Cómo cocinar praliné soviético con avellanas trituradas en casa

Vasilisa Malinka
La Ardillita es uno de los dulces símbolos de la Unión Soviética. Está relleno de praliné de chocolate y avellanas trituradas: tan rico y autocomplaciente. Tratemos de aprender cómo prepararlo.

La Ardillita (Bélochka, en ruso) forma parte desde hace mucho tiempo del catálogo de dulces de Año Nuevo que tradicionalmente se dan a los niños en Rusia en estas populares fiestas. A los adultos les encanta por su sabor decadente. La Ardillita fue incluso popular en el Kremlin, y siempre se servía con té en las recepciones importantes.

Desde que apareció por primera vez a la venta en la década de 1940, su envoltorio no ha experimentado cambios significativos. La legendaria imagen de la ardilla ha sido ligeramente modernizada, el sabor y algunos detalles respecto a las nueces han cambiado, pero la fuente empleada en el nombre y la composición permanece sin cambios: una ardilla que sostiene una nuez, y ramas de avellano a lo largo de los bordes de la envoltura.

Hoy en día, se puede encontrar la Ardillita con un diseño de etiqueta original, vendida tanto en cajas como por kilos. Pero en realidad no es tan difícil hacer este famoso dulce en casa. Con sólo unos pocos ingredientes, el resultado te sorprenderá.

Ingredientes:

  • 180 g de nata
  • 50 g de jarabe de maíz o miel
  • 20 g de mantequilla
  • 60 g de manteca de almendras (o cualquier otra manteca de nueces de tu elección)
  • 420 g de chocolate negro
  • 100 g de avellanas
  • sal
  • chocolate negro para recubrir

Modo de preparación:

1. Calienta el horno a 140°C y asa las avellanas durante 45 minutos. Enfríalas y hazlas pedazos con un rodillo.

2. Pon 420 g de chocolate en un recipiente a prueba de calor y ponlo en un baño de agua tibia hasta que se derrita por completo. Luego déjalo a un lado.

3. En un recipiente pequeño, combina la manteca de almendra con la mantequilla normal y colócala en el mismo baño de agua. Revuelve hasta que la mantequilla se derrita y la mezcla se vuelva homogénea. Después apártalo.

4. En una olla pequeña, combina la crema y el jarabe de maíz y deja hervir. Añade una pizca de sal y deja enfriar un poco el líquido. Agrega una parte a la mezcla de mantequilla de almendras y revuelve hasta que se mezclen.

5. A tu chocolate agrega el resto de la crema y mézclalo con una espátula.

6. Luego agrega la mezcla de manteca de almendras y vuelve a mezclar hasta que quede homogénea y brillante. Luego agrega las avellanas.

7. Prepara un molde o un plato con fondo plano forrándolo con papel de envoltura de plástico o papel de pergamino. Vierte tu mezcla y extiéndela de manera que quede plana. Cubre la superficie de la mezcla con una envoltura de plástico y déjala reposar en un lugar fresco durante al menos un par de horas.

8. Una vez que tu mezcla de dulce haya fraguado, sácala del molde y quita la envoltura plástica.

9. Con un cuchillo caliente y seco corta cuidadosamente los bordes desiguales y luego el bloque en pequeños bombones.

10. Necesitarás unos 300-400 g de chocolate para el recubrimiento. Deberás temperarlo en un baño de agua y llevarlo a entre 31 y 32°C.

11. Comienza a cubrir tus golosinas una por una con la ayuda de un tenedor, agitándolo y frotándolo contra un tazón para deshacerte del exceso de chocolate.

12. Coloca los dulces recubiertos en papel de pergamino y espera a que se endurezcan. ¡Disfrútalos!

Pincha aquí para aprender a preparar “salami de chocolate”.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies