Así era un concurso de belleza en una ciudad de provincias rusa en los años 90 (Fotos)

АГШШ

Los organizadores del primer concurso de belleza de Arjánguelsk, una ciudad de provincias rusa en el norte del país, que tuvo lugar en 1997 tuvieron que hacer de todo: buscar las medias con el patrón adecuado en todas las tiendas medio vacías de la ciudad, pintar a mano diseños folclóricos rusos y reclutar a familiares y amigos para preparar el escenario y la música. 

Les movía el entusiasmo y la esperanza de aportar algo de belleza a la vida de la gente en medio de las dificultades que asolaban el país en los “salvajes años 90”. Un grupo de recién graduados de Arjánguelsk organizó un concurso de belleza que sigue celebrándose de manera anual y es uno de los principales eventos de esta ciudad.

De hecho, crear un evento de este tipo en la pequeña Arjánguelsk era más plausible que en la capital, que en 1997 tenía una industria más avanzada de concursos de belleza. Aunque al carecer de experiencia profesional y  recursos, los organizadores de Arjánguelsk se enfrentaron desde el inicio a numerosos problemas.

La mayoría de los organizadores eran recién graduados que simplemente empezaron a hacer concursos de belleza para chicas y chicos en sus escuelas y universidades. Tras contactar con algunas personas influyentes de la ciudad, estos jóvenes tuvieron la oportunidad de poner a prueba sus habilidades de gestión y organización de eventos a un nivel mayor, creando un concurso para toda la ciudad.

Natalia Golubeva, una de las primeras organizadoras del concurso de belleza de Arjánguelsk, recuerda que su equipo consiguió organizar el evento con éxito gracias a la enorme ayuda que recibió por parte de familiares, amigos y conocidos, entre los que había floristas, artistas y costureras. 

Natalia también recuerda: “Éramos libres de pensar en todas las locas combinaciones que quisiéramos para los los trajes y las actuaciones y nadie nos impedía hacerlo. Así que los trajes de nuestras chicas iban desde vestidos tradicionales del norte de Rusia con patrones pintados a mano hasta trajes de baño con cintas, similares a los que usó Milla Jovovich en El quinto elemento”.

“Una vez las participantes iban vestidas como piezas de ajedrez. Tuve que llevar sus sombreros decorativos, que tenían aproximadamente un metro de diámetro, en tren desde otra ciudad”, recuerda Natalia.

Además, los organizadores querían contribuir al desarrollo personal de las jóvenes participantes. El principal objetivo del evento de Arjánguelsk era, y sigue siendo, ayudar a las jóvenes a creer en sí mismas y formarlas en ámbitos diferentes (maquillaje, fotografía, posado y cómo desfilar). Todo fue posible gracias a la colaboración y conexión entre los miembros de la comunidad de Arjánguelsk en 1997.

Para las jóvenes de provincias de Rusia en los años 90 la experiencia era refrescante, ya que muchas de ellas nunca antes se habían puesto vestidos de gala o tacones. Tenían así la opción de verse a sí mismas desde una nueva perspectiva.

Los organizadores no se beneficiaron financieramente de la creación del concurso. Los recién graduados simplemente querían crear un hermoso evento para toda la ciudad. Con motivo de la celebración de un concurso de fotografía vinculado al evento, un teatro de Arjánguelsk organizó una exposición de retratos de las participantes. Resultó muy popular entre los concursantes y el público, especialmente en una época en la que todavía no había acceso a la fotografía digital ni a los servicios de mensajería.

Natalia Sinchikova, la ganadora del primer concurso de belleza de Arjánguelsk en 1997, participó automáticamente en el principal concurso de belleza ruso Краса России (Krasa Rossii) en Moscú. Fue una de las finalistas y entonces se unió a la delegación rusa para el concurso de Miss Mundo, demostrando cómo un pequeño grupo de entusiastas puede tener un gran impacto en su ciudad y en la vida de la gente.

7 modelos rusas que revolucionan las pasarelas más prestigiosas del mundo.  

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies