Receta de un aperitivo que enamora a los rusos: ‘solomka’

Vasilisa Malinka
Esta sencilla receta llegó a todas las mesas rusas gracias a su sabor dulce y salado.

Desde los años 90 la popularidad de los aperitivos crujientes y ligeros ha aumentado enormemente en Rusia. Esta moda comenzó con la solomka (paja), un sencillo aperitivo en forma de pajita y con un sabor ligeramente dulce.

No es ni un palito de pan, ni una galleta sino que se trata de algo intermedio. No es muy dulce y es muy crujiente. La verdad es que puede ser muy adictivo. Tanto niños como adultos disfrutan de este sencillo aperitivo con té, café o leche.

La solomka es algo especial que tomaba en la infancia y me trae buenos recuerdos. Mi familia y yo vivíamos en Moscú y durante las vacaciones de verano mis padres siempre nos enviaban a mi hermano y a mí a la pequeña ciudad donde vivía nuestra abuela. Ahí es donde descubrí la solomka. No estoy seguro si en ese momento había desaparecido de los estantes de las tiendas en Moscú o si mis padres nunca la compraron. Eso sí, mi abuela siempre tenía un paquete sobre la mesa. Me encantaba sumergir la solomka en mermelada o leche condensada a la hora del té o comerla con queso para untar. Sabía igual de bien con ambas cosas.

Actualmente, no hay escasez de solomka y se puede comprar en casi cualquier tienda de cualquier ciudad de Rusia a un precio bastante asequible. Sin embargo, prefiero hacerla en casa porque me recuerda los veranos despreocupados de mi infancia.

Ingredientes:

  • 230 g de harina
  • 70 g de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • una cucharada de aceite
  • una cucharadita de extracto de vainilla
  • un huevo
  • 20 g de agua

Elaboración:

1. Pesar todos los ingredientes y mezclar en un bol hasta obtener una masa poco compacta.

2. Pasar la mezcla a una superficie enharinada y empezar a amasarla. Amasar durante unos 3-5 minutos hasta que todo quede junto y muy suave. Envolver la masa en un envoltorio transparente y dejarla reposar en la nevera durante al menos 30 minutos.

3. Mientras tanto, calentar el horno hasta 180°C y preparar la bandeja de hornear untándola con aceite de cocina.

4. Después de que la masa se haya asentado, colócala sobre una superficie enharinada y empieza a enrollarla en forma rectangular de unos 0,7 cm de grosor y 25 cm de largo.

5. Corta la masa con un cuchillo en tiras largas de unos 0,7 cm de grosor. Una vez cortadas las tiras, enróllalas cuidadosamente con las manos para hacerlas más redondas.

6. A continuación, coloca las tiras en una bandeja de horno y ponlas en el horno. Hornea durante 12-15 minutos hasta que estén ligeramente dorados. Deja que se enfríen. Ya están listas para comérselas.

Receta de la solianka, sopa rusa que es el mejor remedio contra la resaca

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies