Tolstói, Chéjov y otros autores en color

Klimbim
Olga Shirnina (también conocida como 'klimbim') es una artista que colorea imágenes de archivo. Además hemos añadido el audio de los propios escritores.

Antón Chéjov es muy conocido en todo el mundo por sus obras dramáticas, como El jardín de los cerezos o Las tres hermanas, además de ser un maestro del relato.

"En la galaxia de grandes dramaturgos europeos entre los que estaban los contemporáneos de Ibsen, Chéjov brilla con luz propia como una estrella de primera magnitud, incluso al lado de Tolstói y Truguéniev", escribió el británico George Bernard Shaw.

Anna Ajmátova es una de las poetas más renombradas. Tuvo que sufrir las purgas, el terror estalinista y el sitio de Leningrado pero su verso transparente preservó a las víctimas en la memoria y lo salvó del olvido. Los poemas Requiem y Poema sin héroes está dedicados a la memoria de los fallecidos.

Ósip Mandelshtam, uno de los poetas más destacados de la Edad de Plata, que vivió y escribió sin doblegarse a la presión política. Su valiente poesía y un notable epigrama contra Stalin le costaron la vida. Murió al igual que miles de compatriotas en un campo de trabajo en Siberia.

Lev Tolstói es uno de los autores rusos más populares entre los lectores occidentales. En la actualidad sus novelas se llevan a menudo a la gran pantalla y hacen que todo el mundo se asome a los universos de Guerra y paz, el amor y la vida y a la misteriosa alma rusa.

Mijaíl Bulgákov. Décadas después de su muerte obtuvo un reconocimiento global. Su obra más destaca es El maestro y Margarita, que ha sido traducida a 75 lenguas. Sus testimonios cuando ejerció como médico en un pueblo remoto se llevaron a la televisión en 2012.

Serguéi Esenin, este poeta del imaginismo amaba los espacios rurales y no estaba interesado en los poemas que ensalzaban la industria y la modernidad como lo hacían autores como Vladímir Maiakovski. Gran cantidad de los poemas de Esenin son amorosos.

Maxim Gorki. Este escritor activo políticamente se convirtió en un símbolo del realismo socialista aunque su relación con la autoridades soviéticas no estuvo exenta de contratiempos. Escribió novelas, obras de teatro y obras autobiográficas. La madre se convirtió en una obra básica de la literatura soviética y está considerada como la primera obra del realismo socialista.

Vladímir Maiakovski. Un entusiasta poeta revolucionario que se dedicáo en cuerpo y alma a la causa bolchevique. Su poema más famosos en La nube en pantalones.

Vladímir Visotski. Es uno de los cantantes soviéticos más populares, si es que no es el más popular de todos. Los rusos lo consideran, además, un gran autor lírico y su revolucionaria actuación en Hamlet es recordada por todos.