Estos son los 4 edificios más antiguos de Rusia

La iglesia de Shoana en  Karacháyevo-Cherkessia.

La iglesia de Shoana en Karacháyevo-Cherkessia.

Denís Abrámov/RIA Novosti
Rusia está llena de edificios y construcciones cuya edad supera varios siglos. Pero entre ellos hay algunos que se destacan por su antigüedad y han sobrevivido a los discípulos del Cristo y a los caballeros de la Orden Teutónica.

1. El Stonehenge ruso

 / Oleg Krasnov / Oleg Krasnov

La construcciones de bloques de piedra con un misterioso agujero en medio se pueden encontrar en Kubán, en el Cáucaso, Siberia e incluso en Solovkí, monasterio y antigua cárcel a 1.500 km al norte de Moscú. Se llaman dólmenes y por su forma y antigüedad recuerdan el monumento británico Stonehenge.

¿Para qué servían estos bloques de piedra y por qué tienen un agujero en medio? Existen muchas versiones. Lo único en que coinciden los científicos es en su datación. Los expertos creen que fueron construidos en el territorio ruso en los siglos III-II a. C. Solo en el Cáucaso Occidental (Novorossisk, Guelendzhik, a 1.500 km de Moscú) encontraron unos 2.300 ejemplares.

Probablemente estas construcciones se utilizaban para hacer ritos religiosos o simplemente eran criptas. Durante las excavaciones que se realizaron alrededor se encontraron restos humanos de diferentes épocas y algunos objetos. En un dolmen en el krái de Krasnodar encontraron los restos de 72 personas y un disco de piedra con símbolos astrales. Hoy este sarcófago de 5 toneladas se expone en el Museo Estatal de Historia de Moscú.

Entre la gente local existe la leyenda que dice que en los dólmenes habitaban enanos. Dicen que eran tan pequeños que montaban sobre conejos como si fueran caballos.

Sea como fuese, ahora también aparecen algunos turistas que investigan estas construcciones por su cuenta e intentan meterse dentro de los agujeros. Algunos lo consiguen.

2. La iglesia de la Orden Teutónica

/ Legion Media/ Legion Media

Esta iglesia luterana se levantó en el siglo XIII en medio de un territorio desierto como refugio para los caballeros de la Orden Teutónica. Hoy en día es el edificio más antiguo de la región de Kaliningrado. Se construyó en caso de que hubiera un asedio y por eso se parece a un pequeño castillo o una fortaleza. 

Las impenetrables paredes la protegieron de los cataclismos históricos. La iglesia sobrevivió al Reino de Prusia, la Segunda Guerra Mundial y a las olas migratorias de la URSS. En el siglo XX esta iglesia fue destruida ladrillo a ladrillo.

En 1985 el edificio pasó a depender de la Iglesia ortodoxa rusa. Fue recuperado completamente y en la actualidad se celebran las misas.

3. Iglesia bizantina salida “del mar”

La Iglesia de San Juan Bautista en Kerch. / Serguéi Malgavko/RIA NovostiLa Iglesia de San Juan Bautista en Kerch. / Serguéi Malgavko/RIA Novosti

La Iglesia de San Juan Bautista situada en el centro de Kerch, en la Plaza de Lenin, fue construida mucho antes del Gran Cisma. Según una inscripción en griego realizada sobre una columna de la iglesia, existía ya en 757.

Existen dos versiones acerca de la creación de la iglesia. Según la primera y la más bonita, el templo  fue encontrado… en el mar. Es verdad que antes la estaba justo en la costa y sus paredes y arcos estaban llenos de marcas que dejaban las conchas.

La otra leyenda dice que la catedral fue construida en el lugar donde había otra iglesia, más antigua, bendecida por uno de los doce apóstoles de Cristo, San Andrés, que predicó por la costa del Mar Negro. En el patio de la iglesia se conserva una lápida de piedra con la huella de un hombre, los creyentes aseguran que es la huella de San Andrés o de San Juan Bautista.

4. La iglesia que perdió su biblioteca

La iglesia de Shoana en  Karacháyevo-Cherkessia. / Denís Abrámov/RIA NovostiLa iglesia de Shoana en Karacháyevo-Cherkessia. / Denís Abrámov/RIA Novosti

La iglesia de Shoana situada en las montañas de Karacháyevo-Cherkessia (a 1.500 km de Moscú) es un ejemplo de la austeridad de las antiguas construcciones. Solo tiene 13 metros de largo, carece de pinturas y de decoración.

Debajo de la capa del enlucido de las paredes de la iglesia se encontraron inscripciones griegas, árabes, georgianas, armenias y rusas de diferentes siglos. Además también se hallaron símbolos típicos del Cáucaso del Norte (la iglesia se erigió en el siglo X en el territorio de la antigua Alania, actualmente en el Cáucaso del Norte).

Hasta el siglo XVIII hubo aquí una biblioteca antigua que desapareció y nadie sabe cómo. Después, la iglesia pasó a formar parte de un monasterio masculino. En los alrededores de Shoana, hay muchos cementerios. Probablemente ésta sea la razón por la que iglesia apareció en este lugar.