Aprende a cocinar el pastel de manzana favorito de la poetisa rusa Marina Tsvetáieva (Receta)

Klaus Wagenhäuser/Global Look Press
Cada año, los amantes de la poesía de Tsvetáieva preparan este pastel para celebrar su cumpleaños (8 de octubre). Sabe mejor con manzanas de otoño.

Las mejores variedades de manzana para el pastel de Tsvetáieva son la Antónovka o la Bogatir, que pueden recogerse a finales de otoño. Estas manzanas tienen un sabor ligeramente ácido, que va muy bien con la masa fina de corteza y la delicada crema doble.

El pastel fue muy apreciado por la familia de la famosa poetisa rusa Marina Tsvetáieva, aunque no se sabe con certeza quién fue el primero en inventar la receta. Lo que sí se sabe es que cuando eran niños, Marina y su hermana Anastasía pasaban sus vacaciones en una dacha en Tarusa (en la región de Kaluga). Según una teoría, las hermanas prepararon ellas mismas el pastel, lo cual es poco probable, ya que, según admite Marina, sólo podía escribir poesía y era completamente inútil en la cocina. Según otra teoría, que suena más plausible, el pastel nación en la casa de los vecinos de los Tsvetáiev.

En sus memorias, Anastasía recuerda un gran y acogedor jardín con manzanos y un porche, donde siempre había un samovar preparado y la mesa estaba puesta con dulces tartas encima, hechas con deliciosa crema agria. De hecho, la crema agria es el ingrediente más importante del pastel, además de las manzanas.

La propia Tsvetáieva nació en uno de esos típicos días de octubre teñidos de olor a manzana, cuando el cielo está inmóvil y las hojas caídas se cubren con la primera niebla helada. Por esto, los rusos aficionados a la poesía de Tsvetáieva suelen celebrar su cumpleaños haciendo su pastel de manzana favorito.

Pastel de manzana Tsvetáieva

Ingridientes

Para la pasta:

  • ½ taza o 5 cucharadas soperas de crema agria (de al menos 30% de grasa)
  • 150 gramos de mantequilla (82.5% de grasa)
  • unos 1,5 tazas de harina
  • 1 cucharadita de polvo de hornear

Para el relleno:

  • 1 taza o 10 cucharadas de crema agria (de al menos 30% de grasa)
  • ½ taza de azúcar
  • un huevo
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 3-5 manzanas

Preparación

1. Empezaremos con la pasta. Lo más importante es elegir una buena y rica crema agria. En los tiempos de Tsvetáieva, probablemente usaban crema agria casera de vacas locales, pero hoy en día la crema agria de un supermercado normal es suficiente. Lo principal es que debe ser espesa. Es este tipo de crema agria la que hace que los pasteles con corteza sean tiernos, ligeros y ricos.

Pon la crema agria en un recipiente hondo, agrega la mantequilla a temperatura ambiente y mézclala con las manos o con una batidora hasta que los ingredientes estén completamente integrados.

2. Tamiza la harina (la harina de trigo integral o de trigo duro funciona bien para este pastel) y añade el polvo de hornear (o bicarbonato de sodio con zumo de limón). Dependiendo del grosor de la crema agria y de la cantidad de ésta, necesitarás de 1 a 1,5 tazas de harina. No es necesario remover la masa durante mucho tiempo, pero debe ser homogénea y no pegarse a los dedos.

3. Forra un molde con la pasta blanda, sin olvidar los lados (5-6 cm de altura). Lo mejor es extender la masa hasta que esté bien fina.

4. Deshuesa y corta las manzanas en rodajas, no es necesario pelarlas. Coloca las manzanas en el molde, hilera tras hilera (puedes crear varias capas), pero no las aprietes demasiado.

5. Ahora vamos a hacer la crema. Mezcla la crema agria, el azúcar y el huevo en un recipiente, con una batidora, y luego agrega la harina. Vierte la crema sobre el pastel, agítalo un poco y déjalo durante unos tres minutos para que la crema se filtre hasta la base.

6. Hornea la tarta a 180°C durante 45-60 minutos, dependiendo del horno. Para comprobar si el pastel está listo, perfóralo con un palillo de dientes: la crema no debe ser líquida. Dicen que después de hornear, es mejor dejar reposar el pastel un par de horas para que la crema se “abra”. Sin embargo, las posibilidades de que aguante tanto tiempo sin que nadie se lo coma son prácticamente inexistentes.

¡Priyátnogo appetita!

Pincha aquí para conocer diez deliciosos pasteles rusos que deberías probar antes de morir.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies