La cumbre de los BRICS, muestra de la dificultad para aislar a Rusia

17 de octubre de 2016 Ajay Kamalakaran, Gleb Fiódorov, RBTH
Vladímir Putin tuvo una calurosa acogida en la cumbre de los BRICS, aunque los expertos discrepan acerca de los logros de estos encuentros.
Cumbre de los BRICS en INDIA GOA
Fuente:Kremlin.ru

Vladímir Putin canceló una visita a París la semana pasada para inaugurar un centro cultural y religioso tras las tensiones surgidas en torno a Siria, mientras que en Goa fue recibido con alfombra roja. La visita a India para asistir a la 17ª cumbre Rusia-India y a la 8ª cumbre de los BRICS no podía haber llegado en mejor momento, aunque los analistas están divididos acerca del alcance de lo obtenido por el Kremlin.

"Ningún miembro de los BRICS puede tomarse en serio la idea de aislar a Rusia", dice Gueorgui Toloraya, miembro del Comité Nacional de Investigaciones del BRICS. "Putin recibe el apoyo de los BRICS y de otros países en asuntos clave como Siria. En este sentido, la cumbre de Goa es un éxito para Rusia".

Alexander Gabuev, del centro Carnegie de Moscú, está de acuerdo de que la cumbre le sirve al Kremlin para mostrar que no se puede aislar a Rusia a nivel global. Aunque añade que los BRICS no pueden ofrecer un apoyo "tangible".

"Aunque estos países no apoyen las sanciones contra Rusia, sus empresas y bancos están muy atentos de los posibles riesgos y no tratan de 'ayudar' a Rusia. Solamente los chinos realizan determinadas transacciones para cimentar la relación entre Putin y Xi Jinping. De modo que es poco probable que este esfuerzo de relaciones públicas tenga mucho impacto en Occidente", declara Gabúev.

El encuentro con el primer ministro indio, Narenda Modi, se presentó como un gran éxito en la prensa india. Putin además se reunió con otros miembros de BIMSTEC, la Iniciativa para una Cooperación Técnica y Económica de la Bahía de Bengala, que reúne a miembros de Bangladesh, Bután, India, Nepal, Sri Lanka, Birmania y Tailandia.

"Los países de BIMSTEC no han sido una prioridad para la política exterior rusa, de modo que esta cumbre supone una buena oportunidad para reactivar estos lazos", declara Toloraya.

Mientras que Gabuev cree que es poco probable que esta cumbre y los encuentros bilaterales vayan a servir para enderezar los lazos con estos países.

Encuentro con Xi Jinping

La situación en Siria dominó el encuentro del sábado entre los líderes de China y Rusia. Pekín no acusa a Rusia por el la escalada de la violencia en la guerra civil.

"El presidente ruso y el presidente chino han intercambiado sus puntos de vista sobre la cuestión siria. Putin informó a su homólogo ruso sobre los progresos sobre el terreno", declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. "Durante el encuentro se enfatizó en la necesidad de aumentar la cooperación para prevenir la inflitración del terrorismo internacional en el territorio de Asia Central".

Gabuev considera que las relaciones con China se han fortalecido en los últimos años aunque es cauto ya que los lazos son asimétricos: "Moscú necesita a Pekín más de lo que Pekín necesita a Moscú", explica.

Cooperación nuclear con Sudáfrica

En su reunión con el presidente sudafricano, Jacob Zuma, Putin habló de la cooperación en el uso pacífico de la energía nuclear, así como de la protección mutua de las inversiones.

Sudáfrica pretende desarrollar una capacidad de energía nuclear de hasta 9.600 megawatts hasta 2030 y la agencia rusa Rosatom está interesada en participar en el desarrollo de este sector.

Putin y Zuma también hablaron de la leve caída del intercambio comercial entre ambos países en 2016. "Ambas partes saben lo que hay que hacer para compensar este pequeña caída", declaró Peskov a la prensa.

Los analistas coinciden en que Rusia deber hacer mucho más para construir lazos con sus aliados tradicionales en África. Los BRICS dan a Rusia una firme presencia en este continente.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de RBTH.
+
Síguenos en nuestra página de Facebook