Ingeniería olvidada: el increíble submarino de K.A. Schilder, construido en 1834

Sello postal ruso dedicado a K.A. Schilder y su invención.

Dominio público
Al ingeniero Karl Andréievich Schilder se le atribuye, en pleno siglo XIX, el haber construido el primer submarino con un casco de hierro de Rusia

Construido en la planta Alexándrovski en San Petersburgo, estaba listo para mayo de 1834. El barco tenía dos torres con escotillas de acceso y estaba equipado con un tubo óptico de visión, uno de los primeros periscopios para sumergibles. Se le debía dotar con minas y dos soportes de triple tubo para el lanzamiento de proyectiles de cohetes. Para hundir a un barco enemigo era necesario que clavase una mina en el casco de este, alejarse a una distancia segura y volarla con un fusible eléctrico. Y todo eso, estando impulsado con tracción humana (a pedales, vamos).

Las pruebas de esta máquina, que por su aspecto bien podría estar sacada de alguna novela de Julio Verne, tuvieron lugar en septiembre de 1834 en el río Nevá y en la cercana isla de Kronstadt, en el golfo de Finlandia. La embarcación demostró su capacidad de sumergirse y fue probada con bastante éxito. En 1835 se construyó una versión mejorada, que podía ser controlada de forma más efectiva bajo el agua. Con este segundo buque Schilder pudo destruir con éxito un blanco flotante con una mina, en julio de 1838.

Las pruebas con el sumergible continuaron hasta 1841, pero tras sufrir algunos fallos, se ordenó a Schilder que abandonase los experimentos.

Pincha aquí para leer sobre otros submarinos pioneros de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies