5 pinturas de Kazimir Malévich que probablemente nunca habías visto antes

Probablemente hayas escuchado algo sobre el suprematismo, un complicado género de las bellas artes de vanguardia. ¿Pero sabías que su creador, Malévich, no pintó solo figuras geométricas? Suponemos que no puedes nombrar ni una sola de sus otras obras (como muchos rusos). Aquí hay seis pinturas para descubrir la variedad de su arte.

Mientras que Malévich se asocia a menudo con su obra maestra suprematista, Cuadrado Negro, su extensa producción a lo largo de los años revela a un artista versátil y ecléctico.

Kazimir Malévich, nacido en 1879 en Kiev, no parecía inicialmente estar cerca del mundo del arte. Su padre quería que Malévich siguiera sus pasos y se metiera en el negocio de procesamiento de remolacha azucarera. Su madre, sin embargo, tenía algunas inclinaciones artísticas, escribía poesía y era aficionada al bordado, convirtiéndose más tarde en una de las pocas personas que apoyó la ambición de Malévich de convertirse en pintor.

Cuando era niño, Malévich vio un cuadro de una niña pelando patatas y quedó impresionado por la precisión con que se pintaron las peladuras. Fue ese realismo increíble el que puso en marcha el viaje artístico de uno de los artistas más abstractos del siglo XX.

1. Primavera. Jardín en flor (1904)

Esta es una de las primeras obras de Malévich. Cuando la realizó, sus pinturas estaban inundadas del espíritu impresionista. Esta fue una de las fases que atravesaron casi todos los artistas de vanguardia. Un profesor privado que dio clases de dibujo a Malévich era un gran admirador de Paul Cezanne.

2. Niños (1908)

Desde el impresionismo puro, Malévich se pasó a la vanguardia, participando en las exhibiciones de diversos grupos artísticos, incluido el Knave de los Diamantes. Lentamente se vio influenciado por el cubismo y un estilo alógico de la pintura (alogismo), con sus obras volviéndose gradualmente más geométricas y primitivas.

3. Autorretrato (1910)

Malévich dibuja alrededor de siete autorretratos muy diferentes; observándolos, es fácil comprobar qué estilo de arte Malévich seguía en este momento. Su primer retrato, muy temprano, es un boceto al fresco que contiene motivos ortodoxos. También hay varios retratos dibujados bajo la influencia de las pinturas fauvistas francesas, con sus inesperados colores y texturas, incluida la que se muestra en la pintura a continuación,  que es probablemente la más famosa. En ella ya se puede observar la tendencia de Malévich hacia la geometría. También hay un retrato supremático basado en Cuadrado Negro (que es, probablemente, una cabeza) y dos retratos realistas tardíos.

4. Mujeres campesinas en una iglesia (1912)

Esta es una pintura del llamado "primer ciclo campesino". Los principales temas abordados son los que rodean a los campesinos, retratados en campos, iglesias y mediante primeros planos. En esta etapa, las figuras de Malévich parecen crecer en masa, volviéndose más voluminosas y estáticas.

5. Chica de las flores (1930)

Cerca del final de su vida, Malévich volvió a la pintura realista. Difícil de creer, pero el creador de La Plaza Negra terminó su carrera pintando simples paisajes, ordinarios y bastante concretos. En sus últimas obras, Malévich vuelve a apelar al impresionismo, tratando de repensarlo y darle una nueva interpretación. Pero mientras las mujeres del fondo se dibujan de una manera impresionista verdadera, la pose de la florista e incluso la ropa reflejan una influencia suprematista.

La exposición "Kazimir Malévich. No solo Cuadrado Negro” se exhibirá en el pabellón 'Trabajador y Mujer del Koljoz' del VDNJ del 24 de noviembre de 2017 al 25 de febrero de 2018. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más