Taleb Rifái: “El mundo tiene que conocer mejor Rusia”

Taleb Rifái durante el foro INVESTOUR en Madrid, el 19 de enero de 2017.

Taleb Rifái durante el foro INVESTOUR en Madrid, el 19 de enero de 2017.

World Tourism Organization
Entrevista al Secretario General de la Organización Mundial de Turismo (UNWTO), Taleb Rifái, con motivo del Año Dual de Turismo España-Rusia.

—​ ¿Cómo valora el desarrollo del sector turístico en Rusia? ¿A qué dificultades se enfrenta el país euroasiático en este sentido?

— Creo que el sector turístico en Rusia está atravesando una nueva etapa. La caída del precio del petróleo y las dificultades económicas hacen que Rusia intente atraer más turistas extranjeros. Por supuesto, Rusia siempre fue un destino muy atractivo, pero en los últimos dos o tres años se hizo aún más atractivo, porque es más barato y más fácil viajar al país.

Cuando en los países que dependen de la producción del crudo el precio del petróleo baja, ocurren dos cosas. Primero, estos países empiezan a diversificar su economía y el turismo es una de las primeras ideas en viene en mente. En segundo lugar, estos países deciden apostar por el “turismo hacia dentro” (inbound tourism) en vez del “turismo hacia fuera” (outbound tourism). Es una de las razones por las que Rusia empieza a tomar más en serio el desarrollo de este sector.

La Plaza Roja y el Kremlin de Moscú. Fuente: Shutterstock/Legion-MediaLa Plaza Roja y el Kremlin de Moscú. Fuente: Shutterstock/Legion-Media

Hoy en día Rusia es uno de los diez destinos más atractivos del mundo, pero será mucho más atractivo en el futuro. Está redescubriendo su legalo histórico, pero no se trata solamente de los edificios, museos y palacios, sino también del legado cultural intangible. Por ejemplo, el año pasado estuve en Moscú y me llevaron a un restaurante siberiano.

No pude imaginarme jamás que Siberia contase con una de las mejores tradiciones culinarias del mundo. Lo mismo ocurre con la música, danza, folklore. Rusia está redescubriendo todas estas cosas. El país, sin duda, está en su auge. El principal desafío al que se enfrenta actualmente Rusia es el de salir del triánglulo formado por Moscú, San Petersburgo y Sochi. Tenemos que descubrir la riqueza de Rusia más allá de estas grandes ciudades, por ejemplo, en la región de Altái, en el lago Baikal y en otros sitios. Este es el actual desafío. Sé que las autoridades rusas son conscientes de ello, y esto forma parte del plan en el que estamos trabajando juntos.

El lago Baikal. Fuente: Shutterstock/Legion-MediaEl lago Baikal. Fuente: Shutterstock/Legion-Media

— ¿Qué puede hacer Rusia para atraer más turistas, sobre todo de los países occidentales?

— Lo que Rusia tiene que hacer es conseguir que la entrada en el país sea más fácil y agradable. Todavía no es fácil de conseguir visado, y cuando usted va al aeropuerto recibe a menudo un trato áspero, pero las cosas ya están cambiando y muy rápidamente.

Estoy animando a nuestros amigos rusos (tenemos una muy buena relación) a trabajar más con los visados. Pero el tema de visados no depende solo de una parte, hay una política de reciprocidad en este asunto.

Actualmente el mayor mercado el chino. El año pasado hubo 149 millones de turistas del país asiático. Por supuesto, Europa es importante, pero China ahora mismo puede aportar más a la economía rusa.

Hablando de China, quiero mencionar un proyecto llamado red tourism (“turismo rojo” en español) que está utilizando la parte de historia comunista para atraer turistas. Cuando fui a San Petersburgo, me llevaron al museo de Vladímir Lenin donde él trabajó y vivió. Usted puede ser o no ser comunista, esto no importa, pero la gente de mi generación tiene una especie de nostalgia. Y de esta manera los chinos han establecido un vínculo especial con estas personas que les permite redescubrir una parte de su historia. 

En el asentamiento Pyramiden en el Ártico, situado en el archipiélago de Spitsbergen. Fuente: Igor K-ChmEn el asentamiento Pyramiden en el Ártico, situado en el archipiélago de Spitsbergen. Fuente: Igor K-Chm

No hay nada malo en que el pasado soviético de Rusia se utilice para atraer a los turistas. Rusia cuenta con las personalidades históricas que cambiaron el mundo. Y este tipo de conexiones son muy sanas. Nuestra historia es una parte de lo que somos hoy y no debemos pasarla por alto. Los españoles están redescubriendo sus vínculos con la cultura islámica y esto forma parte de su oferta turística. Así que, cuando hablamos de los mercados debemos pensar en los países en desarrollo que están vinculados con la Unión Soviética y que incluso tienen cierta nostalgia. El mercado europeo y norteamericano son importantes, pero no son los únicos en el mundo.

— Volviendo a la política de visados, ¿cree que Rusia debería facilitar la entrada en el país incluso a los ciudadanos de los países que siguen manteniendo visados con Rusia?

— Sí, eso es lo que pienso. En términos económicos, esto va a beneficiar a Rusia. La reciprocidad me recuerda el principio del “ojo por ojo”, pero siguiendo este principio el mundo se va a quedar ciego. No creo en este concepto, a pesar de que los políticos lo siguen usando.

Es comprensible, pero nosotros animamos a los países a abrirse independientemente de lo que hagan los demás. La apertura no significa la abolición de los visados, pero hay que facilitar la entrada en el país.

Por ejemplo, ¿por qué no usar visado electrónico? Es muy sencillo e incluso más seguro. Lo que a la gente no le gusta es ir a las embajadas, ponerse en la cola, quedarse sin el pasaporte durante una o dos semanas sin saber si le darán el visado o no. Y después usted va al aeropuerto y se cruza en el control de pasaportes con un policía que ni siquiera le sonríe… Estas pequeñas cosas son las que realmente importan.

Durante el Festival internacional de música militar Torre Spasskaya, Moscú. Fuente: SERGEY MIKHEEV / RGDurante el Festival internacional de música militar Torre Spasskaya, Moscú. Fuente: SERGEY MIKHEEV / RG

— ¿Qué opina de las tensiones políticas entre Rusia y la Unión Europea? ¿Hasta qué punto afectan al desarrollo del turismo?

— Por supuesto, las tensiones tienen el efecto negativo. No las subestimaría, pero, para ser honesto, debo decir que no he visto ni por parte europea ni por parte rusa el deseo de congelar la relación. Es más, cada vez que visito uno de los países europeos me susurran al oído: “Por favor, dígales a nuestros amigos rusos que siempre son bienvenidos”. No quieren decirlo mucho en público, pero la política está a un lado y los beneficios económicos se encuentran al otro lado. Recibir turistas rusos beneficia a muchos países europeos y nadie quiere renunciar a ello.

 España y Rusia están celebrando el Año Dual de Turismo. En enero se ha inaugurado la oficina turística Visit Russia en Madrid. ¿Qué opina de estas iniciativas? ¿Realmente son efectivas?

— Sí, son muy efectivas. Asistí a la inauguración del Año Dual España-Rusia, estoy trabajando de forma muy estrecha con las administraciones de ambos países, y creo que la colaboración entre ellos va a ser muy fructífera y seria. Como he dicho antes, no escuchen la retórica política, sino fíjense en lo que realmente está ocurriendo. Los rusos van a España y los españoles quieren ir a Rusia. Lo único que hay que hacer es ayudarles en términos de visados, conexiones aéreas y costes. Tenemos que facilitar el viaje, el resto no es un problema.

— ¿Qué más puede hacer Rusia para incrementar el flujo turístico?

— Puede reducir los costes. Ya han mejorado bastante debido a la caída del rublo, pero aun así Rusia y sobre todo las grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo siempre fueron percibidas como destinos caros, más caros que otras capitales europeas. Debe haber más ofertas para que el precio baje un poco. Y otro momento muy importante es la promoción. El mundo necesita que Rusia le explique muy claramente y en voz alta por qué merece la pena visitar este país.

San Petersburgo. Fuente: TASS/Anton VaganovSan Petersburgo. Fuente: TASS/Anton Vaganov

— ¿Cómo se puede conseguirlo?

— Hay que anunciarlo y promocionarlo bien. Rusia tiene que decir a todos: “Por favor, vengan a mi casa”. El mundo necesita escucharlo. Rusia tiene que hacernos sentir que somos bienvenidos en este país. Es una cuestión de comunicación y promoción y Rusia aún tiene el trabajo que hacer en este sentido. El mundo necesita conocer mejor Rusia.

— Existe la opinión de que en muchos países occidentales predomina una imagen negativa de Rusia. ¿Cómo debe dirigirse Rusia a estos países?

— En general, creo que no es el caso, la visión de Rusia no es negativa en el mundo. No estoy hablando desde el punto de vista norteamericano, ni europeo exclusivamente. Dicho esto, entiendo lo que quiere decir y estoy de acuerdo que ciertos canales, agencias y en ciertas áreas de los países occidentales se expone una visión negativa de Rusia.

¿Qué debe hacer Moscú? Nuestros amigos rusos tienen que adoptar una contraestrategia de comunicación si realmente quieren que la gente vaya a visitar su país. Pero esto no lo deben de hacer a la defensiva. Es tan sencillo como esto: a cada mala noticia hay que responder con cientos de buenas historias y Rusia tiene millones de historias que contar: historias de éxito de gente joven, de proyectos innovadores, etc. Rusia tiene que bombardear los medios de comunicación con historias positivos, es la única forma de superar la imagen negativa.

Pogost de Kizhí. Fuente: PhotoxpressPogost de Kizhí. Fuente: Photoxpress

— Tengo entendido que visitó Rusia en varias ocasiones. En su opinión, ¿cuál es la principal atracción turística de este país?

— La gente. Mire, hay muchos sitios maravillosos en Rusia. Estuve en San Petersburgo dos veces. Primero, durante las “noches blancas” y la segunda vez vi la ciudad blanca, cubierta de nieve. San Petersburgo es un sueño, es incomparable, pero lo mismo se puede decir de París o Roma… Lo que realmente marca la diferencia es la gente, y no estoy exagerando.

Estoy siendo muy honesto, yo quiero a los rusos, son auténticos, generosos, pero hay que descubrirlos, hay que hacer el pequeño esfuerzo de romper la primera barrera. Una vez que esté rota, ustedes encontrarán en los rusos al pueblo más cariñoso y amistoso del mundo. Y nosotros siempre vamos a los sitios en los que nos sentimos bien.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.