Por qué NUNCA deberías viajar en el Transiberiano

Getty Images
El Transiberiano es el tren más sobrevalorado de Rusia (y quizás del mundo), y por alguna razón mucha gente sueña con hacerlo. Aquí hay seis razones que romperán en añicos este sueño.

1.er motivo: 6 días y 22 horas en tren

Si decides hacer el viaje desde Moscú hasta Vladivostok de una sola vez (literalmente), entonces prepárate para que en siete días (probablemente antes) todo el romanticismo que rodea a las estaciones de tren y al traqueteo se evapore. El tren hace paradas, por supuesto, pero suelen ser de dos o tres minutos. Las paradas realmente largas, donde se puede ir a dar un paseo sin preocuparse de que se vaya sin ti, son pocas y (muy) lejanas entre sí: alrededor de una hora en Ekaterimburgo, Novosibirsk y Jabarovsk, y 30 minutos en Irkutsk, Ulán-Ude y Chitá. No hay tiempo para ver ninguna de estas ciudades, solo para estirar un poco las piernas. Así que prepárate para una larga sesión de sedentarismo. La red móvil (olvídate del wifi) no estará disponible en todas partes, así que abastécete de libros y crucigramas.

Los pasajeros que deseen hacer una parada en el camino pueden prorrogar la validez de su billete, pero no por más de diez días. Si decides quedarte en una ciudad, debes sellar tu billete en la taquilla de la estación dentro de las tres horas siguientes a tu llegada. Para reanudar el viaje, es necesario emitir un billete en la taquilla y que se te asigne el mismo número de transporte que antes. Es posible que tengas que pagar un suplemento por la reserva de asiento.

Lo más seguro es que los abedules y los abetos cubiertos de nieve sean conmovedoramente pintorescos al principio, pero imagina esta imagen verde y blanca delante de su ventana durante tres, cuatro o cinco días seguidos. ¿Qué tal siete días?

2.º motivo: Baño y ducha

La mayoría de los trenes están equipados con un baño seco. Fíjate atentamente en los servicios cuando compres el billete: asegúrate de que aparece el icono de “baño ecológico”.

A menudo en los compartimentos antiguos de segunda clase no hay baños secos y solo hay un agujero por el que echar los desechos en las vías. No solo son más sucios y olorosos, sino que, lo que es peor, se cierran una hora antes de llegar a las estaciones principales (unos 20 minutos antes que las más pequeñas) y se abren solo una hora después de la salida.

En la mayoría de los vagones nuevos hay una ducha (el icono de “ducha” solo se indica en los billetes que tienen el compartimento para dormir). Es cierto que es un servicio de pago y, según los comentarios de los pasajeros en el sitio web de venta de entradas, el agua es intermitente. Pero, ¿debería eso disuadir a los buscadores de aventuras?

3.er motivo: El auxiliar es como la lotería

Es probable que el auxiliar sea una mujer y que dirija el tren como si fuera suyo, incluyendo el tema vital del acceso al baño (si no es bio). La mayoría de las veces, sin embargo, será una señora encantadora y dispuesta a ayudar a los extranjeros despistados.

Pero si no es tu día de suerte, podrías encontrarte con una reliquia de la era soviética que cree que se ayuda frunciendo el ceño y gritando cada vez más fuerte. Ni siquiera se te ocurra beber alcohol o hacer ruido. Y si rompes algo, prepárate para recibir una buena bronca...

También es la persona que te llevará el té en un elegante vaso y un portavasos para un par de kopeks (no se ajusta a la inflación). En general, vale la pena hacer amistad con ella, especialmente si quieres escuchar algunas historias interesantes sobre cómo es la vida en los ferrocarriles.

4.º motivo: Nunca sabes con quién viajarás

Todos hemos tenido la experiencia de sentarnos al lado de alguien desagradable en un avión. Ahora imagina que tienes que pasar siete días y siete noches con esta persona. Los ronquidos, los olores desagradables y los malos modales son parte integral del “romántico” viaje en tren.

Se dice que los viajes abren la mente (y si no hay comida, también otras partes del cuerpo), y que los encuentros con extraños pueden tener un efecto terapéutico, como ver a un psicoterapeuta. Pero tu compañero de viaje puede ser, fácilmente, un mentiroso o un ladrón. A los extranjeros les encanta hablar con rusos corrientes y escuchar sus historias. Pero si tus compañeros de viaje son soldados desmovilizados recién salidos del ejército que van camino a casa, probablemente no querrás ser objeto de su atención cuando las cosas se pongan algo más “alegres”.

5.º motivo: Te incordiarán en la plataforma

La venta de mercancías en las estaciones es la principal fuente de ingresos en muchas pequeñas ciudades ferroviarias. No te alarmes si se te acercan personas cargadas con montañas de peluches o cangrejos de río hervidos. No son peligrosos, solo vendedores locales que no aceptan niet como respuesta.

Si lo que quieres es algo de exotismo, adelante. Pero ten cuidado con la comida, no se puede saber cuántos días o meses (¿años?) tiene. Y nunca compres pasteles de carne, a menos que quieras ser envenenado.

Incluso los pasteles sin carne son peligrosos, es como jugar a la ruleta rusa: pides uno con col y otro con manzana (en ruso perfecto, por supuesto), y cuando vuelves a tu compartimento, tienes dos con patata (o algo peor).

6.º motivo: El precio

El viaje de siete días cuesta por lo menos lo mismo que un vuelo de nueve horas. Un billete de ida cuesta entre 5.000 y 13.000 rublos en un coche (con asiento reservado) y entre 20.000 y 25.000 rublos en un coche cama (también hay un compartimento de lujo por 55.000 rublos, aparentemente para personas ricas que tienen miedo de volar). Mientras tanto, un vuelo directo de ida y vuelta cuesta 23.000 rublos (si se compra con mucha antelación, todo hay que decirlo).

¿Todavía te han quedado ganas de hacer el “Transsib” (como se le conoce en ruso)? Entonces, inspírate con estos textos:

Transiberiano: el arte de viajar

Transiberiano, el ferrocarril más largo del mundo que une Occidente con Oriente

El viaje secreto de David Bowie en el Transiberiano

En el Transiberiano también hay clases

Fotos únicas de la construcción del transiberiano

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies