¿Cuál es la polémica historia que rodea al himno nacional de Rusia?

Natalia Nósova
El país ha sufrido numerosos cambios políticos a lo largo de la historia y ha cambiado en himno nacional en numerosas ocasiones. Presentamos una breve historia del himno de Rusia.

Cuando Vladímir Putin firmó una ley para establecer un nuevo himno ruso en el año 2000, no todos los ciudadanos se lo tomaron bien. Por ejemplo el famoso cellista Mstislav Rostropóvich declaró que “no se levantaría cuando sonase”. La razón de esta reacción es comprensible porque el himno no era, lo que se dice, nuevo.

El himno que se eligió en el año 2000 tiene la misma música que el viejo himno soviético y es obra de Alexánder Alexándrov y fue escogido por Stalin. Estuvo en vigor entre 1944 y 1991. Es más, aunque la letra del himno fuera nueva, era obra del mismo autor que hizo el himno de 1944, el poeta Serguéi Mijalkov. De modo que esta obra recuerda al periodo soviético. ¿Cómo ocurrió esto?

Gloria real

El himno nacional de Rusia siempre ha sido un reflejo de la sociedad y de la política del país. El primer himno oficial, llamado El rezo de los rusos, lo escogió el zar Alejandro I en 1816. La letra del himno era una glorificación del zar y se basaba en la melodía del británico Dios salve al Rey.

Nicolás I, que sucedió a Alejandro en el poder, era famoso por su patriotismo y su duro temperamento. Se cuenta que dijo: “Me aburre la música británica que hemos oído durante tanto tiempo”. Inmediatamente, en 1833, se escribió un nuevo himno llamado Dios salve al zar y tenía una letra que decía “fuerte soberano reino de gloria, por nuestra gloria”.

https://www.youtube.com/watch?v=g9hfbHRsi_Y

Periodo revolucionario

En 1917 cayó la monarquía y los nuevos líderes de Rusia querían nuevas canciones para el pueblo. Estas tenían un claro simbolismo revolucionario. Entre 1917 y 1922 la versión rusa de La Marsellesa fue el himno. El antiguo zar “fuerte y soberano” era ahora un “vampiro” contra el cual el pueblo debía alzarse.

Tras la creación de la URSS en 1922, La Internacional se convirtió en la canción nacional. No era el himno de manera oficial pero esta conocida canción del movimiento obrero internacional, se cantaba en los actos oficiales y en las celebraciones. La canción llama “a todos los famélicos y esclavos del mundo” a rebelarse y a derrocar el capitalismo.

El cambio de Stalin

Iósif Stalin cambió la principal canción de la URSS en 1944 por algo completamente nuevo. Serguéi Mijalkov y Gabriel El-Registán escribieron la letra y la música fue obra de Alexánder Alexándrov. Stalin tuvo motivaciones políticas para hacer este cambio.

Durante la Segunda Guerra Mundial quería demostrar a los aliados occidentales que la URSS no quería derrocar sus gobiernos y que estaba dispuesta a cooperar. El cambio del himno y la retirada de La Internacional fue un mensaje de gran importancia simbólica en este sentido.

El-Registán recuerda en sus memorias que “Stalin nos dijo que añadiéramos un verso más, algo belicoso sobre el Ejército Rojo, sobre cómo estamos ganando a los fascistas y que continuaremos haciéndolo...”. Este se recogió en el verso “Nuestro ejército crece en las batallas, barreremos al vil invasor”. Aunque en 1977 las autoridades “corrigieron” esta versión e hicieron que sonara más pacífica y también quitaron el nombre de Stalin.

Himno sin letra

El himno soviético se mantuvo hasta que el país dejó de exisitir en 1991. De nuevo Rusia necesitaba uno. Entre 1991 y el año 2000, el himno no oficial de Rusia fue Canción patriótica una composición poco conocida y sin letra, obra de Mijaíl Glinka (1804-1857), uno de los compositores más famosos de Rusia.

Este himno fue problemático desde el principio. El Partido Comunista bloqueó su aprobación como himno nacional y pidió que se reinstaurase el antiguo himno soviético. Al mismo tiempo, para muchos resultó una extraña elección, ya que carecía de letra. El Gobierno llegó a organizar un concurso para conseguir la mejor letra pero no consiguió ningún vencedor.

Poco después de la elección de Putin como presidente en el año 2000, este propuso un compromiso: volver a usar el viejo himno soviético pero cambiando la letra, que se elogiara a Rusia en vez de a la URSS y al comunismo. Tal y como se ha comentado más arriba, algunas personas se opusieron fuertemente a esta idea, pero la mayoría del parlamento aprobó la medida y desde el año 2000 la conocida melodía de Alexándrov se toca en todos los eventos oficiales.

Como respuesta a las críticas, Putin declaró en el año 2000: “Si convenimos no utilizar los símbolos de la época soviética, entonces también tenemos que estar de acuerdo en que toda una generación de nuestros ciudadanos -nuestros padres y madres- vivieron su vida inútilmente. Y yo no puedo estar de acuerdo con eso”.

Si quieres saber más sobre hábitos soviéticos que siguen siendo populares hoy en día en Rusia. Te lo contamos aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies