10 películas que definen el cine ruso

Desde Serguéi Eisenstein hasta Andréi Zviáguintsev, la evolución del cine ruso a través de un siglo.

El acorazado Potemkin (1925)

Serguéi Eisenstein, genio temprano del cine soviético, dramatizó un motín de marineros ocurrido en 1905 a bordo de un buque imperial en Odessa. La película se considera un clásico de la historia del cine que ha infuído en varias generaciones de directores. La icónica escena de los soldados masacrando a la población en las escaleras de Odessa ha sido reelaborada en películas como Los intocables de Brian De Palma o Agárralo como puedas 33 ⅓ de Peter Segal, entre otras muchas.

Eisenstein dirigió otras películas que se hicieron legendarias, como Octubre, Alexander Nevski o Iván el Terrible. También es conocido como el inventor del 'montale intelectual', una manera de narrar con imágenes que define el montaje cinematográfico moderno.

Los cosacos de Kubán (1949)

Este largometraje, escrito y dirigido por Iván Piriev, es una historia de amor sobre dos trabajadores de dos granjas colectivas diferentes situadas en la región de Kubán. Su intención era presentar la vida soviética como bella y próspera.

El estreno se produjo solo cuatro años después del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el país estaba exhausto y muchos ciudadanos carecían de comida que llevarse a la boca. Según la memoria de algunos, miembros del equipo se desmayaron por el hambre al ver una producción falsa de víveres, hecha para representar la abundancia de la región.

Cuando pasan las cigüeñas (1957)

Dirigida por Mijaíl Kalatózov, esta película fue muy innovadora en su época, tanto artísticamente como por su destreza tecnológica. El cinematógrafo Serguéi Urusevski introdujo largas secuencias con una duración de varios minutos sin interrupción o edición. Además, fue el primero en utilizar raíles para escenas de seguimiento de los personajes, esta técnica es básica en la producción fílmica moderna.

Esta bella historia de amor y amistad tiene un componente trágico, ya que está ambientada en la Segunda Guerra Mundial, hay luchas familiares y los personajes se enfrentan a difíciles decisiones. Se presentan como individuos únicos y complejos, no como figuras idealizadas soviéticas. Este retrato provocó la crítica de las autoridades.

Cuando pasan las cigüeñas es la única película soviética que ganó la Palma de Oro en el prestigioso Festival de Cine de Cannes.

Lluvia de julio (1967)

Una de las películas de mayor fuerza intelectual de su época, Lluvia de julio, dirigida por Marlén Jutsíev fue una obra muy innovadora. Esta original obra de arte del cine soviético se produjo durante la época del Deshielo de Jruschov y recuerda a la Novelle Vague francesa.

El largometraje se puede ver en el contexto de la canción de autor soviética, popularizad por bardos y poetas de los años 60 como Yuri Vizbor, Bulat Okudzhava o Evgueni Kliachkin. Además, directores como Andréi Tarkovski y Alexander Mitta tuvieron un pequeño papel en la película que trata sobre un romance que se prolonga de verano a otoño entre dos personas que tienen 30 y tantos años y que experimentan una revisión de sus opiniones y creencias.

Andréi Rubliov (1966)

La película fue prohibida durante años por las autoridades soviéticas porque el tono religioso y filosófico no se adecuaba a la ideología oficial.

El biopic sobre el pintor de iconos ruso del siglo XV trata gran cantidad de temas y tiene a la Rusia medieval de fondo. Hay una reflexión filosófica acerca del papel del artista en la historia y cultura rusas. El director, Andréi Tarkovski, solamente hizo siete películas en su carrera, pero cada una de ellas está considerada como una obra maestra.

Guerra y paz (1966-1967)

Dirigida por Serguéi Bordanchuk y ganadora del Oscar está considerada como la mejor adaptación cinematográfica de la obra de Lev Tolstói y fue la película más cara jamás rodada en la URSS. Para las escenas de guerra el Ministerio de Defensa creó un regimiento de caballería compuesto por 1.500 jinetes, que también participó en otras películas.

La producción llevó seis años. Durante ese periodo se utilizaron las colecciones de 58 museos y más de 40 empresas soviéticas hicieron armas y equipamiento del periodo histórico del film. También se crearon 9.000 trajes y numerosas réplicas de medallas y armas.

Destacan las escenas de las batallas y los innovadores planos panorámicos del campo de batalla. Para el rodaje de la Batalla de Borodinó de 1812, hubo un elenco de 950 jinetes de caballería y 15.000 de infantería.

Moscú no cree en las lágrimas (1980)

Ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1981. Se cuenta que antes el encuentro entre Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan de 1985, el presidente de EE UU, que había sido actor, vio la película varias veces para entender mejor el alma rusa.

Fue obra de un director más bien desconocido, Vladímir Menshov. Hubo actores famosos de la URSS que declinaron participar porque les pareció que el proyecto carecía de prestigio, pero aquellos que lo hicieron se convirtieron de la noche a la mañana en estrellas, debido a la popularidad de la película, que retrata la vida multifacética de muchas mujeres soviéticas.

La heroína es abandonada por su novio después de quedarse embarazada y encuentra refugio de su dura vida el trabajo, se convierte en directora de una fábrica, y en la maternidad.

El síndrome asténico (1990)

La dirección cinematográfica ha sido una profesión dominada por los hombres, tanto en Rusia como en el resto del mundo. Kira Murátova es una excepción. El síndrome asténico cubre dos épocas diferentes: el periodo anterior a la Perestroika y las propias reformas, aunque las dos partes de la película carecen de conexión entre sí. La primera, rodada en blanco y negro, narra la historia de una mujer que se lamenta por la muerte de su marido, mientras que la segunda, en color, muestra a un profesor que sufre astenia.

Ganó numerosos premios, incluido el León de Plata del premio especial del jurado en el 40º Festival Internacional de Cine de Berlin.

Brat (1997)

Este drama criminal dirigido por Alexéi Balabánov fue emblemático en el periodo posterior a la caída de la URSS y les encantó a los jóvenes. Narra la historia de un joven veterano de la guerra de Chechenia, Danila Bragov, y muestra las formas de criminalidad que había en las calles rusas tras la caída de la URSS.

La película se rodó en tan solo 31 días, con poco presupuesto pero inmediatamente atrajo la atención del público. Brat 2 se estrenó en el años 2000.

Loveless (2017)

La película ha ganado el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de este año y es la candidata de Rusia para los premios Oscar. Retrata a un chico que se siente abandonado psicológicamente y no es querido por sus padres.

El director, Andréi Zviáguintsev ha sido aclamado en Europa desde el estreno de su primera película, El regreso, que recibió el León de Oro en el Festival de Venecia en 2003. Otras películas suyas también han obtenido importantes premios internacionales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más