7 antiguos platos rusos hechos con guisantes que todo vegetariano debería conocer

Legion Media
Los guisantes son buenos no sólo para ponerlos en una sopa o en unas gachas. Algunas recetas rusas del siglo XVII ofrecen al paladar vegetariano moderno una amplia gama de sabores.

En la antigua Rus, los guisantes se utilizaban en todas sus versiones: guisantes verdes crudos, guisantes tratados con calor, vainas jóvenes, guisantes maduros secos o sus puntas secas. Estas últimas se utilizaban para hacer muñecos para Máslenitsa, que eran quemadas en un intento de convocar la primavera.

El uso de los guisantes en la cocina rusa se menciona en documentos que datan del siglo XII. En particular, una receta para la kutiá (un plato ceremonial de granos que se consume en un banquete funerario) sugiere añadir guisantes y frijoles al trigo hervido. Y la Domostrói de los años 1650, el principal documento que reguló la vida familiar rusa durante varios siglos, contiene una receta para fideos de harina de guisantes llamada “pasta rusa”.

Incluso existió una fiesta dedicada a los guisantes, que tradicionalmente se celebraba a mediados de agosto, al mismo tiempo que la Fiesta de la Manzana del Salvador. A partir de este día, los guisantes pueden ser cosechados y consumidos. Los guisantes estaban asociados con la prosperidad económica y el bienestar de la familia. Después de las bodas, los recién casados eran azotados ceremoniosamente con látigos de guisantes en la entrada de su casa. Se suponía que esto les traería riqueza y muchos hijos. He aquí una lista de platos cuyos efectos sobre la fertilidad aún no han sido estudiados, pero que seguramente alegrarán el día a cualquier vegetariano.

1. Puré de guisantes con verduras

Para obtener mejores resultados, remoja los guisantes toda la noche. Al día siguiente, vierte 500-600 ml de agua sobre los guisantes y hierve hasta que estén medio cocidos (1,5 horas). Luego, corta en dados las zanahorias, cebollas y nabos (si están disponibles) y añade todo a los guisantes. Cuando los guisantes y las verduras estén blandos, viértelas en un colador, añade sal y pimienta al gusto y vuelve a colar. Pon la mezcla en moldes prelubricados con aceite vegetal, voltealos y colocalos en un plato. Espolvorea con cebollas verdes o agrega verduras frescas.

2. Guisantes con picatostes

Los guisantes se hierven hasta que estén cocidos (1,5-3 horas), se tamizan y se colocan en un plato. Agrega cebollas fritas o verduras frescas, sal y pimienta, y espolvorea los picatostes por encima.

3. Guisantes verdes con hierbas

Necesitarás guisantes verdes de vaina. Si están duras y secas, se pueden hervir primero (5 minutos), pero no se deben hervir hasta que estén blandas. A continuación, los guisantes se fríen en aceite vegetal con cebollas finamente picadas, perejil, eneldo y otras hierbas. Por último, se añaden sal y pimienta junto con 250 ml de leche de amapolas (o leche de vaca si tus necesidades dietéticas lo permiten) y se pone todo a hervir.

4. ‘Kisel’ de guisantes

Muchas personas han oído hablar del kisel (jugo espeso de fruta) preparado con bayas. Hecho de guisantes, el plato parece gelatina.

Tritura una taza de guisantes en harina en la licuadora y diluye con una pequeña cantidad de agua para que no queden grumos. Vierte la masa de guisantes en agua hervida tibia (500 ml) y cocina durante 20 minutos a fuego lento, removiendo la mezcla ocasionalmente. Al final, agrega sal, vierte el kisel en moldes pequeños y deja que se endurezca. Por separado, pela una cebolla, cortala en aros finos y fríela hasta que esté dorada. Sirve el kisel en platos. Para que se desprenda fácilmente de los moldes, mételos en agua caliente durante un par de segundos. Decora con aros de cebolla por encima.

5. Fideos de guisantes

En Rusia, los fideos de guisantes se hacían de la siguiente manera: 400-500 g de harina de guisantes (si no hay harina preparada, muele los guisantes en la licuadora) se vierten en una sartén. Rompe dos o tres huevos y añádelos, además de sal y agua fría o leche (100-150 ml), luego amasa la masa. Durante el ayuno, la masa de los fideos se hacía con harina, agua helada y una cucharada de aceite vegetal. De todas formas, la masa se enrolla en una capa y se corta en fideos con un cuchillo afilado. Luego, los fideos se secan y se hierven en agua salada.

6. Panqueques de guisantes

Estas originales tortitas son tan fáciles de hacer como los panqueques de harina de trigo, pero tienen un sabor dulce. Toma un poco de harina de guisantes o muele guisantes en una licuadora. Mezcla un huevo con una cucharadita de azúcar y una pizca de sal, vierte gradualmente 150 g de harina de guisantes, añade 200 ml de agua y amasa la masa para que no queden grumos. Los panqueques se preparan como de costumbre, en una sartén caliente untada con aceite vegetal.

7. Empanadillas de guisantes (‘pirozhkí’)

Estos pequeños pasteles se parecen a las empanadillas de papa, pero tienen un sabor más rico. Para hacer el relleno, los guisantes se remojan el día anterior (una taza) y luego se lavan y se hierven hasta que estén blandos; se escurre el agua sobrante. Fríe cebolla finamente picada en aceite vegetal y añadela a los guisantes. Añade sal y mezcla la masa; si es necesario, pásala por la batidora.

La masa tarda varias horas en prepararse. Vierte 250 ml de agua tibia en un recipiente y disuelve dos cucharaditas de azúcar y 10 g de levadura en ella. Vierte un vaso de harina tamizada y mezcla. Cubre con un paño de cocina y deja en un lugar cálido durante media hora. Cuando la masa suba, añade media cucharada de sal y cuatro cucharadas de aceite vegetal, más tres tazas de harina, y amasa la masa. Coloca la masa sobre una tabla y dale forma de bola. Vuelve a ponerla en el bol, cúbrela de nuevo con un paño de cocina y déjala en un lugar cálido durante media hora. Corta la masa fermentada en trozos, dales forma redondeada. Extiende, añade el relleno y haz empanadillas. Colócalas sobre una tabla espolvoreada con harina y déjalas reposar durante 20 minutos. Por último, fríe las empanadillas por ambos lados en aceite vegetal.

Pincha aquí para aprender a hacer 6 platos vegetarianos rusos verdaderamente deliciosos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies