7 típicos errores que los turistas extranjeros suelen cometer en Rusia

Viajeros experimentados a los que hemos consultado nos cuentan qué cosas no se deben hacer en el país eslavo.

Si ya tiene su visado y el billete de avión, ha leído todas las revistas sobre Rusia y está preparado para disfrutar del viaje, espere un momento. Hay varias trampas en las que suelen caer los turistas extranjeros. Siga estos consejos de Russia Beyond para evitar problemas.

1. No tome el primer taxi que aparezca en la salida del aeropuerto

“El error más grave que uno puede cometer al llegar a Rusia es coger un taxi de los que están esperando en la salida del aeropuerto”, dice Helmar Wolf, de Alemania. “Le pueden cobrar el triple que los taxis oficiales: 4,500 rublos (75 dólares) por el trayecto desde el aeropuerto hasta la estación del tren en San Petersburgo”.

¿Cómo evitarlo? Hay autobuses, además, tanto en Moscú como en San Petersburgo, hay un tren exprés que le llevará desde el aeropuerto al centro de la ciudad. Además, puede coger un taxi a través de las aplicaciones Uber y Yandex Taxi. Le saldrá bastante más barato que coger un coche en el aeropuerto.

2. Aprender un poco de ruso es una buena idea

“Si no conoce las palabras básicas en ruso, puede llegar a tener problemas durante su viaje, sobre todo si se aleja de la capital”, dice Joshua Levy, de Inglaterra. “Fuera de Moscú la vida es bastante diferente y muy poca gente habla inglés”.

Señal de salida en el metro de Moscú.

Por supuesto, en los sitios turísticos siempre encontrará a alguien que hable inglés u otro idioma europeo (e incluso el chino). En el metro de Moscú empezaron a anunciar las paradas en inglés. Aun así, siempre es útil saber un par de palabras en ruso que le podrán ser de gran utilidad en caso de emergencia (“cómo encontrar...”, “dónde está...”, “cuánto vale...”, etc.). Aquí le contamos cómo aprender ruso.

3. El transporte público tiene sus trampas

Hay varias reglas no escritas que se respetan en el transporte público en Rusia. Como en todo el mundo, tiene que levantarse y ofrecer su asiento a las personas mayores o mujeres embarazadas si no hay otro asiento libre. Los hombres rusos suelen ofrecer su asiento a las mujeres cuando éstas entran en el vagón (simplemente porque no pueden estar sentados mientras una mujer está de pie, esta regla forma parte de su ADN). Existe otra norma con respecto a los viajes en tren. Tenga cuidado con las así llamadas “zonas sanitarias”. Mientras el tren atraviesa esa zona, no se puede usar el baño, ya que algunos trenes todavía tienen el sistema de “agujero y pedal”. Las “zonas sanitarias” normalmente se encuentran en la salida o entrada en una gran ciudad.

Baños en un tren moderno ruso.

“Por primera vez viajé en un tren nocturno desde Petrozavodsk a San Petersburgo”, cuenta Helmar. “Necesitaba ir al baño en plena noche, pero la puerta del baño estaba cerrada. Así que pregunté a una mujer porqué estaba cerrada la puerta. Me contestó que estábamos llegando a una estación y que el baño estaría cerrado hasta que el tren arrancase de nuevo. Entonces, pregunté cuánto tardaría más o menos, y me dijo que unos 40 minutos. Aprendí la lección”.

Los trenes modernos cuentan con baños ecológicos y este problema no existe.

4. En Rusia no siempre hace frío

Es verdad que el invierno en Rusia puede ser muy frío, pero no es la tierra del permafrost como algunos se imaginan. Por supuesto, es normal que uno tienda a meter mucha ropa de abrigo en la maleta, pero, en realidad, solo necesita una buena chaqueta y calzado impermeable si viaja en verano. En caso de que tenga planeado ir a Siberia, va a necesitar más ropa, pero, en general, una taza de té calentito (o un chupito de vodka) le devolverá la vida después de un largo paseo en invierno.

Tormenta de nieve en Moscú.

Peggy Lohse, de Alemania viaja con frecuencia por Rusia y opina que uno no debe llevar mucha ropa. “Se puede comprar la ropa allí mismo. Yo compré un abrigo en Siberia. Me prometieron que podría llevar solo una camiseta por debajo y no pasaría frío a -30º y ¡era verdad!”.

5. Nunca vaya con las manos vacías

Llevar regalos es una vieja tradición rusa. En la película soviética “El brazo de diamantes” el protagonista viaja al extranjero cargado de regalos para gente a la que no conoce. Y no es una broma.

Fotograma de  la película soviética “El brazo de diamantes”.

“Los rusos son muy simpáticos y siempre te regalan algún detalle, como un calendarios, imanes, etc. ¡La gente a la que ves por primera vez en tu vida te regala algo!”, dice Helmar. “Es muy embarazoso si no les das nada a cambio. Es una buena tradición y hace que te sientas bienvenido”.

Si visitas a un amigo ruso en su casa, es una buena idea traerle un pequeño regalo. No tiene por qué ser caro: flores para una mujer o peluches para los niños son regalos comunes en Rusia. El chocolate también sirve. Por supuesto, no es obligatorio y nadie le va a juzgar si no trae nada. 

6. No aplique la lógica

“En mi opinión, el error más común que cometen los turistas extranjeros es intentar aplicar su lógica a Rusia”, dice Joshua. “Los rusos tienen una visión distinta de la sociedad y la cultura y su vida es bastante diferente a la de la gente de los países occidentales”.

“Recuerdo que estuve en la calle Novi Arbat, dice Jaime Noguera, de España. “Llevaba andando un buen rato y no encontraba por donde cruzar la carretera. Me preguntaba por qué los rusos son tan duros y no usan pasos de peatones. Me dolían los pies y estaba cansadísimo. De repente, vi como alguien que iba delante de mí, desapareció en el horizonte. ¿Qué había pasado? ¿Era un fantasma? No ¡resulta que el hombre cruzó por un paso subterráneo! Si quiere cruzar una calle es muy normal que tengas que hacerlo por debajo de ella y no encima”.

Otra anécdota tiene que ver con el agua. “Estamos acostumbrados a que el agua caliente salga del grifo izquierdo y el agua fría del derecho. En Rusia esto puede ser diferente”, dice Helmar. “Es más, ¡el agua caliente puede estar realmente caliente! Una persona puede quemarse con el agua caliente o con una tubería en Rusia”. Y otra cosa, a veces los grifos no están marcados con pegatinas rojas y azules, así tendrá que descubrir dónde está el agua caliente por su cuenta. Tenga cuidado.

7. Rusia es mucho más que Moscú y San Petersburgo

Rusia es enorme y tiene una impresionante oferta turística. No se conforme con visitar las dos ciudades más conocidas, hay muchos más sitios que merece la pena conocer. Haga el Transiberiano, recorra el trayecto más largo del mundo en el tren. Descubra el Baikal, el lago más profundo del mundo, visite los montes Urales en Siberia. ¡Está en Rusia! Y si no se le ocurre nada más, visite nuestra sección de viajes para inspirarse.

Tren de vapor en el ferrocarril Circum-Baikal.

“No he tenido ninguna experiencia negativa”, dice Helmar. “Rusia es un país muy seguro para viajar. Hasta ahora no tuve ningún problema”. 

Lea más