Fotos únicas de la construcción del transiberiano

La Gran línea siberiana, como se ha llamado históricamente al ferrocarril transiberiano que cruza Eurasia, une Moscú y San Petersburgo con las principales ciudades industriales de Siberia Oriental y el Extremo Oriente ruso. / Un grupo de trabajadores del ferrocarril
En 1894-1896, el artista y fotógrafo William Henry Jackson fue enviado por el Comité Mundial de Transporte para que viajara a través de las obras del ferrocarril, dejando a su paso más de 25.000 fotografías. / Este tipo de carros eran usados por los trabajadores del ferrocarril en Siberia Oriental
El Transiberiano aparece en el Libro Guinness de los récords en tres categorías: longitud total (9.297 kilómetros), número de estaciones y tiempo de construcción. Inicio: Moscú, estación de Yaroslavl. Final: Vladivostok. / Cabañas de los trabajadores del ferrocarril. Siberia Oriental
Oficialmente la construcción comenzó el 19 de mayo de 1891 (el 31 de mayo de acuerdo con el antiguo calendario juliano, el calendario gregoriano fue adoptado en la URSS) en las cercanías de Vladivostok. El Zarévich Nicolás Alexandrovich, el futuro emperador Nicolás II, puso la primera piedra. / Construcción del ferrocarril en Siberia
En realidad, la construcción había empezado antes de eso, a principios de marzo de 1891, con la construcción de la sección Miass-Cheliabinsk en los Urales del Sur. / Estación de Miass
A comienzos del siglo XX la línea de ferrocarril supuso un servicio de transporte seguro que unía la parte europea y asiática de Rusia. / Coronel Vladimir Petrovich Trusov
No había nada en el mundo que se pareciera a esta sección en cuanto a costes, escala y dificultad de construcción. A pesar de lo cual se completó en tan solo dos años y se puso en funcionamiento un año antes de lo previsto. / Grupo de cocheros
El Transiberiano no solo unió Siberia y el Extremo Oriente con el resto de Rusia, creó toda una serie de ciudades y asentamientos nuevos en las partes más remotas del país. / Vista del río Ussuri, la frontera entre Manchuria (región histórica en el noreste de China) y Siberia
La construcción de la línea del Transiberiano a través de toda Rusia, quedó oficialmente completada en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, cuando la línea de 2.177 kilómetros de Amur se puso en funcionamiento. / Mujer manchú con sus hijos
El coste de la construcción del Transiberiano entre 1891 y 1913 fue de 1.455.413.000 rublos (en precios de 1913). Todo el proceso fue financiado por el tesoro ruso, sin préstamos extranjeros / Un grupo de niños cosacos en la frontera manchú
La capacidad de la vía era de 100.000 vagones de carga al año./ Carro manchú
Krasnoyarsk es una de las principales paradas para los viajeros del Transiberiano. / Iglesias en Krasnoyarsk
Sería bastante sencillo pasar un día entero en Krasnoyarsk paseando por la reserva natural. / Edificios residenciales y de oficinas del gobernador de Krasnoyarsk
El gobierno envió a muchos criminales a trabajar en el ferrocarril siberiano en lugar de llevarlos a trabajos forzados. / Excavaciones y trabajos forzados de presos
Hoy en día el Transiberiano se está convirtiendo en una de las principales rutas turísticas de Rusia, junto con el Lago Baikal, Moscú, San Petersburgo y el "Anillo de oro" de ciudades históricas. / Un grupo de presos trabajando en la construcción del ferrocarril
Las mayores ciudades en la línea del ferrocarril son Vladivostok, Javarovsk, Irkutsk, Ekaterimburgo, Nizhni Nóvgorod y Moscú. El nuevo sistema de compra de billetes hace posible que se pueda ir parando en las ciudades y pasando algunos días en cada una de ellas. / Cosaco haciendo el trayecto Moscú Chitá (6.200 km) a caballo