8 pasos para ir en el metro de Moscú como un local

Empujones, abuelitas y los pagos... todo esto no es más que parte de la aventura que supone ir en el metro de Moscú

Un viaje en el metro de Moscú es a menudo una experiencia interesante e inolvidable. Las estaciones son muy bellas y es uno de los principales destinos turísticos. Si planeas hacer un viaje por el subterráneo de la ciudad, es mejor saber de antemano algunas pistas. Sigue esta guía para disfrutar al máximo.

1. Plan visitar los lugares de interés juiciosamente

Si visitas Moscú no te puedes perder hacer turismo en el metro. Aunque como en cualquier metrópolis, a hora punta las estaciones centrales son una locura. Algunas de las más bonitas, como Kíevskaia o Prospekt Mira, son algunas de las más concurridas así que si las visitas cuando más gente hay no tendrás mucho espacio para hacer tu foto perfecta para Instagram.

Habitualmente la mejor hora para ver el metro es entre las 11 de la mañana y las 2 de la tarde, cuando la mayoría de la gente está trabajando. Si resulta que eres como un búho o te levantas temprano, las estaciones suelen estar vacías después de las 10 de la noche o antes de las 8 de la mañana.

Si todavía no puedes aclararte para visitar una u otra estación, echa un vistazo a esta guía.

2. Hay que ser amable con las bábushkas

En el metro de Moscú reina sin contemplaciones un ejército de abuelitas rusas. Si en muchos países ceder el sitio a una mujer mayor se considera un gesto de buena voluntad, en Rusia no hay opción. Si no se hace, te arriesgas a que haya serias consecuencias. En el mejor de los casos, habrá miradas que te recriminen, y en el peor, las cosas pueden pasar a lo físico, digamos, como les pasó a estas chicas. Así que atento. Antes de sentarte en el metro de Moscú mira a ver si hay alguna bábushka cerca.

3. …pero no esperes una respuesta cortés

Las abuelitas de Moscú siempre agradecen que les cedan el sitio, pero si estamos en hora punta son las más maleducadas de todo el metro. Si te ves que alguien mueve tu brazo por detrás y oyes una voz de una señora mayor que te dice severamente que te muevas hacia delante, no te sorprendas, y simplemente haz lo que te dicen. Estas bábushkas han viajado en metro toda su vida, así que saben lo que hay.

4. Hazte con tu Troika

Si planeas utilizar el meto solamente una vez para hacer una visita rápida, entonces te sirve un billete de un viaje. Aunque estos boletos están hechos para turistas y son la opción más cara, cuestan 55 rublos (unos 94 centavos de dólar). Pero si planeas usarlo más de una vez, hay mejores opciones.

La mayoría de los moscovitas viaja en metro con una tarjeta Troika, que cuesta 50 rublos (0,85 dólares) pero que reduce el precio del pasaje en 35 rublos (0,60 dólares), por cada viaje adicional. Así que todo cuadra.

Si quieres una guía sencilla y útil para saber cómo pagar tu viaje de metro, echa un vistazo aquí.

5. No temas empujar o que te empujen...

Al contrario que en otros lugares del mundo, las barreras del espacio personal no están tan claras. Cuando el metro está lleno cada uno se busca la vida. El que no empuje hasta llegar al metro se quedará fuera. Simplemente acéptalo y déjate llevar por la multitud, incluso puede que te alegres porque llegas a tu destino a la hora convenida.

6. … pero asegúrate que dejas salir a la gente

A pesar del lío que se forma en hora punta, es importante asegurarse de que todo el mundo salga antes del vagón. Es de mala educación tratar de entrar en el vagón antes de que haya salido todo el mundo. Si lo haces, puede ser que te empujen de nuevo a la plataforma. Lo que hay que hacer es irse a un lado y usar sabiamente esos segundos para prepararte mentalmente para los empujones de los que vas a ser testigo.

7. ¿Acabas de perder un tren? Tómatelo con calma

Si pierdes el tren en otra ciudad puede implicar que llegues tarde, pero en Moscú pueden pasar solamente 30 segundos en que llegue el próximo tren De hecho, el metro de Moscú es tan rápido y eficiente que la única vez que verás señales de impaciencia es cuando la gente lleve más de tres minutos de espera. En otros casos, no suele ser habitual ver a los rusos estresados en las plataformas . Haz como ellos, relájate. Es poca cosa.

8. A la derecha

Cuando vayas en las escaleras mecánicas, la parte izquierda se reserva para caminar. Moscú es una ciudad muy ajetreada, así que a la gente que va con prisa tiene prioridad en una estación llena de gente. Si te sientes vago, quédate a la derecha o si no, prepárate para ser atropellado.

9. No seas demasiado educado

Es bien conocido que los rusos no sonríen mucho en público, así que cuando viajes en el metro de Moscú asegúrate de poner tu versión más seria. Sobre todo, no pidas perdón cada vez que roces a alguien. En una ciudad tan abarrotada como Moscú es inevitable. Un “perdón” (“izvinítie”, en ruso) se reserva para casos en los que realmente se molesta al otro. Por ejemplo, si te caes sobre alguien y lo aplastas contra el suelo. Hasta ese momento, guárdate las cortesías.

Si quieres saber cómo se está modernizando el metro de Moscú, haz click aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más