Más de 10 representaciones del bosque ruso, de la mano del pintor Iván Shishkin (Fotos)

Galería Tretiakov
El artista ruso Iván Shishkin (1831-1898) fue famoso por sus clásicos paisajes de bosque, hasta el punto de que en su país se le conocía como el ‘lesnói bogatyr’ (héroe del bosque). Pero el bosque ruso en manos del maestro no es denso y premonitorio, cargado de peligros, sino cálido y acogedor, salpicado de luz solar.

Pino sobre una roca, 1855

Este boceto, que el artista realizó como estudiante de la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú, fue adquirido por el Museo Ruso, el principal contenedor de arte ruso en San Petersburgo. Inspirado por su éxito, Shishkin se trasladó a esa ciudad, la entonces capital, y continuó sus estudios en la Academia Imperial de las Artes.

Vista de la isla de Valaam (zona de Cucco), 1859

Como estudiante, viajó sin cesar por los paisajes rocosos y boscosos de Carelia y pintó del natural. Por este cuadro, en 1860, recibió una medalla de oro de la Academia y un estipendio para un viaje a Europa.

Vista en los alrededores de Dusseldorf, 1865

Shishkin pintó este cuadro en Alemania por encargo del coleccionista Nikolái Bíkov. Como resultado de esta obra, su alma mater de San Petersburgo le concedió el título de académico. Añorando sus paisajes nativos, el artista pronto regresó a Rusia.

Centeno, 1878

En uno de sus bocetos para este lienzo, Shishkin escribió: “Extensión, amplitud, tierras agrícolas. Centeno. La gracia de Dios. La riqueza de Rusia”. De hecho, es difícil imaginar un paisaje más afín al alma rusa. Shishkin se impregnó de la naturaleza que rodeaba su ciudad natal, Yelábuga (actualmente en la República de Tataristán). El cuadro se expuso en una exposición de los Itinerantes, donde fue comprado por Pável Tretiakov.

Arroyo en un bosque de abedules, 1883

Shishkin se mantuvo en estrecho contacto con los artistas itinerantes, que defendían el realismo y los temas folclóricos, y a menudo participó en sus exposiciones artísticas itinerantes. Su íntimo amigo Iván Kramskói, que pintó varios retratos de Shishkin, dijo de su colega como pintor de paisajes: “...está muy por encima de todos los demás juntos...”

Rincón de un jardín cubierto de maleza. Hierba de Goutweed, 1884

La escuela de pintura de Dusseldorf inculcó en Shishkin un amor especial por el lado terrenal y sin adornos de la naturaleza. Sus bocetos, que parecen fragmentos de cuadros, son, sin embargo, muy detallados y cuentan como obras independientes.

Distancia al bosque, 1884

Shishkin ya era un adicto al trabajo, pero la tragedia doméstica le sumió cada vez más en su ocupación. Primero falleció su esposa, la madre de sus hijos. Luego, al casarse por segunda vez, experimentó la misma pérdida agónica.

Los robles. Atardecer, 1887

Los cuadros de Shishkin de la década de 1880 muestran cómo su arte seguía desarrollándose. Aunque ya era reconocido como un maestro de la pintura, nunca dejó de estudiar la naturaleza. “En el esfuerzo artístico, en el estudio de la naturaleza, nunca se puede cerrar el libro, nunca se puede decir que se ha dominado a fondo y que no hay nada más que aprender”, escribió.

Mañana en un bosque de pinos, 1889

Es, con mucho, su cuadro más famoso. La obra fue cordialmente recibida por sus contemporáneos, y el famoso coleccionista Pável Tretiakov la adquirió para su galería de Moscú. En la Unión Soviética (y hoy en día), el cuadro se reprodujo en el envoltorio de un célebre caramelo, por lo que todo ruso lo conoce y lo ama.

Invierno, 1890

Shishkin rara vez pintaba temas invernales, prefiriendo un derroche de verdes. Incluso en este lienzo casi monocromo, que parece sombrío a primera vista, uno de los principales detalles es el cielo azul.

En el norte salvaje, 1891

Este cuadro es la encarnación del romanticismo literario ruso en el lienzo. Lleva el nombre de una obra del poeta romántico Mijaíl Lérmontov, para la que sirvió de ilustración: “En el norte salvaje, se levanta solo / un pino en la cima de un pico desnudo...”

En el bosque de la condesa Mordvínova. Peterhof, 1891

En 1892, el ahora profesor honorario Shishkin fue invitado a impartir un taller de pintura de paisaje en la Academia Imperial de Artes.

Arboleda de barcos, 1898

Sólo seis años después, murió junto a su caballete. En este, uno de sus últimos cuadros, Shishkin utiliza su técnica favorita de “recorte de la copa del árbol”. Así, el bosque parece aún más espacioso, invitando al espectador a entrar en él.

LEE MÁS: San Petersburgo según los cuadros de los artistas rusos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies