La arquitectura constructivista sigue viva en Ekaterimburgo

En los años 1920 y 1930, la rápida industrialización de las áreas cercanas a los montes Urales de Rusia produjo un auge de la construcción, particularmente en la ciudad de Sverdlovsk (Ekaterimburgo). El legado de este fenómeno incluye algunos ejemplos importantes de la arquitectura constructivista de la era soviética, cinco de los cuales se presentan aquí a modo de recorrido a pie.

Después de la revolución de octubre de 1917, muchos arquitectos de Moscú se dirigieron hacia el este para comenzar a planificar la construcción de fábricas de acero, y otras factorías en lo que se convertiría en la región de Sverdlovsk y su ciudad principal (el nombre de la era zarista de la ciudad, Ekaterimburgo, fue restablecido en 1991). Los planificadores también se centraron en construcción de oficinas, complejos de viviendas e infraestructura relacionada, necesaria para sostener este crecimiento industrial en un espacio urbano relativamente compacto.

Antes de visitar los cinco edificios constructivistas que le ofrecemos a continuación, lo que requiere medio día, le recomendamos que visite el rascacielos Vysotski en el centro de Ekaterimburgo, para disfrutar de una panorámica de la ciudad. De vuelta al firme del suelo, puede comenzar su recorrido arquitectónico:

Hotel Iset

Hotel Iset.

Un gran edificio blanco y rosa domina la rotonda en Avenida Lenin y Calle Lunachárskogo. Nombrado por el río principal de Ekaterimburgo, el establecimiento hotelero semicircular Iset abrió en 1933 con 95 habitaciones, todas reservadas para su uso como dormitorio por agentes y oficiales de la primera fuerza de policía secreta soviética, la Cheka (más tarde la NKVD, precursora del KGB).

Hotel Iset, en estado de construcción.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el hotel alojó a familias desplazadas por los combates en las partes occidentales de la Unión Soviética.

Hotel Iset.

Aunque el Iset sigue siendo oficialmente un hotel en funcionamiento, ha estado casi vacío durante los últimos tres años debido a renovaciones. Las excepciones son un supermercado en el primer piso y un restaurante que sirve pelmeni de estilo Ural.

Aldea de los Chekistas

Aldea de los Chekistas en Ekaterimburgo.

Detrás del Iset hay una ciudad dentro de la ciudad. La aldea de los chequistas, construida entre 1929 y 1936, fue diseñada para atender las necesidades de los oficiales locales de la Cheka y sus familias.

Plan orginal para la Aldea de los Chekistas realizado por Iván Antónov y Veniamín Sokolov, 1929.

El objetivo de los arquitectos para sus doce barrios era descartar cualquier atisbo de la Rusia imperial, favoreciendo el ideal soviético de la interacción social. Los elementos clave incluían un club de oficiales bautizado como el fundador de la Cheka, Félix Dzerzhinski, un jardín de infancia, instalaciones deportivas y una cafetería. Este enfoque comunal conllevó que los apartamentos individuales se diseñaran sin cocinas, aunque los residentes pronto modificaron sus alojamientos.

Patio de la Aldea de los Chekistas.

Hoy en día, los espaciosos apartamentos son muy codiciados en el mercado inmobiliario de Ekaterimburgo.

Casa de la Prensa

Casa de la Prensa en Ekaterimburgo.

La Casa de la Prensa, entre la avenida Lenin y la calle Turguéniev, se construyó entre 1929 y 1930 y fueron diseñadas para la editorial Ural, que en ese momento incluía oficinas editoriales y salas de prensa para los tres principales periódicos de la región. La estructura fue diseñada por Gueorgui Gólubov, quien más tarde se convirtió en el arquitecto principal de la ciudad de Sverdlovsk. Sus ventanas envolventes garantizaban abundante luz para facilitar que los editores e impresores hicieran su trabajo, y las enormes salas estilo loft acogían las prensas de impresión. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Casa de la Prensa también se convirtió en un espacio de trabajo para escritores que habían huido de los combates en el oeste del país.

Casa de la Prensa en Ekaterimburgo.

En la década de 2000, el último de tres periódicos, Uralski Rabochi (Trabajadores de los Urales), se mudó de la Casa de la Prensa. En 2010, el edificio histórico fue sede de la primera Bienal de la Industria de los Urales, y en los últimos años ha sido reutilizado como complejo cultural y de entretenimiento, con apertura de bares y restaurantes.

Oficina de correos principal

Oficina de correos principal de Ekaterimburgo.

La oficina de correos principal de Ekaterimburgo, adyacente a la famosa plotinka, o represa, en el río Iset, una vez sirvió como la principal estación de telégrafos para la cada vez más extensa ciudad de Sverdlovsk. Completado en 1934, su diseño en forma de tractor estaba destinado a honrar a los trabajadores soviéticos de las granjas colectivas.

Oficina de correos principal.

Dentro de la vasta estructura había un jardín de infancia y una guardería, un estudio de radio y espacio para lecciones de fabricación de encajes y otras artesanías. Otra sección albergó la primera estación telefónica automatizada, que prestó servicios a unos 10.000 usuarios de Sverdlovsk.

Club de trabajadores para constructores

Club de trabajadores para constructores en Ekaterimburgo.

Como en todas las ciudades soviéticas, Sverdlovsk estaba llena de clubes reservados para que los trabajadores se relajaran y se divirtieran al final de la jornada con conciertos, ferias, fiestas o bailes. El club Stroíteli (Constructores) todavía se encuentra en la Avenida Lenin, en el centro de Ekaterimburgo, habiendo jugado un papel importante en la vida cultural de la ciudad. En 1943, el club se mudó al restaurado estudio de cine Sverdlovsk, que en la época soviética era el segundo después de Mosfilm (con sede en Moscú) para la producción de películas.

Hoy, el edificio del club alberga un centro comercial con boutiques y una tienda que vende revistas antiguas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más