Receta de la ‘solianka’, sopa rusa que es el mejor remedio contra la resaca

Vasilisa Malinka
Tiene una misma base de verduras pero variantes de carne, pescado o caldo de champiñones. Así que seguro que encuentras tu variante. En Rusia es muy popular como remedio contra la resaca, pero no solo, se sirve también en los comedores escolares y en muchos restaurantes.

La solianka es un tipo de sopa rusa hecha a base de un caldo fuerte mezclado con pepino, col, tomate u otra salmuera vegetal. La base puede ser de carne, pescado o setas. Tradicionalmente en la solianka se usan carnes ahumadas y salchichas. La variante de pescado lleva pescado ahumado, como salmón o trucha. Eso sí, cada solianka lleva cebolla, pepinos encurtidos, aceitunas y/o alcaparras y una rodaja de limón, que se añade al servir. Además, este tipo de sopa contiene gran cantidad de hierbas y especias, como pimienta, perejil y eneldo.

La solianka es una sopa muy popular en Rusia. Es una de las mejores comidas que hay después de una fiesta o celebración. El sabor picante y agrio, además del caldo ayudan a hacer frente a la resaca. También es una sopa que se sirve habitualmente en los comedores escolares, porque es muy nutritiva y rica. Te llena y además te proporciona mucha energía. No existe una receta “clásica” de esta sopa. Todos en sus familias tratan de añadir algo único a su solianka.

Selianka es un nombre inventado por los cocineros y significaba: “comida del aldeano”, “guiso del aldeano”, porque selianín significa aldeano. Sin embargo, la palabra desapareció hace más de un siglo. El hecho es que estas sopas solían ser bastante saladas, por lo que el nombre comenzó a transformarse en solianka ya que introdujo la palabra sol (sal) y sustituyó una palabra por otra.

Ingredientes

  • 300 g de carne cocida (preferiblemente de res o cerdo)
  • 2 salchichas ahumadas pequeñas
  • 1 l de caldo fuerte
  • 2 encurtidos
  • 100g de col fermentada (chucrut)
  • 1 taza de salmuera (de pepinillos o col)
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • 1 cucharada de aceitunas
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cebolla
  • aceite, sal, pimienta y perejil

Elaboración:

1. Pela los pepinillos y córtalos en dados pequeños, reserva la piel.

2. En una olla pequeña, cubre las pieles de los pepinillos con su salmuera vegetal, hierve la mezcla y deja cociendo 10 minutos.

3. Corta la cebolla en dados pequeños. Exprime el exceso de salmuera de la col y corta en trozos del mismo tamaño que la cebolla.

4. Por otro lado, en una olla mediana vierte un poco de aceite y añade las cebollas, los pepinillos y el repollo. Cocina hasta que estén blandas. Añade la pasta de tomate y deja cocinar durante 2 minutos. Añade el caldo, unos granos de pimienta y una hoja de laurel. Dejar al fuego hasta que hierva la mezcla.

5. Corta las salchichas en pequeños trozos y añádelos a la mezcla hirviendo junto con la carne cocida. Llevar a ebullición de nuevo.

6. Después agrega las alcaparras, las aceitunas y la salmuera caliente, colado de las cáscaras de los pepinillos. En este punto, si crees que le falta sal, este es un buen momento para agregarla.

7. Pon la sopa a hervir de nuevo y apaga el fuego. Deja reposar de 15 a 20 minutos.

8. Servir con perejil picado y una rodaja de limón encima.

10 sabrosas sopas rusas que deberías probar en el almuerzo

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies