De Fidel Castro a Michael Jackson: ¿qué extranjeros son honrados con un monumento en Rusia?

Quién es amado y recordado en Rusia

Fidel Castro

Como contamos en agosto del año pasado, la localidad de Olénevka, en Crimea, inauguró una escultura de piedra caliza dedicada a Fidel Castro. El monumento, erigido como un amistoso gesto de respeto y gratitud al desaparecido comandante revolucionario cubano luce la frase en ruso: "La victoria es perseverancia".

Charles de Gaulle

El monumento dedicado al presidente de la República Francesa, que durante la Segunda Guerra Mundial convocó a los franceses para luchar contra los nazis, apareció en Moscú frente al Hotel Cosmos en 2002. Fue inaugurado por el presidente ruso Vladímir Putin y el entonces presidente francés Jacques Chirac. El monumento fue creado por el escultor Zurab Tsereteli, autor del gigantesco Pedro el Grande de Moscú y la Lágrima del dolor de Nueva York. Los moscovitas han criticado su trabajo en muchas ocasiones. Llamaron al general de ocho metros que estaba situado sobre en un pedestal de 10 metros de altura "espantapájaros". Muchos residentes todavía piensan que no es De Gaulle sino el famoso actor de comedia francesa Louis de Funès de la serie El Gendarme de los años 1960-1970.

Karl Marx, Ho Chi Minh y Thälmann

Monumento a Karl Marx.

Mientras que la sociedad todavía albergaba una visión negativa de los comunistas soviéticos y sus monumentos fueron derribados (el de Felix Dzerzhinski, por ejemplo), sus hermanos extranjeros del partido tuvieron mucha más suerte. Especialmente los alemanes fundadores del comunismo, Karl Marx y Friedrich Engels, monumentos en honor de quienes todavía se encuentran en muchas ciudades rusas.

El monumento más famoso a Marx se encuentra en la Plaza Teatrálnaia de Moscú. Fue diseñado por Lev Kerbélem y construido en 1961. El concepto de la escultura se basa en una frase pronunciada por el revolucionario soviético Anatoli Lunacharski, "Marx es un bloque monolítico". La poderosa figura del autor de Das Kapital emerge de una enorme masa de 160 toneladas de granito gris justo en frente del Teatro Bolshói.

El monumento al Lenin vietnamita, Ho Chi Minh, fue erigido en Moscú en 1990, contrariamente a su voluntad, que establecía que no deberían levantarse monumentos en su honor. Pero el gobierno soviético decidió hacer lo contrario, ya que fue durante su estancia en la URSS que Ho Chi Minh se formó como líder comunista. Por esto, en la estación de metro de Akademícheskaia, las autoridades de Moscú vertieron hormigón sobre un macizo de flores, arrancaron algunos árboles y trajeron granito. El monumento tiene la forma de un retrato sobre el fondo de un sol, y frente a la estrella que nos da calor se se representa a un vietnamita levantándose tras estar arrodillado.

Monumento a Ho Chi Minh.

Después del colapso de la URSS, la gente quiso eliminar el monumento, pero la Embajada vietnamita en Moscú estuvo en contra. Sin embargo, los moscovitas pronto olvidaron la relación del  líder vietnamita con Rusia y dieron otra interpretación más creativa al monumento: ahora se le alude como "monumento a un OVNI" o "monumento al yugo mongol de 300 años".

Mientras tanto, el líder comunista alemán Ernst Thälmann ha recibido más respeto en Rusia. Su monumento se encuentra en la plaza homónima de Moscú, al lado de la estación de metro del Aeropuerto.

Monumento a Ernst Thälmann.

Indira y Mahatma Gandhi

La idea de erigir un monumento a Indira Gandhi, la mujer india más famosa del mundo, nació en la década de 1930. Sin embargo, se realizó solo en 1987. El monumento se encuentra en la plaza cerca de Lomónosov Prospect, cerca de la Universidad Estatal de Moscú. Indira fue incluso profesora honoraria de MSU, tal era su popularidad en la Unión Soviética.

Monumento a Indira Gandhi.

Cerca se encuentra el monumento Mahatma Gandhi, que el pueblo de la India regaló a Moscú en 1988. El luchador por la independencia de la India también fue muy popular en la URSS. Había mantenido correspondencia con Lev Tolstói y se inspiró en la Revolución Rusa.

Monumento a Mahatma Gandhi.

Michael Jackson

La iniciativa de erigir un monumento al Rey del Pop surgió del Club de Fans  de Michael Jackson de Ekaterimburgo (1.790 km al este de Moscú). "¿Por qué Ekaterimburgo? Porque aquí es donde Europa se encuentra con Asia. Michael fue un hombre de una escala cosmopolita. Fue amado tanto en Europa como en Asia", nos explicó el miembro del club Alexánder Olímpiev.

El monumento, de tres metros y media tonelada de peso, representa a Michael en su pose favorita. Fue construido en 2011, dos años después de la muerte del cantante.

Cervantes

El universal escritor español, cuyo personaje más famoso, Don Quijote, ha sido llevado al cine por directores rusos en varias ocasiones, tiene un monumento, inaugurado en 1981, en el parque Druzhba (Amistad), de Moscú. Se trata de una copia del que hay en la Plaza de las Cortes de Madrid. Eso sí, al manco de Lepanto de Moscú le falta su espadín, que perdió en un acto de vandalismo.

Johann Christoph Friedrich von Schiller

En realidad, este monumento de Kaliningrado (1.259 km al oeste de Moscú) dedicado al filósofo y poeta alemán no fue una idea rusa: fue erigido por los alemanes en 1910, cuando la ciudad todavía se llamaba Königsberg y pertenecía a Alemania. Pero los rusos no permitieron que se eliminara, algo que requirió un esfuerzo significativo.

En primer lugar, el monumento sobrevivió al bombardeo de la aviación británica, al final de la Segunda Guerra Mundial, que destruyó la mitad de la ciudad. Los soldados rusos colgaron un letrero en el monumento que decía: "¡No disparen! ¡Es uno de los nuestros! "Así es como Schiller sobrevivió al cambio de dueño en 1944, cuando la ciudad se incorporó a la URSS y gradualmente se vio privada de su herencia alemana.

Después de la guerra, el monumento estuvo a punto se ser enviado a un depósito de chatarra: una soga fue colocada alrededor de su cuello cuando, de repente, los residentes y la KGB intervinieron Otras personas dicen que Schiller fue de hecho eliminado, pero gracias a la policía se le encontró en algún lugar cerca de Magnitogorsk, en los Urales del Sur, a 1.700 km al este de Moscú.

Si te interesó este texto, no deberías perderte nuestro artículo sobre 10 réplicas de monumentos internacionales que no esperabas encontrar en Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.