amigos lo enviaron por accidente a San Petersburgo en vísperas de la Nochevieja, mientras su pareja lo esperaba sola en casa en Moscú... incluso esta situación trajo felicidad a todo el mundo (bueno, casi).

Los rusos ven esta película todos los años y esperan que su destino les mande una señal de suerte.

Otras películas geniales que vale la pena mencionar son Los oficiales, El barbero de Siberia, El amor y las palomas, Iván Vasílievish cambia de profesión, El hermano... 

8. El libro más ruso: ‘Guerra y paz’

Imagen de la película 'Guerra y paz'.

Contiene casi todo lo que necesitas: amor, amistad, relaciones familiares, guerra, dolor y pensamientos sobre el sentido de la vida del ser humano. Y es Lev Tolstói... no se necesita una explicación especial ¿verdad?

Pero, si eres un lector avanzado de literatura rusa, nuestros editores piensan que puedes disfrutar de Padres e Hijos de Iván Turguénev, Relatos de Belkin de Alexánder Pushkin, Los hermanos Karamázov de Fiódor Dostoievski, Un día en la vida de Iván Denísovich de Alexánder Solzhenitsyn e incluso Diario de un joven médico de Mijaíl Bulgákov.

9. El proverbio más ruso: “El trabajo no es un lobo, no huirá al bosque”

Imagen de la película 'Operación Ы y otras aventuras de Shúrik'

Probablemente aquí yacen las raíces de la pereza rusa. Básicamente, el proverbio dice que te tomes las obligaciones laborales con calma, porque siempre puedes volver a tu trabajo en cualquier momento.

Haz clic para encontrar otros proverbios favoritos de los rusos, y si crees que los conoces todos, ¡haz nuestro test!

10. El gesto más ruso: darte un golpecito con un dedo en el cuello

El gesto que nuestro autor, Gueorgui Manáiev muestra en el gif de abajo es en realidad una señal de que se está bebiendo alcohol. El origen de este gesto tiene una bonita leyenda histórica relacionada con Pedro el Grande. 

BONUS: La persona más rusa es...

Bueno, era de esperar, según nuestra pequeña encuesta, es el presidente ruso Vladímir Putin.

Sin embargo, algunos mencionaron a Alexánder Pushkin, Yuri Gagarin, y Lev Tolstói. ¿Qué te parece?

LEE MÁS: 20 características del carácter de los rusos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies