Estos fueron los coches de carreras de la URSS (Fotos)

Serguéi Vasin/MAMM/MDF/russiainphoto.ru
A pesar de que las competiciones de automóviles en el país socialista no se celebraron hasta 1950, los deportes de motor se desarrollaron rápidamente en los años posteriores.

La Primera Guerra Mundial y la Revolución de 1917 frenaron el desarrollo de las carreras automovilísticas en el Imperio Ruso. 

No fue hasta finales de los años 30 que las nuevas autoridades soviéticas reconocieron que el deporte del motor podía beneficiar a la industria del automóvil en la URSS, ya que los coches de carreras experimentales permitirían probar nuevas piezas y sistemas antes de que pudieran introducirse en la producción en serie.

El primer coche de carreras soviético apareció en 1938. Se llamaba GAZ-GL-1 y tenía un motor de 65 caballos de fuerza. La segunda generación del coche - con un motor de 100 hp - fue la que estableció el primer récord de velocidad oficial de la URSS en 1940. Alcanzó los 161,87 km por hora. Aunque era bastante modesto y no superaba los logros de la Rusia zarista, fue sin embargo un gran avance para los entusiastas de los deportes de motor soviéticos.

GAZ-GL-1

La Segunda Guerra Mundial detuvo las carreras en el país durante otra media década. Después de la guerra, algunos coches deportivos alemanes fueron llevados a la URSS para que fueran reparados. El automóvil de carreras alemán Typ 650 se transformó en un modelo de fabricación soviética llamado Sokol-650.

Sokol Typ 650

El Moskvich-400 producido en la URSS a finales de los años 40 y principios de los 50 era idéntico al Opel Kadett K38, otro automóvil ensamblado en Alemania entre 1937 y 1940.

El primer campeonato de automovilismo de la Unión Soviética se celebró en 1950. Fue una carrera de 300 km que utilizó como pista de carreras la llamada carretera pública de Minsk, en el oeste de la región de Moscú.

La primera carrera en un circuito fue cinco años después, en 1955. Mientras tanto, la Federación Internacional del Automóvil aceptó al Club Central del Automóvil de la URSS como miembro. 

En 1956, tres tipos de automóviles participaron en una carrera: los modelos 401 y 402 de Moskvich, el GAZ-20 Pobeda y coches deportivos personalizados.

El piloto Mijaíl Metelev cruzó la línea de meta el primero y se convirtió en campeón de la URSS. Conducía un GAZ-SG-1 también conocido como Pobeda-Sport. El automóvil tenía una carrocería abierta y un motor de 80 caballos de fuerza.

Este fue el segundo coche que cruzó la línea de meta ese día. El conductor Viacheslav Mosolov también conducía el mismo modelo de Pobeda.

El tercer conductor en cruzar la línea de meta fue Borís Kurbatov, que estaba al volante del ZIL-112/1. Antes de que el coche entrara en el circuito de 1955, los ingenieros tuvieron que mejorar su sistema de frenos ya que se sobrecalentaba mucho en las primeras modificaciones.

Otras modificaciones de estos vehículos también participaron en la carrera y se veían así:

Este coche era conocido como Minsk. Aunque se condujo en el circuito ese día, no estaba compitiendo.

Poco a poco, los deportes de motor ganaron impulso en la Unión Soviética. Se celebraron competiciones de deportes de motor en varias disciplinas: rally, carreras, karting, etc.

Los pilotos de los países socialistas competían regularmente por la llamada Copa de la Amistad. También se celebraban regularmente carreras regionales.

En 1971, los pilotos soviéticos compitieron en las 24 horas de Spa, una carrera de resistencia de celebrada en Bélgica. Dos modelos de automóviles soviéticos, Moskvich-412 terminaron en último lugar, pero el hecho de haber llegado a la meta después de una carrera de 24 horas ya se consideraba un logro sustancial.

Diferentes modelos de la fábrica de automóviles VAZ se hicieron rápidamente populares entre los corredores soviéticos. Hasta hoy, todavía hay miles de aficionados al LADA en todo el mundo.

VAZ-2101

Fuera de las pistas de carreras, los ingenieros soviéticos trabajaban en la creación de un coche que pudiera alcanzar la velocidad del sonido: 1.190 km/h. El único coche turbojet soviético, se llamó HADI-9 y estaba impulsado por el mismo motor que un jet MiG-19. Fue ensamblado en Járkov, ciudad de Ucrania. Debido a múltiples dificultades, el coche nunca fue probado a su máxima capacidad. Tampoco alcanzó la velocidad del sonido.

HADI-9

LEE MÁS: Automóviles soviéticos basados en homólogos occidentales

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies