La catedral de San Isaac en San Petersburgo, joya arquitectónica

Este emblemático edificio petersburgués es uno de los sitios más visitados de la capital cultural de Rusia. Explicamos algunas de las claves de una de las catedrales más hermosas de Rusia.

La catedral de San Isaac de San Petersburgo es un monumento arquitectónico único. Su construcción (o, más exactamente, la reconstrucción total de una iglesia más temprana) la inició el emperador Alejandro I. El arquitecto francés Auguste de Montferrand ganó el concurso público y la construcción duró 40 años. La ceremonia de inauguración se celebró en junio de 1858. La catedral ha sido mencionada en las obras de muchos poetas y escritores, que a menudo han alabado sus enormes dimensiones.

Vista del palacio Mariinski (que alberga la Asamblea Legislativa) desde la columnata de la catedral de San Isaac en San Petersburgo.

En 1928 la catedral se convirtió en un museo y su primera exposición estuvo dedicada a la historia de la construcción de su edificio. Durante la guerra, las obras de arte de otros museos de la ciudad fueron evacuadas a la catedral. La artillería alemana utilizaba el edificio de la catedral para orientarse y por esta razón no la bombardearon. Entre 1931 y 1986 bajo la cúpula de la catedral colgaba el péndulo de Foucault más pesado del mundo: un dispositivo que servía para demostrar la rotación de la Tierra.

El templo tiene tres altares. Actualmente, los servicios religiosos se llevan a cabo solo en uno de los altares laterales, y el altar principal está reservado para las celebraciones más importantes. Las visitas guiadas y los servicios turísticos son ahora prioritarios.

La altura de la catedral es de 101,5 metros, y es el segundo edificio más alto de la ciudad después de la catedral de Pedro y Pablo. A una altura de 43 metros se encuentra la columnata y el mirador, uno de los lugares de interés más visitado. El interior de la catedral está decorado con 400 kilogramos de oro, 16 toneladas de malaquita, 500 kilogramos de lapislázuli y miles de toneladas de bronce.

El templo está decorado con esculturas de ángeles, evangelistas y apóstoles. En la balaustrada de la cúpula principal hay 24 esculturas de ángeles y arcángeles.

La catedral figura en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. En 2018, casi 4 millones de turistas visitaron la catedral de San Isaac.

Subida a la columnata de la catedral de San Isaac.

La entrada a la catedral cuesta 350 rublos (5,5 dólares), y los servicios turísticos en una lengua extranjera valen entre 1.000 y 3.000 rublos (15,7-47,2 dólares) dependiendo del número de turistas.

La catedral es la propiedad de la ciudad de San Petersburgo.

La catedral de San Isaac fue una de las superficies del espectáculo audiovisual de luces en 3D durante el festival de las luces, celebrado hace un par de años.

Preguntas y respuestas sobre tu viaje a San Petersburgo que no aparecen en las guías

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies