Andréi Tarkovski, el “dios del cine” venido de Rusia

Andréi Tarkovski.
Andréi Tarkovski. / AFP/East News
Sus películas se han traducido a decenas de lenguas y se han mostrado en los festivales de cine internacionales más prestigiosos, como el festival de Cannes. Esta leyenda del cine soviético, que obtuvo un amplio reconocimiento en Occidente e influyó en la creación de numerosos directores. El director de cine habría celebrado el pasado 4 de abril su 85 aniversario. Falleció con tan solo 54 años, víctima de un cáncer. Lars von Trier declaró que para él Andréi Tarkovski es Dios.

Cine comercial frente a cine de autor

Los años de formación y de creación temprana de Tarkovski coincidieron con el deshielo de Jruschov. En la URSS comenzó a entrar el arte occidental, al que los rusos tenían hasta el momento un acceso muy limitado. En esa época, el futuro prestigioso director entró en contacto con el neorrealismo italiano y con las ideas de la Nouvelle Vague francesa, que unieron su destino artístico con el cine de autor.

La inspiración de Albert Lamorisse

Andréi Tarkovski. Fuente: Kinopoisk.ruAndréi Tarkovski. Fuente: Kinopoisk.ru

El primer éxito no se hizo esperar. Inspirado por la película El globo rojo, de Albert Lamorisse, el joven Tarkovski creó su película de graduación en la escuela de cine La apisonadora y el violín (1961). La independencia de la cámara y su reproducción del color sorprendieron al jurado del festival de cine estudiantil de Nueva York, que le otorgó su primer premio internacional.

El reconocimiento de Jean-Paul Sartre

Un año después Tarkovski presentó su primer largometraje, La infancia de Iván. De nuevo, su creación recibió premios del nivel más alto: el director se llevó el gran premio del festival de cine de Venecia. Curiosamente, a Jean-Paul Sartre le gustó tanto la película que salió en su defensa respondiendo a los ataques de los críticos de cine franceses. A Tarkovski le quedaba por delante el trabajo en películas que se sumarían a la colección de las principales obras maestras del cine mundial.

Andréi Tarkovski con el premio León de Oro, ganado por la película "La infancia de Iván". Festival de Venecia, 1962. Fuente: Getty ImagesAndréi Tarkovski con el premio León de Oro, ganado por la película "La infancia de Iván". Festival de Venecia, 1962. Fuente: Getty Images

Un pintor de iconos ruso en el Festival de Cannes

Tarkovski se basó en la vida del gran pintor de iconos ruso Andréi Rubliov para su película narrativa homónima. En un intento de reconstruir el destino trágico de Rubliov, de cuya biografía se conocen muy pocos detalles, el director se mostró dispuesto a todo: para dar más realismo a la película, rodó incluso las escenas más violentas sin montaje alguno.

La ambición del maestro se volvió en su contra, y la película no recibió la aprobación del gobierno. El autor tuvo que eliminar varias escenas. El mundo de Rubliov tal como lo imaginó Tarkovski no se publicó hasta 1987. Pero la primera versión se mostró fuera de concurso en el Festival de Cannes en 1969 y se llevó el premio FIPRESCI. En la Unión Soviética se estrenó dos años después. El director volvería más tarde a Cannes con sus obras maestras Solaris y Stalker.

 
1/0