8 errores comunes que cometen todos los que aprenden ruso

Natalia Nósova
Comenzar a aprender ruso puede ser tan difícil como tratar de nadar contra la corriente: no importa lo mucho que te esfuerces, ya que parece que siempre hay otra regla de la gramática, pronunciación o curva léxica que se dirige hacia ti. Afortunadamente, hemos preparado una lista de trampas en las que puedes caer con gran probabilidad. Así que la próxima vez que tus compañeros cometan estos errores, serás tú ese estudiante molesto y presumido que sonríe a espaldas de los demás.

1. Confundir “dévochka”, “dévushka” y “dédushka” (девочка, девушка и дедушка)

Muchos extranjeros se sorprenden al descubrir que en Rusia deben dirigirse a una camarera o a una dependienta como dévushka, que significa “joven”, para llamar su atención. Desafortunadamente, esta palabra se parece peligrosamente a dévochka, la palabra que le dirías a una niña pequeña: este despiste fonético podría ser percibido como un intento de humillarla y podría hacer que te caiga agua caliente encima (o al menos te podrían dejar esperando tu plato un largo rato...).

Sin embargo, el desastre total sería que le dijeses accidentalmente dédushka, por lo que no solo confundirías la edad de la joven, sino también la tomarías por un anciano. Ten mucho cuidado por ahí.

2. Acentuación: la perdición de todos los estudiantes

Acostumbrarse a acentuar correctamente las palabras rusas lleva mucho tiempo. En ocasiones te enfrentarás a una nueva palabra y no tendrás ni idea de cómo pronunciarla.

“Lo más frustrante es cuando acentúo mal una palabra fácil”, nos dice Chris Patchman, estudiante inglés de la MGIMO (Universidad Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú). “Intenté reservar una mesa en el restaurante una vez y repetí la palabra адрес (adres o “dirección”) en ruso durante unos diez minutos, tratando de averiguar dónde estaba ese lugar. Pero resulta que lo decía como ‘adrEs’ y no Adres’, y la mujer no tenía ni idea de lo que le estaba diciendo”.

En este caso, ser malentendido, en realidad, no es un drama. Si dices “я плачу” (“ya plachu”) en un restaurante, por ejemplo, y acentúas la vocal “a”, no estarás diciendo que quieres pagar, sino que declararás tu intención de llorar.

Y que Dios te ayude si confundes el acento en la palabra “писать” (“pisat”): si la acentúas sobre la “a”, significa “escribir”, pero si pones el acento sobre la “i”, significa “hacer pis”. Chicos y chicas, el contexto importa.

3. “Yo mucho gusta”

Te lo creas o no, pero el equivalente ruso de esta frase (“я очень люблю”, “ya ochen liubliu”) es completamente correcto. El problema empieza cuando tratas de hacer una traducción directa. Por ejemplo, el equivalente ruso de “me gusta mucho” sería “я люблю очень много” (“ya liubliu ochen mnogo”), y es algo que no tiene ningún sentido. Sin embargo, te acostumbrarás tarde o temprano. Quién sabe, tal vez algún día le estarás diciendo a un socio ruso con un gran dominio de idioma que le “amas mucho”. Qué dulce.

4. Vocalizar demasiado el sonido “o” que no está acentuado

Es probable que las palabras хорошо (“joroshó” - bueno, bien) y молоко (“molokó” - leche) estén entre las primeras palabras rusas que aprendas, pero desafortunadamente es probable que las pronuncies mal. Es normal que tengas la tentación de pronunciar todas las vocales “o” de la misma manera, pero la “o” no acentuada se suele pronunciar como una “a” larga en el ruso moscovita. Teniendo en cuenta que el acento en молоко y хорошо cae en la “o” final, se pronuncian así: “malakó” y “jarashó”.

Sin embargo, en algunas regiones rusas pronuncian todas las “o” de la misma manera, así que si tienes suerte y te equivocas, a lo mejor la gente pensará que eres de provincias. Aunque no depositaría muchas esperanzas en ello.

5. No dominar los verbos de movimiento

“Durante mi tercera clase de ruso le pregunté a mi maestra: ‘¿Cómo dices ir?’”, recuerda Chris Patchman. “Ella respondió aún no estás lista para eso”.

Para decir en ruso “yo fui” o “yo iré” pueden emplearse los verbos completamente diferentes dependiendo del tipo de transporte que usas, si vas directamente allí o tienes que dar la vuelta, si vas y vuelves o simplemente haces un viaje de ida. También hay una gran cantidad de prefijos que se pueden agregar para precisar las cosas, como: alrededor (об-), en (в-), para indicar la salida se usa el prefijo вы-, o si quieres decir que vas a entrar y parar dentro se usa за-. Pero hay muchos más...

Aprender todas estas formas verbales es extremadamente importante si no quieres que los rusos te pongan una cara de vinagre mientras les hablas. Si usas un verbo incorrecto, a los ojos de ellos podrías estar diciendo algo así como: “Fui a Australia a pie”.

6. No tomar la “ы” lo suficientemente en serio

“Fuese quien fuese el inventor de este sonido, era un diablo”, dice Eleanor Wilson, antigua estudiante estadounidense de la Universidad Politécnica de San Petersburgo. “Es como el sonido que haces cuando recibes un ligero golpe en el estómago”.

Desafortunadamente, esta letra tiene su propio sonido único, aunque te puede resultar tentador  rendirte y pronunciarla como una “i”. Hazlo pero bajo tu propia responsabilidad, ya que allí está la diferencia entre un ratón (мышка, “myshka”) y un osito (мишка, “mishka”), y hay casos más graves: ser (быть, “byt”) y golpear (бить, “bit”).

7. Una entonación inadecuada

Esto les pasa a todos los extranjeros en Rusia: alguien dice algo que suena como una afirmación y después de unos segundos de un silencio incómodo, añade “por cierto, es una pregunta”.

Acostumbrarse a la entonación rusa puede llevar un tiempo, pero hay formas de adaptarse. Si se trata de una pregunta breve, simplemente poniendo el tono adecuado podrás distinguir una pregunta de una declaración, por ejemplo: “Это ресторан” (Este es un restaurante) y “Это ресторан?” (¿Es este un restaurante?). Practícalo elevando tus cejas un poco, esto puede darte un toque adicional y exagerado de intriga.

“Hice un viaje a San Petersburgo, y le pregunté a un hombre: Eto Hermitage? (¿Ese es el Hermitage?)”, cuenta Scott Jones, antiguo alumno galés de la Universidad Estatal de Moscú. “Se dio la vuelta, lo miró y respondió: ‘Ya znayu’ (lo sé)”.

Si es una pregunta más larga, siéntete libre de enterrar la entonación ascendente en algún lugar en medio de la oración, y termina la pregunta en el mismo tono en el que la has comenzado. Parece extraño, pero la perfección se consigue practicando.

8. “Me gusta mi padre, es muy guapo”

Para aquellos que hablan otros idiomas europeos, es demasiado tentador suponer que la palabra симпатичный (“simpatichni”) es el equivalente ruso del español “simpático”. Intenta probarlo, pero podría parecer un lapsus freudiano: la palabra симпатичный en realidad significa “guapo”.

Para decir “agradable” en ruso, es mejor que uses el adjetivo приятный (priyatni) o добрый (dobri).

Si eres lo suficientemente valiente como para intentar aprender ruso, aquí te damos una serie de trucos para hacerte el camino más fácil.

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha aquí y recibe cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies