Qué buscan las mujeres rusas durante sus vacaciones

Una encuesta muestra cuáles son sus deseos. Fuente: Shutterstock / Legion Media

Una encuesta muestra cuáles son sus deseos. Fuente: Shutterstock / Legion Media

Casi una de cada cuatro mujeres rusas espera hacer realidad sus fantasías eróticas durante sus vacaciones. Esto lo demuestran los resultados de una encuesta realizada por sociólogos rusos. Los expertos atribuyen esto al hecho de que en la vida cotidiana las mujeres a menudo se sienten cohibidas a la hora de expresar a los hombres sus deseos.

Un 43% de las rusas considera su vida íntima aburrida y mediocre. Muchas de ellas reconocen estar dispuestas a diversificarla. Estas conclusiones son el resultado de una investigación realizada por la red internacional Training center CEX.RF.

Un 24% de las encuestadas comenta que suelen escoger sus destinos turísticos partiendo de las posibilidades de tener una aventura amorosa. A la hora de escoger el lugar de sus vacaciones las rusas suelen preferir los países con climas cálidos. Según informa un 23% de las participantes en la encuesta, durante unas vacaciones en países del sur les gustaría practicar sexo cerca de una cascada o en un yate. Un 20% prefiere la playa y un 13% las montañas.

Este aumento del deseo sexual de las mujeres en los lugares turísticos se debe a que en estos lugares los hombres se comportan de un modo más abierto y relajado, opina la sexóloga Yulia Varra.

“Los hombres rusos están muy mal acostumbrados, y cuando después de los 40 años sus mujeres comienzan a ganar un par de kilos de más, a menudo dejan de prestarles atención. Y, sin embargo, si estas mujeres viajan a Turquía, Egipto o incluso a Italia o a España, se verán envueltas por el temperamento de los hombres de estos países. Oirán cumplidos por la calle, disfrutarán de que todos los hombres aprecien su belleza y despertarán un gran interés”, asegura Varra.

Un 71% de las encuestadas reconoce haber hecho alguna locura durante las vacaciones. Sin embargo, en el caso de un 24% de las mujeres, sus deseos no llegaron a convertirse en realidad. Muy pocas chicas están dispuestas a hablar de sus fantasías a un hombre al que han conocido de vacaciones por el que han sentido deseo, señala Elena Gamayún, psicóloga y directora de la Escuela de la Seducción Femenina.

“Un 60-70% teme establecer el contacto, existe una especie de barrera social. Ella sueña, siente deseo, el hombre la mira y ella se da la vuelta y se va. En otros casos, si se logra establecer el contacto, por distintas razones la mujer suele querer mostrarse de acuerdo con todo, incluso cuando no es así. Para poder expresar a un hombre las fantasías hay que ser atrevida, y las madres suelen decir a sus hijas de pequeñas que eso no es bueno. En el momento en que se dan estas relaciones, en la mente puede activarse este recuerdo, y entonces la mujer calla, aguanta y no dice nada”, aclara Gamayún.

Únicamente un 2% de las encuestadas se muestra contrario a este tipo de experiencias durante las vacaciones. Un 35% de las participantes en la encuesta señala que le gustaría practicar sexo en algún lugar inusual.

La mayoría de los hombres tampoco se negaría a algo parecido, según señala el conservador del museo erótico “Punto G”, Aleksander Donskói.

“Los hombres suelen escoger como destino turístico principalmente Tailandia. África es otro destino muy popular, se trata del mismo tipo de búsqueda que cuando nuestros clientes compran juguetes sexuales: los compran por variar, y con la misma intención escogen sus viajes. En Rusia, los juguetes más comprados son los más fisiológicos, los más parecidos a los órganos sexuales, sin mayores particularidades”, comenta Donskói.

Más de un 70% de las encuestadas reconoce que durante las vacaciones piensan más a menudo en el sexo que en la vida cotidiana. Un 24% señala que no presta mayor atención al sexo de vacaciones que en casa. Y únicamente un 2% de las mujeres asegura que durante las vacaciones no piensa en el sexo en absoluto.

Suscríbase a nuestra página de facebook

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.