La belleza de los otros metros de Rusia

Russia Beyond te muestra por qué merece la pena asomarse a los metros de las ciudades rusas.

El metro de Moscú es uno de los lugares que ningún turista puede perderse. Es posible ver a grupos de visitantes en las estaciones más interesantes tomando fotos. Aunque es sin duda el más impresionante, también hay metros en otras ciudades que bien merecen una visita. Aquí mostramos por qué.

El metro de San Petersburgo es el más profundo. La ciudad se construyó sobre una ciénaga y por eso algunas estaciones se sitúan a más de 100 metros bajo tierra. Es el segundo metro más grande de Rusia y algunas de las estaciones construidas durante el periodo soviético son tan opulentas como algunos de los muchos palacios que hay en la ciudad.

El metro de Ekaterimburgo también es corto: 12 km y tan solo nueve estaciones. Se inauguró en 1991y actualmente es uno de los transportes más populares de la ciudad, lleva 200.000 pasajeros al día.

El menos profundo es el de Nizhni Nóvgorod. Fue el tercero en construirse en el país y tiene dos líneas y 14 estaciones.

El metro de Samara es pequeño, cuanta con 10 km de largo y diez estaciones.

En todo el territorio de Siberia solo hay un metro, en Novosibirsk. La construcción fue complicada debido a las bajas temperaturas. Cuenta con el mayor puente de metro del mundo, con una distancia de 2.145 metros sobre el río Ob.

¿Cuál es la estación de metro más bonita en toda Rusia? Pincha aquí para averiguarlo.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies