Nuevos funerales tecnológicos en Rusia: ahora llegó el turno de Petia, un virus informático

Vitali Beloúsov
Aunque suene raro, el final de 2017 en la tecnología rusa estuvo marcado por los funerales. En noviembre, se abrió el primer cementerio para robots en el parque moscovita Phystech, y, a finales de este mes de diciembre, el virus Petia estrenó lápida en el parque tecnológico de Skólkovo


En junio de 2017, el virus Petia infectó computadoras en varios países, incluidos Rusia, Ucrania, Francia, India y Estados Unidos, exigiendo a los usuarios que pagaran un rescate de 300 dólares para poder desbloquear sus equipos. De hecho, no fue diseñado en absoluto con la intención de restaurar las computadoras: el virus fue creado para formatearlas completamente y destruir todos los registros de los sistemas de destino.

Maersk, la mayor empresa de transporte de contenedores del mundo, el gigante farmacéutico Merk y la fábrica de chocolate Cadbury fueron atacadas entre muchas otras compañías. El daño causado superó los 8 mil millones de dólares.

El memorial en recuerdo al virus fue instalado en el parque tecnológico Skólkovo, que es uno de los más grandes de Rusia. El monumento de dos metros, hecho en forma de disco duro dañado, fue creado con el apoyo de compañías afectadas por el ciberataque.

"Este es un monumento al virus tecnológico que golpeó y paralizó la actividad de las mayores corporaciones de Rusia, pero fue derrotado por la humanidad", declaró Sana Kagermázova, gerente de proyecto del Grupo de Tecnologías Biomédicas Skólkovo. “Estamos muy contentos de que este monumento esté ubicado a la entrada del parque tecnológico".

La inscripción en el monumento dice: "Aquí yace el virus informático Petia, derrotado el 27/06/2017".

Si te interesó este texto, no te pierdas el que hicimos sobre el cementerio ruso de robots.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies