¿Un palacio inglés en la costa rusa?

El palacio de Vorontsov en Alupka.

El palacio de Vorontsov en Alupka.

Legion Media
¿Un castillo británico en Crimea? Sí, y tiene pedigrí, que fue residencia de Churchill y dacha de Beria. RBTH recoge los hechos más interesantes sobre una de las principales joyas arquitectónicas de la costa crimea.

1. Fue diseñado por el mismo arquitecto del Tribunal Real británico

El primer propietario del palacio, el conde Vorontsov, gobernador general de Novorossiya, era un anglófilo. Hijo del embajador ruso en Gran Bretaña, pasó su niñez y juventud en Londres.

Por ello no es de extrañar que, al decidirse a tener su residencia de verano en Crimea, eligiese para su construcción el estilo inglés e invitase a Edward Blore, famoso por su trabajo en el Tribunal Real británico. Blore además completó la construcción del Palacio de Buckingham después de la renuncia de John Nash, diseñando la fachada principal del edificio.

El arquitecto británico Edward Blore. Fuente: Global Look PressEl arquitecto británico Edward Blore. Fuente: Global Look Press

También participó en la reconstrucción del palacio de St. James en Londres y construyó la torre de Salisbury en el castillo de Windsor. Por otro lado, nunca visitó Crimea y fue su asistente William Hunt quien llevó a cabo el proyecto.

 2. La arquitectura y los interiores reúnen diferentes estilos y épocas

La construcción del palacio tardó en completarse la friolera de 20 años (1828 a 1848). Poco a poco, un palacio con cinco alas y 150 habitaciones emergió al pie de la montaña de Ai-Petri en la costa. Probablemente, imitando a castillos ingleses que tuvieron que ser completados por varias generaciones de propietarios, Blore utilizó elementos de diferentes épocas.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Danita Delimont/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press

Hay inaccesibles torres medievales junto a ventanas de cristal, altas chimeneas con elementos decorativos y grandes ventanas que recuerdan a la Estilo Tudor del siglo XVI. En el siglo XIX la influencia turca aún se podía sentir en Crimea y el arquitecto añadió elementos moriscos: un arco de herradura sobre la puerta sur y torres que recuerdan a los minaretes.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Danita Delimont/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press

3. Las esculturas de la escalera principal fueron encargadas en Italia

Una de las características arquitectónicas más espectaculares es la escalera de la fachada sur que conduce al parque que desciende al mar. Su decoración principal es un conjunto de leones de mármol de Carrara, encargados al taller del escultor italiano Giovanni Bonanni.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Escultura de un león dormido. Fuente: Danita Delimont/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Escultura de un león dormido. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press

El propio maestro talló un encantador león dormido, pero confió a sus asistentes tallar un el resto de los felinos, que aparecen despiertos.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Escultura de un león despierto. Fuente: Danita Delimont/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Escultura de un león despierto. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press

4. El parque ajardinado fue creado por un botánico alemán

La confección del parque comenzó dos años antes de la construcción de la casa. El jardinero alemán Carolus Keebach recibió el encargo de Vorontsov de crear "un jardín de invierno al aire libre" en Alupka.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Server Amzáiev/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Server Amzáiev/Global Look Press

Para conseguirlo plantó árboles y plantas exóticas, asegurándose de que arraigasen en el nuevo entorno. Todas las plantas de los Jardines Imperiales Nikitski, ubicados cerca de Crimea, aparecieron en el jardín del Conde Vorontsov.

El palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Vadim Nekrásov/Global Look PressEl palacio de Vorontsov en Alupka. Fuente: Vadim Nekrásov/Global Look Press

5. Los interiores de mediados del siglo XIX sobreviven sin cambios

A pesar de la turbulenta historia del siglo XX, los principales interiores del palacio están prácticamente intactos y han conservado su aspecto original. La mitad del siglo XIX vivió un período ecléctico y las habitaciones estaban decoradas en diferentes estilos históricos.

El salón del palacio de  Vorontsov. Fuente: Legion MediaEl salón del palacio de Vorontsov. Fuente: Legion Media

El salón, con su techo de madera, grandes sillones y retratos de familia es una reminiscencia de las tradiciones de cualquier castillo inglés, mientras que las paredes en el estudio chino están cubiertos con esteras de paja de arroz fino.

La Sala Azul del palacio de Vorontsov. Fuente: Legion MediaLa Sala Azul del palacio de Vorontsov. Fuente: Legion Media

La Sala Azul está decorada con ornamentación de estuco inspirada en plantas y decorada en el estilo del clasicismo ruso, y el Gran Comedor transporta a los visitantes a la sala de caballeros de un castillo medieval. En el jardín de invierno, entre el exótico verde, hay numerosas estatuas de mármol. La cocina en el ala de servicio está inspirada en la del Pabellón Real de Brighton, construido varios años antes.

 El comedor del palacio de Vorontsov. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press El comedor del palacio de Vorontsov. Fuente: Danita Delimont/Global Look Press

6. El primer propietario del palacio fue un personaje notable en la historia de Rusia

El conde Mijaíl Vorontsov era una personalidad política y militar prominente de su tiempo. Su padre era un conocido diplomático y el embajador ruso en Londres. Vorontsov participó en todas las grandes campañas militares de la primera mitad del siglo XIX, fue héroe de las guerras ruso-turcas y napoleónicas y participó en la toma de París en 1815.

A diferencia de muchos oficiales militares de alto rango, participó personalmente en batallas y creó un nuevo conjunto de reglas para sus subordinados en las que el castigo corporal fue abolido por primera vez. Como virrey en el sur de Rusia y el Cáucaso, hizo mucho por la prosperidad de estas regiones. Lo mejor de sus retratos fue pintado por el brillante pintor inglés Thomas Lawrence y ahora está en el Hermitage.

Retrato de Mijaíl Voronstov, obra de Thomas Lawrence. Fuente: Museo del HermitageRetrato de Mijaíl Voronstov, obra de Thomas Lawrence. Fuente: Museo del Hermitage

7. El palacio fue utilizado como residencia para Churchill y dacha para los funcionarios del NKVD

Entre el 4 y 11 de febrero de 1945, durante la Conferencia de Yalta en la que los líderes de la URSS, EE UU y Gran Bretaña decidieron el destino de la Europa de la posguerra, el Palacio de Vorontsov fue la residencia de la Iglesia de Winston Churchill.

Reunión en el palacio de Vorontsov durante la Conferencia de Yalta (1945). Fuente: Global Look PressReunión en el palacio de Vorontsov durante la Conferencia de Yalta (1945). Fuente: Global Look Press

Después de la guerra, durante 10 años, el palacio fue administrado por la NKVD (Policía Secreta Soviética) y fue utilizado como dacha estatal. Los funcionarios más importantes, responsables de la seguridad nacional, pasaron sus vacaciones aquí: Lavrenti Beria, Lazar Kaganóvich y Viacheslav Mólotov. En 1956 el palacio se convirtió en un museo.