Los medios rusos ante el legado de Obama

Los expertos consultados coinciden en el empeoramiento de las relaciones con Rusia.

Los expertos consultados coinciden en el empeoramiento de las relaciones con Rusia.

Reuters
Ante la ceremonia de inauguración de Donald Trump, los medios rusos comentan cómo han sido estos ocho años del mandato de Obama para las relaciones rusas. Todos coinciden en que las relaciones están peor que en 2008 pero los expertos apuntan a diferentes causas.

A lo largo de esta semana los medios rusos han escrito profusamente sobre los resultados de la presidencia de Barack Obama y sobre las relaciones del país con EE UU. Muchos de ellos señalan que Obama es poco amistoso hacia Rusia y apuntan a cómo sus últimas acciones complican más las relaciones bilaterales.

El periodista y analista Gueorgui Bovt comenta en Gazeta.ru que la presidencia de Barack Obama ha sido un fracaso en casi todos los sentidos. Al mismo tiempo admite que Obama ha tenido algo de éxito al superar la recesión económica que comenzó en 2008. Sin embargo, en otros ámbitos, el presidente que prometió “esperanza” (“hope”) no ha estado a la altura de las esperanzas de los estadounidenses. Según Bovt, la desigualdad y la fuerte división política existente en la sociedad estadounidense son una muestra evidente del fracaso del mandato de Obama.

Además, en cuestiones de política exterior, Obama no ha sido ni lo suficientemente enérgiconi decisivo como para traer algo de estabilidad al mundo, opina Bovt. Además, especula que ha tratado de crear dificultades a Trump, creando tensiones con el Kremlin en los últimos dos meses.

Perjuicios y problemas

Mientras tanto, el periódico oficial Rossiyskaya Gazeta se centró en el discurso de despedida de Obama, en el que el presidente saliente habló sobre todo sobre sus logros y dejó de lado los fracasos. El diario ruso cree que el legado de Obama podría quedar eclipsado por Trump, especialmente si los enormes proyectos que han sido los acuerdos comerciales no se implementan.

En la publicación analítica Actualnii Kommentarii, la columnista Natalia Yankova describe las últimas decisiones de Obama como perjudiciales y “tóxicas” para el equipo sucesor. Según ella estas tácticas muestras la debilidad subyacente de Obama.

Por su parte, el columnista de Russia Direct Iván Tsvetkov discrepa. Según él estos medios rusos tratan de distorsionar la realidad y solamente pretenden descreditar a Obama y a su administración porque es más conveniente para el Kremlin. Afirma que Obama se ha convertido simplemente en “la cabeza de turco” y lo presentan como un líder muy desfavorable para Rusia.

Estos análisis no tienen en cuenta, según Tsvetkov, las críticas que ha recibido Obama en EE UU. “Esta interpretación es fruto de la ignorancia de la realidad política estadounidense. En realidad los políticos de EE UU, sobre todo los del Partido Republicano, han criticado a Obama por su supuesta debilidad y fracasos (o cautelosa falta de voluntad) para responder de manera más firme a Putin. Según esta narrativa, de hecho, Obama sería uno de los mejores presidentes de los EE UU...”.

Inicio prometedor que se truncó pronto

Por su parte, James Carden, colaborador de The Nation y antiguo asesor de la Comisión Presidencial en el Departmento de Estado de EE UU, comentó a Russia Direct, que uno de los mayores errores de Obama quizá fue la decisión de “personalizar” las relaciones entre EE UU y Rusia. Una vez que el primer ministro Vladímir Putin decidió volver al Kremlin, en un proceso que implicó la salida de Medvédev— el favorito de Obama y en quien la Administración estadounidense había puesto tantas esperanzas— las relaciones se tensaron rápidamente. La desastrosa decisión de Obama de apoyar el cambio de régimen en Kiev provocó una nueva guerra fria, en la que nos encontramos actualmente.

Iván Timoféiev, director de programas en el Consejo Ruso de Asuntos Internacionales y miembro del Club Vladái, considera que los resultados de la presidencia de Obama son polémicos. A nivel doméstico ha hecho mucho por intentar cumplir con sus iniciativas, sobre todo contribuyó a la reforma sanitaria y a que EE UU fuera un líder global que se enfrentó enfrentarse a las consecuencias de la crisis financiera. Aunque fue incapaz de resolver los problemas en Irak y Afganistán.  Además, la administración fue incapaz de calcular los equilibrios de poder en el espacio postsoviético y fue sorprendida por la reacción de Rusia a la política estadounidense en Ucrania.

Creciente influencia de China

Al principio de su mandato trató de tener una política de coaliciones flexibles con Rusia y China, pero su acercamiento tuvo serios problemas, explica este experto.

Emepzó con el esfuerzo de tratar de resolver una serie de problemas internacionales pero todos ellos son ahora más complejos. Las relaciones con Rusia empeoraron enormente y China es más influyente, la UE se ha hecho más independendiente y la situación en Oriente Próximo es más inestable. De modo que la situación en la que deja el puesto es peor que lo que era en 2008. Comparado a otros presidentes de EE UU, prefirió utilizar la diplomacia sobre la fuerza en cuestiones de política internacional.

Anteriormente, el analista Fiódor Lukiánov comentó que no cree que exista una nueva guerra fría porque existen retos comunes que no se pueden ignorar, como la situación en Oriente Próximo y el auge del terrorismo.

Para la elaboración de este texto se ha utilizado información de Russia Direct

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.