3 formas de disfrutar en trineo de tus vacaciones que te enamorarán del invierno de Siberia

¿Alguna vez soñaste con dejar la civilización atrás y liberar a tu aventurero interior? No hay mejor lugar para hacerlo que el magnífico paisaje ondulado y cubierto de nieve de Siberia. Aquí te mostraos tres relajantes formas de poder verlo todo, sin tener que usar un automóvil

1. Trineo con Huskies

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre; si ese es el caso, entonces el perro esquimal siberiano tiene que ser el amigo más leal que haya. Los pueblos nativos han confiado en estos adorables caninos durante siglos, ya que les proporcionaban el transporte más fiable que se puede pedir en las tortuosas nieves eternas.

¿Nunca has viajado en trineo? El trineo sobre perros puede ser tu mejor opción ya que estos compañeros harán el trabajo duro por ti. Tendrás la oportunidad de sentarte, relajarte y disfrutar del amanecer sobre el interminable bosque siberiano y la taiga, todo a la emocionante velocidad de unos 20 km/h. ¡No podrías pedir el viajar con un mejor guía!

La lejana y maravillosa Yakutia (5.000 km al noreste de Moscú) es un sitio ideal para los trineos tirados por perros, ya que ofrece paz y aislamiento inigualables (¡temperaturas de -50°C también se suman a la experiencia!). Pero no te preocupes, allí existen alojamientos modernos, por lo que podrás terminar tu recorrido en trineo con un buen baño caliente, una sesión de sauna y una sopa de pescado (pescado allí mismo) y durmiendo en una cabaña de troncos totalmente equipada. Consulta un paquete turístico aquí, que comienza en unos 127.000 rublos (2.170 dólares) por persona para un viaje de siete días.

Para una experiencia más barata y un poco más accesible, te proponemos el pueblo de Listvianka en el lago Baikal. Ofrece excursiones (en huskies) al bosque de un día de duración. La tarifa diaria de grupo es de 18.000 rublos (300 dólares) e incluye un almuerzo tradicional ruso en un bosque, con una impresionante vista del lago de agua dulce más grande del mundo. ¡Te sentirás como si estuvieras en un cuento de hadas!

2. Trineo de renos

Se dice que hay más de un millón de renos en Siberia, por lo que es justo decir que conocen bien el terreno. Si los perros esquimales sonaron demasiado veloces para tu gusto, los renos de Siberia también son chóferes bastante confiables, y se mueven a un ritmo un poco más lento. Los paseos en reno son para aquellos a los que les gusta viajar con estilo: después de todo, ¿qué hay mejor que andar por la tundra siberiana en una troika, como en una escena de Guerra y Paz?

Los refugios de renos son populares en el extremo norte de Rusia, donde estas criaturas habitan el paisaje de la tundra. Un viaje a la región de Nenetsia (2.500 km al norte de Moscú), por ejemplo, ofrece unas vacaciones de Navidad perfectas en las que tú y tus compañeros de nariz roja podéis disfrutar de una de las vistas más claras de la Aurora Boreal. Los turistas también tienen la oportunidad de vivir como lugareños, pasar la noche en acogedoras tiendas nativas, usar abrigos de piel malitsa usados ​​por la población nómada, y comer carne de reno para la cena (¡no se lo cuentes a tu chofer!). Más información aquí.

Las vacaciones en trineo de renos también están disponibles en Yakutia, donde los huéspedes pueden alojarse en las cabañas de madera calentadas por la estufa del asentamiento de Oimiakón desde 152.000 rublos (2.600 dólares) por persona durante siete días. Además, si vas en marzo, es muy probable que el mercurio se hunda por debajo de los -25°C.

3. Tobogganing

Si prefieres escalar montañas para obtener tu fotografía de Instagram perfecta, un tobogganing podría servirte. El monte Shoria, en la región de Kémerovo en Siberia (1.500 km al sureste de Moscú) se ha convertido en un lugar famoso, donde los turistas pueden deslizarse cuesta abajo sobre la nieve en un trineo y admirar el impresionante paisaje de las ruinas megalíticas que rodean la montaña.

Aunque esta vez no tendrá amigos animales que te lleven, la región es hogar de muchos tipos diferentes de osos y peces salvajes. La región también alberga el río Ters (donde los turistas pueden pescar), la histórica fortaleza de la prisión de Kuznetsk y algunos de las mejores banias de Rusia. Conoce más sobre la región de Kémerovo y oferta vacacional en trineo aquí.

Si te gustó este texto, te recomendamos que leas nuestro artículoTurismo activo en invierno: 4 razones para viajar a Siberia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies