Balabánov, a pesar de todo

El director de cine Alexéi Balabánov. Fuente: Ekaterina Chesnokova/RIA Novosti.

El director de cine Alexéi Balabánov. Fuente: Ekaterina Chesnokova/RIA Novosti.

Alejado de lo políticamente correcto, sus películas han sido calificadas de oscuras, pesimistas, nacionalistas, reaccionarias, chernuja (género triste de la perestroika) y sórdidas. A pesar de los pesares, y del perfil poliédrico de Alexéi Balabánov, genio y figura, ningún director vivo ha sacado tanto petróleo cinematográfico del 'byt’ ruso, ese día a día profundo y de escasas palabras.

Las bandas sonoras de Balabánov suelen ser multidimensionales, adictivas y envolventes como un perfume francés. Reflejan deseos, dilemas, obsesiones, y en conjunto crean aura y textualidad, reforzando y complicando las percepciones.

Al final las canciones crean su propio paisaje dentro de los paisajes urbanos película, y no se puede entender a Danila Bagrov sin su walkman.

La combinación de lo onírico y lo descriptivo, como el médico adicto a la morfina que escucha el tango Magnolia de Vertinski, no sólo ambienta el allí y ahora de la situación sino que le aporta un poderoso carácter de inevitabilidad, por muy inverosímil que parezca la evolución.

Balabánov ha cosechado tanto históricos éxitos comerciales (Brat y Brat 2) como ha realizado películas de culto (Cargo 200, El castillo o Sobre monstruos y hombres).

Brat no es sólo la mejor película de acción en muchos años; es el punto de partida de una nueva era en el cine ruso”, confirma Gueorgui Mijeidze, director de la revista Premiere.

Sólo quiero hacer cosas negativas porque nací de esa manera” concluye Balabánov.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies